Ir a contenido

Bolt iluminará Londres en su último campeonato

Una docena de grandes nombres acompañarán al 'rayo' jamaicano en la cita atlética

Gerardo Prieto / Londres

Usain Bolt, en una rueda de prensa previa al Mundial de Londres.

Usain Bolt, en una rueda de prensa previa al Mundial de Londres. / REUTERS / Matthew Childs

Los Mundiales de atletismo de Londres 2017 llenarán de esperadas gestas las fechas que van del viernes, 4 de agosto, hasta el domingo, 13 de agosto, comenzando por los 100 metros lisos de Usain Bolt, el genio jamaicano, en su última gran competición.

Aquí repasamos algunas de las figuras que deben dar nombre y color a Londres 2017.

100 METROS (HOMBRES)

Final: sábado, 5 de agosto (22.45 h.)

Recta final para Usain Bolt

Un ídolo global, el atleta más icónico, dicharachero y rico,  seguramente el más popular en la historia de este deporte, dice adiós a la alta competición en su último Mundial.

Usain Bolt quiso dejarlo en los Juegos de Río. Afortunadamente, sus patrocinadores y el británico Sebastian Coe, presidente de la Federación Internacional de Atletismo  (IAAF), le convencieron para que aguantara un año más.

El  jamaicano deja desnudo el atletismo en pista, sin un sucesor con brillo suficiente para tapar las vergüenzas del dopaje, en general, Rusia en particular. Sigue en juego la credibilidad de un deporte del que Bolt sale por la puerta grande.

El jamaicano deja un rastro de plusmarcas mundiales (9.58 segundos en 100 metros y 19.19 en 200) libres de sospecha y en teoría duraderas. El circo atlético en pista pierde a su gran estrella y a su mejor 'showman'. Se retira "una broma de la evolución", tal y como define un  prestigioso fisiólogo italiano al atleta que ha roto moldes gracias a su enorme zancada. Y, quizás lo más importante,  a la actitud relajada y divertida, incluso bromista, que siempre ha mostrado el jamaicano, especialmente a la hora de la verdad.

Bolt cumplirá 31 años una semana después del Mundial. Demasiado joven para ser un viejo esprinter, pese a su dolor crónico de espalda, culpable, al parecer, de su renuncia a participar en los 200. La recta final para que el  'Rayo' pueda lucirse en su última gran competición y proclamarse también por última vez como el "hombre más rápido del Planeta" es la misma en la que hace un lustro ganó el oro olímpico. Esta vez solo participará en 100 y en el relevo 4x100 con Jamaica. Nunca sabremos qué hubiera sido capaz de hacer en la vuelta a la pista, los 400 metros, distancia con la que nunca se atrevió.

Antes de perder su chispa de esprinter definitivamente,  el prejubilado Usain quiere cumplir uno de los sueños infantiles que seguramente le rondaban en su bohío de Trelawny: jugar en un equipo de fútbol europeo. Suena a broma, pero Bolt dice que va en serio. Tiene una prueba pendiente el próximo otoño para intentar fichar por el Borussia de Dortmund. 

ALTURA (MUJERES)

Final: sábado, 12 de agosto (20.05 h.)

Ruth Beitia, hasta que el cuerpo aguante.

La atleta santanderina prometió alargar su éxito olímpico en Río hasta el Mundial de Londres. Entre otros objetivos, para cumplir con su impresionante palmarés, al que le falta una medalla en un Mundial al aire libre.

Cumplidos los 38 años, la plusmarquista española (2,02 metros en 2007) intenta aguantar el tipo una década después. Este año a duras penas ha sobrepasado 1,95, en una temporada irregular en la que se ha visto obligada a parar por una lesión en el hombro con el que aterriza en la colchoneta.

Beitia y su técnico, Ramón Torralbo, forman un equipo de éxito que ha situado a la cántabra como la mejor de siempre en España por resultados. La saltadora es la primera campeona olímpica española en este deporte, y la segunda medalla en Juegos Olímpicos para una española, tras el bronce logrado por la marchadora catalana María Vasco en  Sídney 2000.

La rusa María Lasitskene (2,06 en 2017), con los 11 mejores saltos de la temporada, es la única atleta que ha superado los 2 metros y por lo tanto favorita.

ALTURA (MUJERES)

Final: sábado, 12 de agosto (20.05 h.)

María Lasitskene, una rusa de altos vuelos

La saltadora rusa Maria Lasitskene (2,06 en 2017) domina la lista de mejores marcas del año en salto de altura con los 11 mejores saltos de la temporada. Es la única atleta que ha superado los 2 metros y por lo tanto la gran favorita al oro en Londres.

Lasitskene (Kuchina de soltera), como el resto del equipo ruso, estuvo apartada de la competición desde 2016 por decisión de la federación internacional al encontrar evidencias de dopaje sistemático entre los atletas rusos.

Lasitskene, entre más de un centenar de atletas, solicitó volver a poder competir como atleta neutral, siguiendo un estricto protocolo de control antidopaje reglamentado por la IAAF. En 2016, solo dos atletas rusos cumplieron este requisito y pudieron competir en Río. La cifra en 2017 se eleva a 41, 39 más que el año anterior, de momento.

De cara al Mundial, la IAAF recibió el pasado mes de julio un total de 61 peticiones más, con el fin poder competir como 'atleta Neutral Autorizado' en Londres. La IAAF rechazó 53 y ha admitido solamente a 8 más, entre ellos a los saltadores Ilia Ivaniuk Danil Lysenko.

 

10.000 METROS (HOMBRES) 

Final: viernes, 4 de agosto (22.20 h.)

Sir Mo Farah,  el invencible

Mo Farah no pierde una carrera importante de 5.000 y  10.000 metros en pista desde el Europeo de Barcelona del 2010. Con tan solo una excepción, la final de 10.000 del Mundial de Daegu 2011, en un codo a codo que finalmente se resolvió a favor del etíope Ibrahim Jelan.

Siete años después, Jelan sigue siendo un desconocido mientras Farah suma cuatro oros olímpicos y se prepara para  convertir su doble doblete mundialista (oro en 5.000 y 10.000 en Moscú 2013 y Pekín 2015) en un triplete. Esto, si es capaz de sumar los dos títulos a ganar en Londres, su casa, la ciudad que le acogió como refugiado somalí con siete años y que ahora le nombra ciudadano ejemplar. Sir Mohamed Muktar Jama Farah, cumplidos los 34, es toda una de las grandes figuras deportiva en el Reino Unido, muy famoso entre los corredores populares.

La pregunta que se hace la prensa británica no es si Farah ganará o no; la cuestión es si alguien será capaz de sorprenderle, como hizo Jelan en Corea del Sur hace seis años.  También Hicham el Gerruj, Haile Gebrselassie, incluso Kenenisa Bekele, fallaron en algún momento. Tan aficionados a las apuestas, pocos son, sin embargo, los británicos que se atreven a apostar en contra del 'quick' final de Sir Mo, demoledor desde 2010.

Etíopes y kenianos ha encontrado en el somalí de origen un duro hueso de roer. El keniano Geoffrey Kamworor es el único que le ha vencido, pero fuera de pista,  en asfalto y en una distancia demasiado larga (medio maratón) para un corredor con 3.28 minutos en 1.500.

Farah, un valor seguro para el medallero británico, está tutelado por Alberto Salazar, el técnico estadounidense de origen cubano y director de un ambicioso proyecto deportivo patrocinado por Nike.

MARATÓN (HOMBRES Y MUJERES)

Domingo, 6 de agosto (11.55 h. y 15.00 h.)

'Ugali' versus 'injera'

'Ugali' e 'injera' son el alimento básico de kenianos y etíopes, respectivamente, el equivalente a nuestro pan. El pan del medallero de los países del Este africano es casi exclusivamente el atletismo. Solo Kenia ha logrado éxitos deportivos en otras especialidades, como boxeo o ciclismo. En todo caso, campeones mundiales y olímpicos como David Rudisha Tirunesh Dibaba son los grandes referentes deportivos en sus respectivos países. Rudisha, doble campeón olímpico y plusmarquista mundial de 800 metros, ha renunciado finalmente a participar en Londres por lesión.

La tradicional rivalidad entre abisinios y kalenjines por las medallas en media y larga distancia les ha convertido en los reyes del campo a través y asfalto. En pista, los hombres, con el permiso de Mo Farah. El somalí de origen ha privado durante más de un lustro a etíopes y kenianos  de los títulos en 5.000 y 10.000. Los 3.000 obstáculos siguen siendo un coto privado de las tribus que habitan el Rift Valley keniano y el maratón, cada vez más, un valor casi seguro para los atletas del Este africano, incluyendo eritreos y ugandeses, cada vez con más presencia.

Las mujeres etíopes y kenianas también se disputan ese botín, el del asfalto y el de las distancias largas en pista, en especial desde que la IAAF sacó de la competición  a las rusas por dopaje.

El nuevo director de la federación etíope, Haile Gebrselassie, incluyó a los mejores para el maratón mundialista, con Kenenisa Bekele en hombres y tres Dibaba, con Tirunesh  al frente de la selección, en mujeres. Bekele ha renunciado finalmente, alegando no estar en plena forma.

El maratón masculino se presenta más abierto que nunca, al no contar con Bekele, Kipchoge o Kipsang, centrados en su cita del próximo otoño  en Berlín para atacar la plusmarca mundial de Kimetto.

100 METROS (MUJERES)

Final: domingo, 6 de agosto (22.50 h.)

La Isla de los velocistas

Una pequeña isla caribeña ha puesto contra las cuerdas la tradicional supremacía de los Estados Unidos en las pruebas de velocidad. Jamaica, un  penal al que iban a parar los esclavos más rebeldes durante la colonización británica, siempre ha contado con velocistas de raza, como Don Quarrie, el ídolo atlético de los jamaicanos hace tres décadas.

Usain Bolt ha sido el gran protagonista con el cambio del milenio, iluminando en el siglo XXI una nueva generación de velocistas, hombres y mujeres, fieles a la gran tradición atlética de ese país. No han necesitado aprender a correr en las universidades estadounidenses, como hicieron sus compañeros de quipo en el pasado. Bolt y los suyos se han hecho campeones, por primera vez, sin tener que salir de pequeña isla.

Sus vecinos del norte, EEUU, por el contrario, atraviesan una crisis de resultados en algunas especialidades que dominaban tradicionalmente. Y seguramente de desconfianza. La Jamaica de Bolt ha marcado época y los norteamericanos no han sabido responder. Su esprinter más competitivo en los últimos  tiempos recibió en su día dos sanciones por dopaje. Su mejor y más consistente velocista femenina, Allyson Felix,  no ha conseguido imponerse del todo al empuje de las jamaicanas, lideradas por Shelly-Ann Fraser-Pryce, la mujer más rápida del mundo, un cohete de 1,52 metros de estatura y 57 kilos, doble campeona olímpica y triple mundialista de 100 metros, capaz de correr el hectómetro en 10.70 segundos.

TRIPLE SALTO (MUJERES)

Final: lunes, 7 de agosto (21.25 h.)

Caterine Ibargüen, Yulimar Rojas y Ana Peleteiro, el triple salto latino

Con 33 años cumplidos, la colombiana Caterine Ibargüen es casi también una vieja rockera, como Ruth Beitia. Y como ésta, sus primeros éxitos deportivos los consiguió en el salto de altura (mejor marca 1,93 metros) antes de triunfar en el triple (mejor marca 15,31 metros en 2014).

La vigente campeona olímpica de triple salto está considerada por los medios latinoamericanos como la mejor atleta del subcontinente. En su historial también figuran una plata en Londres 2102 y dos títulos mundialistas, el último en Pekín 2015,  acreditativos de su  gran dominio en esta prueba durante el último lustro.

Ibargüen, dirigida técnicamente por al menos cuatro entrenadores cubanos, se crió en Antioquía con su abuela al estar separada de sus padres por el conflicto armado en Colombia. Su talento deportivo se pulió mientras estudiaba en Puerto Rico. Su éxito y su depurado estilo podrían tener continuidad en la venezolana Yulimar Rojas, a 19 centímetros de  Ibargüen en Río, suficiente para alcanzar la plata y compartir podio olímpico con la colombiana.

Al otro lado del Atlántico, también hay buenas noticias para el triple femenino, en este caso español. La gallega Ana Peleteiro, tras estancarse durante cuatro años en su progresión, ha roto su racha negativa mejorando su registro personal. Peleteiro fue campeona del mundo júnior en Barcelona 2012. Su juventud, 16 años,  y la gracia con la que resolvía sus saltos encandilaron a muchos aficionados. En 2013 recibió el premio Princesa de Asturias de los Deportes. Demasiado, quizás, para esta milenial, entonces casi una adolescente.

Con el cambio de residencia de Galicia a Madrid, y de entrenador, se resintieron sus marcas. La triplista gallega pasó a entrenar posteriormente con Iván Pedroso, quien al parecer ha conseguido cambiar la tendencia tras el salto de la gallega (14,22 metros) en Torrent, récord de España promesa para Peleteiro y, sobre todo,  ruptura por fin de su vieja marca personal, cinco centímetros más que los 14,17 metros con los que ganó la final de Montjuic hace cinco años.

800 METROS (MUJERES) Y 1.500 METROS (HOMBRES)

Final: domingo, 13 de agosto (21.10 h. y 21.30 h.)

Esther Guerrero y Adel Mechaal, la explosión de los  milenials

Con Esther Guerrero Adel Mechaal el mediofondo español parece haber tomado aire tras una travesía por el desierto. Los resultados de la atleta de Banyoles en los 800 metros,  y las marcas del corredor de Palamós en 3.000 y 1.500 durante esta temporada auguran un resurgir de esta especialidad, tan pródiga en resultados para España en el pasado. 

Desde que Natalia Rodríguez, Maite Martínez, Reyes Estévez, Juan Carlos Higuero y Manuel Olmedo colgaron las zapatillas, ningún millero de 'La Roja' ha vuelto a estar en la pomada. El triunfo de Fermín Cacho en el 92 hizo de esta especialidad todo un símbolo. Hubo un momento en que el 1.500 español se colaba en casi todos los podios, al menos en todas las finales, con Abascal González y luego con Cacho y Andrés Diaz, entre otros. Las mediofondistas españolas tomaron el relevo de los chicos cuando empezaron a flojear sus resultados, hace ya casi una década.

Guerrero y Mechaal apenas tenían dos años cuando el soriano se colgó el oro olímpico en Barcelona-92. Por su juventud y atrevimiento, representan la punta del iceberg de una  generación de milenials o nacidos con el cambio de siglo,  que acaba de explotar,  derribando viejos récords y mostrando una gran competitividad en las pruebas internacionales para juveniles, júnior y promesas.

El éxito de los júniors en el campeonato de Grossetto no es el único. El último, un significativo récord juvenil de una atleta de L'Hospitalet, Sara Gallego, que acaba de correr en el Serrahima los 400 vallas en 57.88 segundos, con 16 años de edad, superando la vieja plusmarca de Montse Pujol de hace 40 años. 

La irrupción de nuevos talentos en el atletismo nacional abarca casi todas las especialidades. Un buen número de ellos, al parecer hasta 34 atletas españoles,  disfrutan actualmente de una beca universitaria en los Estados Unidos y vuelven a España para competir durante el verano y tratar de clasificarse para los grandes campeonatos.

MARATÓN (HOMBRES)

Domingo, 6 de agosto (11.55 h.)

Yuki Kawauchi, el 'runner' incombustible

'Corredor Popular', o literalmente 'Ciudadano Corredor' ('Citizen Runner'), es el sobrenombre con el que se conoce a Yuki Kawauchi en el país que venera el maratón casi tanto como su deporte nacional, el sumo.

Kawauchi se hizo muy popular entre los japoneses cuando en el 2011 corrió el maratón de Tokio en 2.08.37 y renunció a ser patrocinado por las grandes firmas niponas que esponsorizan a los clubs de maratonianos. Tampoco quiso dejar su trabajo como funcionario en el distrito de Saitama, ni alterar su programa de competiciones, disputando un total de 57 maratones desde 2009 hasta hoy. Eso sin contar otras pruebas como medios maratones y ultramaratones.

En su temporada más prolífica, 2014, Kawauchi disputó hasta 14 maratones, entre ellos el de Nueva York. En todas sus comparecencias, incluidas las pruebas disputadas fuera de Japón, 'Citizen runner' ha sido el foco de atención para los medios y a la vez motivo de polémica entre los técnicos que limitan a dos o tres al año la participación en carreras de 42 kilómetros a sus pupilos de élite, principalmente por una cuestión de salud.

Kawauchi ha alterado también la teórica sobre el rendimiento deportivo. Su enorme capacidad de recuperación se basa, según el atleta nipón, en las sesiones de entrenamiento que realizaba al límite siendo aun muy joven. Cumplidos los 30, sus resultados y su determinación, y el hecho de ir por libre, le han situado entre los corredores más admirados y respetados por su constancia y dedicación, pese a sus 8 horas diarias de trabajo y su renuncia a ser patrocinado. La federación nipona le ha nombrado abanderado del equipo japonés en Londres 2017. Tokio organizará los próximos Juegos Olímpicos en 2020.

400 METROS (HOMBRES)

Final: martes, 8 de agosto (22.50 h.)

Wayde van Niekerk, desafío al ácido láctico

Sorprende leer que Wayde van Niekerk puede ser el sucesor de Usain Bolt. Solo coinciden en que corren los 200 metros y, quizás,  en el corte de pelo. Bolt parece irremplazable, en todos los sentidos. Van Niekerk por fortuna tiene su estilo propio, espectacular en plena acción.

Van Niekerk no sorprendió por su victoria en la final olímpica de 400 metros en los Juegos de Río, sino por el nuevo tope mundial que borraba el viejo récord de Michael Johnson, logrado en una noche tropical muy parecida a la que vivió estadounidense en la Isla de la La Cartuja durante el Mundial de Sevilla-99.

El calor y la alta competición han propiciado dos récords inolvidables: 43.18 segundos para el estadounidense, y 17 años después 43.03 para el sudafricano en Río. 15 centésimas menos, poco más de 15 centímetros por delante de Johnson, el velocista al que sus peores rivales apodaban 'El Pato' por su peculiar estilo de carrera.

El sudafricano puede ser el primer hombre sub-43 segundos en la vuelta a la pista. Necesita correr cuatro hectómetros a una media de ¡10.70! cada uno. Le separan tan solo 3 centésimas y tiene un nuevo rival en Londres, el botswano Isaac Makwala, un velocista que ha explotado con 30 años. Makwala fue el protagonista de la reunión de Moratalaz, corriendo en 19.77 segundos los 200 y 43.92 los 400 en la misma tarde.  Lograba un curioso récord, ser el único corredor sub-20 y sub-44 el mismo día.

También Van Niekerk posee un récord que no aparece en las listas pero que da idea de su calidad: es el único velocista que ha sido capaz de correr sub-10 en 100, sub-20 en 200 y sub-44 en 400. Todo un desafío a su peor rival: el ácido láctico.

110 METROS VALLAS (HOMBRES)

Final: lunes, 7 de agosto (22.30 h.)

Orlando Ortega, el vallista agradecido

El vallista cubano representa a España desde los Juegos de Río 2016, en los que logró la plata olímpica. Su depurada técnica y su velocidad natural le han convertido en uno de los mejores especialistas del mundo, cumplidos los 26 años. Su mejor registro (12.94 segundos) le coloca en el selecto club de los sub-13 segundos en 110 metros vallas, marca registrada (en 2015) antes de su nacionalización.

Con la camiseta roja ha corrido en 13.04 en 2016, su récord de España, que pretende rebajar al tiempo que su mejor marca.

Tradicionalmente, la nacionalización de atletas cubanos ha aportado grandes resultados al medallero español, especialmente en el salto de longitud, con el triunfo de Niurka Montalvo en Sevilla-99 y el bronce olímpico de Joan Lino Martínez en Atenas-2004. Ortega tiene de nuevo la posibilidad en Londres de envolverse en la rojigualda, tal y como hizo en Río para agradecer la ayuda de su nuevo país.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.