LOS MUNDIALES DE NATACIÓN

Mireia Belmonte viste de plata su despedida del Mundial

La nadadora badalonesa se cuelga su tercera medalla en la final de los 400 estilos

Belmonte, en un momento de la modalidad de mariposa de los 400 estilos

Belmonte, en un momento de la modalidad de mariposa de los 400 estilos / ALBERTO ESTEVEZ (EFE)

3
Se lee en minutos
Luis Mendiola / Barcelona

Con una medalla de plata en la final de los 400 estilos, Mireia Belmonte despidió su mejor actuación en unos Mundiales de natación, que cierra con tres medallas individuales y eleva a seis el botín de la delegación española.

La nadadora badalonesa, de 26 años, solo cedió ante la estrella húngara Katinka Hosszu, campeona olímpica y mundial y heroína local, que se adjudicó el oro con un crono de 4.29.33 minutos, que queda como un nuevo récord de los campeonatos. Belmonte concluyó con un tiempo de 4.32.17 minutos, un segundo por encima de su récord de España. El bronce ha sido para la canadiense Sidney Pickrem (4.32.88). 

 "Creo que ha sido un buen 400 para acabar el campeonato", afirmó Belmonte, feliz por concluir  los Mundiales “mucho mejor” de lo que los empezó el domingo pasado, cuando quedó fuera de las finales de los 400 libre y los 200 estilos. "He superado mis expectativas. Lograr un oro lo veía inalcanzable. Cuando en mariposa me metí tercera y me noté rara, no lo veía claro. Fue especial también el 1.500 junto a Ledecky y la última plata".

Cuenta pendiente

Belmonte tenía una cuenta pendiente con los Mundiales de natación y se la ha cobrado en Budapest con creces. Hace dos años por culpa de una molesta bursitis tuvo que renunciar a Kazán-2015 para no perjudicar su preparación en los Juegos de Río, donde alcanzó su sueño del título olímpico. Pero en estos campeonatos ha vuelto a confirmar la tremenda clase que atesora.

La medalla de los 400 estilos, prueba que le dio también un bronce en los Juegos de Río, supone el colofón perfecto al Mundial de Budapest para la campeona badalonesa que se colgó el oro en los 200 mariposa, su prueba fetiche, en la que ahora mismo luce la triple corona (título olímpico, mundial y europeo) y la plata del 1.500.

Son ya 23 las medallas que acumula Mireia a nivel internacional (4 en los Juegos, 6 en Mundiales, 13 en Europeos), convertida ya en una de las mejores deportistas españolas de la historia.

Exhibición de Hoszu

La final fue una exhibición de principio a fin de Hosszu, plusmarquista mundial desde el pasado verano en Río. Arropada por el público que llenaba el Duna Arena, la húngara tomó el control desde el primer largo y no lo cedió hasta tocar la pared.

A pesar de sus problemas para respirar, a causa de un resfriado que ha arrastrado estos dos últimos días, Belmonte volvió a dar una lección de competitividad.

Se mantuvo segunda en la mariposa, aguantó bien en el parcial de espalda, en el que cayó hasta la tercera plaza. Sufrió lo indecible cuando pasó a braza, cayendo hasta el cuarto lugar, por detrás de la canadiense Pickrem y la japonesa Yui Ohasshii. Pero volvió a firmar una de sus habituales remontadas en el crol con la que se aseguró el segundo lugar del podio.

Noticias relacionadas

Era su segunda plata en Budapest y la tercera medalla en tres pruebas tan diferentes como el 200  mariposa, el 400 estilos y el 1.500, lo que la confirmar como una de las nadadoras más completas del mundo. “No sé si soy la más completa, pero una de ellas seguro”, remarcó la nadadora badalonesa, que dejó claro que no piensa hacer cambios en el programa de pruebas en las que compite.”Por el momento me salen bien las cosas. A lo mejor en un futuro me puedo especializar en 1.500. Pero de momento, no”.

Dressel iguala las 7 medallas de Phelps

El estadounidense Caeleb Dressel, de 20 años, ha sido la gran figura en Budapest con sus siete oros, igualando a Michael Phelps en Melbourne-2007. Dressel ganó tres oros individuales (50 y 100 libre y los 100 mariposa) y añadió en el último día el 4x100 estilos a las tres medallas por equipos que ya tenía: el 4x100, el 4x100 mixto, y el 4x100 estilos mixto. EEUU ha dominado gracias a Dressel y a los cinco oros de Katie Ledecky (400, 800, 1.500, 4x100 y 4x200) y una plata (200 libre). La última jornada dejó dos nuevos récords del mundo. La estadounidense Lilly King rebajó la marca del 50 braza (29.40) y el equipo femenino de relevos 4x100 de EEUU dejó un nuevo crono de 3.51.55, con Kathleen Baker, Lilly King, Kelsi Worrell y Simone Manuel. La sueca Sarah Sjöstrom también confirmó los pronósticos y sumó su tercer oro en Budapest en los 50 libre tras los del 50 y el 100 mariposa.