Ir a contenido

La vaca 'Barcelona' ya da leche

El keniano Jonah Chesum ha comprado su primer ejemplar con el premio por ganar el maratón barcelonés

Gerardo Prieto / Barcelona

Jonah Chesum, con la vaca Barcelona, en su granja de Kenia.

Jonah Chesum, con la vaca Barcelona, en su granja de Kenia.

'Barcelona' ya pasta en la 'shamba' (granja) de los Chesum en Kenia. Jonah Chesum acaba de adquirir su primera vaca a uno de sus vecinos en Itén, Kenia. El ganador del maratón de Barcelona del pasado 12 de marzo le ha puesto de nombre  la ciudad en la que triunfó deportivamente, tal y como prometió. El animal proporcionará alimento y bienestar a su familia, en especial a su hijo de meses Bravin.

Chesum ha invertido una pequeña parte del premio conseguido en el Marató en un herbívoro que le ha costado 70.000 shillings (unos 700 euros). "'Barcelona' es una gunsey, una raza que puede dar hasta unos 10 litros diarios de leche rica en grasa,  por lo que el excedente tiene venta para producir mantequilla", comenta satisfecho Jonah a través de whatsapp.

A partir de ahora, los Chesum (Jonah, Judith y Bravin)  gozarán de un alimento fresco y de primera calidad más un ingreso más o menos regular. Para ampliar su 'shamba' y disponer de más ganado necesitará una inversión mucho mayor. La explosión demográfica parece incontenible en esta parte del mundo y la presión sobre la tierra dispara el precio.

“Es una gunsey, una raza que puede dar hasta 10 litros diarios de leche rica en grasa, por lo que con el excendente se puede producir mantequilla”

Jonah Chesum

Atleta keniano

Los kalenjines están fuertemente ligados a la agricultura y la ganadería como medio de supervivencia. Una tradición enraizada también en su cultura deportiva a partir de que Jomo Kenyatta, el primer presidente de la excolonia británica, regalara al mítico Kip Keino una buena extensión de terreno cerca de Eldama Ravine como premio por su medalla de oro en el 1.500 de los Juegos Olímpicos de México-68.

La vaca (todo un tótem para la mayoría de tribus kenianas) supone para el atleta el mejor reconocimiento  para la ciudad que aplaudió su trabajada y sorprendente victoria en el maratón del 2017. Un aliciente más para volver a intentarlo, ya que Chesum ha confirmado su participación en la Zurich Marató de Barcelona 2018, esta vez detrás de las 'liebres'.

Victoria sorprendente

La Marató de 2017 se convirtió en un 'thriller' atlético, cuya resolución dio la vuelta al mundo por su originalidad y sorprendente resultado. Chesum era una de las 'liebres' contratadas para asegurar un ritmo vivo hasta la zona de Diagonal Mar. El etíope Jisa Mekonnen fue el único capaz de seguir  a los cuatro kenianos que corrían en cabeza, marcando pasos de récord. Por desgracia, Mekonnen rompió fibras de su bíceps femoral antes del kilómetro 30 y abandonó. Chesum y Jacob Kirui se vieron delante y solos en el kilómetro 32, cuando se retiró la segunda liebre. Kirui cedió en el 35 y Chesum –que confiesa no usar reloj para entrenarse– siguió corriendo con la moto de TV-3 como única compañía, agonizando en el tramo final pero ganando con 2.08.57 horas. Una marca de gran valor para un debutante, mermado por una minusvalía en la mano derecha, secuela de un incendio sufrido cuando era niño.

Chesum participó en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012 en los 1.500 metros. Su categoría T46 englobaba entonces a los deportistas amputados y  con alguna minusvalía en las extremidades superiores. En el 2015 su discapacidad fue reubicada y Chesum pasó a ser un atleta T47, lo que significa que en otros Paralímpicos solo podría participar en 400 o en longitud, las únicas dos pruebas programadas para esta categoría. Pero su próxima doble gran cita pasa por Barcelona, en la Mitja y el maratón.

0 Comentarios
cargando