Ir a contenido

Bolt se pone a tono en Mónaco

El jamaicano gana los 100 metros en 9.95 en su última carrera antes del Mundial

Joan Carles Armengol

Usain Bolt entra vencedor en Mónaco. / AFP / Valery Hache

Usain Bolt entra vencedor en Mónaco.
Bolt se dirige al público.

/

El jamaicano Usain Bolt bajó en Mónaco por primera vez este año de los 10 segundos (9.95) y con una victoria frente a rivales de rango inferior afinó su puesta a punto para los Mundiales de Londres, donde se despedirá de los grandes campeonatos.

Una salida discreta de tacos le obligó a realizar su clásica remontada pero esta vez Bolt no abrió un hueco demasiado grande en la segunda mitad. El estadounidense Isiah Young (9.98) le presionó hasta el final, antes de acabar a solo tres centésimas del astro de la velocidad.

Con su nuevo aspecto barbado, Bolt era el invitado estrella del mitin Herculis, que hoy cumplía 30 años. El jamaicano venía de someter su espalda a un tratamiento ya habitual de dos semanas en Alemania y en la rueda de prensa oficial confesó que no estaba en su mejor momento anímico después de la muerte, en accidente de moto, de su amigo el saltador de altura británico Germain Mason, subcampeón olímpico en Pekín 2008, los Juegos en los que el astro jamaicano se había puesto en órbita.

Con una marca de la temporada de 10.03, Bolt partía en la sorprendente situación de ser el segundo más lento, por marcas del año, de los contendientes en la carrera de 100 metros, y estar en el puesto 24º del ránking mundial de la campaña. "Pero estoy aquí para hacer una buena carrera, trabajar algunas cosas y estar a punto para la gran carrera del mes próximo (Mundial, en Londres)", advirtió.

Bolt mantuvo la incertidumbre hasta dos tercios de la carrera, cuando abrió una pequeña diferencia que mantuvo hasta la meta. Era su marca número 53 por debajo de los 10 segundos. No pierde una carrera de 100 metros desde hace cuatro años.

Alcalà y Beitia, cara y cruz

La participación española en Mónaco se ha limitado a dos atletas. La campeona olímpica Ruth Beitia ha tenido un mal día y se ha quedado en 1,80 metros en el concurso de altura, lo que le ha valido la novena y última posición.

Mejor le han ido las cosas al mediofondista catalán Marc Alcalà, que ha seguido bien el ritmo trepidante de las 'liebres' del 1.500 para conseguir la marca mínima para el inminente Mundial de Londres. Alcalà ha parado el crono en 3.35.85 (el mejor tiempo de su vida) y ha bajado de los requeridos 3.36, por lo que se une a Adel Mechaal en el equipo español el kilómetro y medio para el campeonato universal.

Beitia, que el pasado viernes superó en Madrid el listón en 1,94, su mejor marca de la actual temporada, experimentó en Montecarlo una regresión a los momentos anteriores al parón de tres semanas que se concedió el mes pasado para recuperarse de sus molestias físicas.

Ganadora dos años consecutivos (2015 y 2016) de la Diamond League en salto de altura, Beitia obtuvo este viernes su peor clasificación en cinco participaciones en Mónaco. En 2005 fue séptima, tercera en 2007, quinta en 2013 y segunda en 2015. Ahora ha sido novena y última: empezó en 1,80 y no pudo con la altura siguiente, 1,85.

Un gran nivel

La reunión de Mónaco, la 11ª etapa de la Liga de Diamante, ha registrado un gran nivel, con varias mejores marcas del año. Ha sido el caso del sudafricano Wayde van Niekerk en los 400 metros (43.73), de su compatriota Caster Semenya en los 800 femeninos (1.55.27), del keniano Emmanuel Korir en los 800 masculinos (1.43.10) y de su compatriota Hellen Obiri en los 3.000 femeninos (8.23.14). Otro keniano, Elijah Manangoi, también ha logrado la mejor marca del año (3.28.80) en los 1.500 metros en los que el catalán Marc Alcalà ha logrado mínima mundialista.

0 Comentarios
cargando