Ir a contenido

LA FINAL DE LA COPA CONFEDERACIONES

Chile regala el título a la otra Alemania

Stindl marca el único tanto del partido después de un gravísimo error del céltico Marcelo Díaz

CARLOS F. MARCOTE

Los jugadores alemanes celebran el título ganado en San Petersburgo.

Los jugadores alemanes celebran el título ganado en San Petersburgo. / AFP / YURI CORTEZ

Alemania no para. Dos días después de que la sub 21 levantara su Eurocopa, la absoluta se adjudicó la Copa Confederaciones con la segunda unidad que Joaquim Löw decidió llevarse a Rusia. Si alguien tiene el futuro asegurado, esa es la campeona del mundo. Tiene mucho que agradecer, eso sí, al regalazo que le hizo Marcelo Díaz para que Stindl marcara a puerta vacía el único gol de la final. Con él cambió completamente la dirección de un partido que la selección germana había empezado con muchas dudas ante  la gran puesta en escena de Chile. Al final, Ter Stegen evitó que Alexis forzara la prórroga en un gran lanzamiento de falta.


Cumplió el equipo suramericano lo prometido por su entrenador y se lanzó sin dudarlo al asalto, dispuesto a someter al alemán. Lo hizo en todos los terrenos menos en el marcador durante veinte minutos, en los que el conjunto germano tuvo que limitarse a verlas venir y a defenderse casi exclusivamente. Tan sorprendido de entrada como en el choque de la fase de grupos que acabó con empate a uno, el joven equipo dirigido por Löw se vio superado y bloqueado por la buena presión chilena en todo el campo y no encontró en ese tramo inicial la manera de discutir la pelota a su rival ni de salir hacia Bravo con posibilidades de inquietarle.

DESPISTE FATAL

No había sumado Alemania más que una llegada, que acabó en córner intrascendente al cuarto de hora, cuando el plan chileno se desmoronó por culpa de una insensatez de Marcelo Díaz. El exceso de confianza y el despiste de no saberse doblemente presionado en la misma corona del área llevó al centrocampista del Celta a dejarse arrebatar el balón con suma facilidad por Werner, quien se lo pasó a Stindl para que marcara a puerta vacía (m. 21).

Una estocada a las entrañas de la campeona de América, que a partir de entonces intentó sin claridad, y por tanto sin fortuna, responder con entereza al inesperado tanto alemán, que había llegado después de de que Aránguiz, Alexis , Vargas y Vidal hubiesen gozado de buenas ocasiones para batir a Ter Stegen.

Si Alemania había aguantado firme ante un contrario muy superior, contra un oponente frustrado y atropellado la campeona del mundo controló la situación con mucha mayor facilidad y tuvo oportunidades de volver a golpear con dureza máxima antes del descanso. Las más claras, gracias a nuevos errores de bulto por parte chilena en la salida del balón: Goretzka cruzó demasiado, Isla llegó a tiempo de impedir que Werner remachara, Draxler tiró fuera por milímetros y Bravo salvó ante el citado Goretzka.

SALVADOR TER STEGEN 

A la vuelta fue otra cosa, aunque Draxler pudo ampliar pronto la ventaja en el segundo tiempo, pero cruzó demasiado ante Bravo. Después, la fortaleza alemana comenzó a sufrir grietas ante el empuje y la capacidad chilena para encontrar resquicios. Ter Stegen acabó erigido en el héroe de su equipo con grandes intervenciones, especialmente la que evitó que se llegara a la prórroga y se llevó el premio al mejor jugador de la final. Alexis superó la barrera alemana con un lanzamiento envenenado en una falta al borde del área y el portero del Barça se estiró al límite para evitar el gol. Minutos antes, Sagal había mandado al limbo el balón en un remate cercano y franco a pase de Puch.

PORTUGAL GANA SIN CR 

El tercer puesto fue para la selección portuguesa, que se impuso a México (2-1) sin Cristiano Ronaldo, de vacaciones desde la pérdida de la semifinal ante Chile. La selección centroamericana se adelantó con un gol en propia puerta de Neto (m. 23) después de que Ochoa parase a un penalti a André Silva. Pepe forzó la prórroga (m. 91) y Adrien Silva sentenció con otro penalti por mano de Layún (m. 104).

Chile, 0 - Alemania, 1

Chile: Bravo (6), Isla (7), Medel (6), Jara (7), Beausejour (6), M. Díaz (3). Hernández (5), Vidal (6), Aránguiz (7), Alexis (6), Vargas (5). Entrenador: J. A Pizzi (5).

Cambios: Valencia (6) por M. Díaz (m. 53); Sagal (s.c.) por Aránguiz (m. 81); Puch (s.c.) por Vargas (m. 81).

Alemania: Ter Stegen (8), Mustafi (7), Ginter (6), Rudiger (7), Kimmich (6), Goretzka (5), Rudy (7), Hector (6), Stindl (7), Werner (7), Draxler (7). Entrenador: J. Löw (6).

Cambios: Emre Can (6) por Werner (m. 79); Süle (s.c.) por Goretzka (m. 91).

Goles: 0-1 (m. 21), Stindl, a puerta vacía a pase de Werner.

Árbitro: M. Mazic (5), serbio. Amonestó a Kimmich (m. 59), Vidal (m. 59), Jara (m. 65), Vargas (m. 75), Emre Can (m. 89), Rudy (m. 92).

Campo: San Petersburgo Arena (57.000).

0 Comentarios
cargando