Ir a contenido

LA FINAL DE LA COPA CONFEDERACIONES

Ter Stegen y Bravo no dejan de competir

Läw anuncia cambios en la otra Alemania y Pizzi asegura que Chile saldrá con toda la ambición "a someter al rival"

Ter Stegen y Bravo, durante un entrenamiento en marzo del año pasado.

Ter Stegen y Bravo, durante un entrenamiento en marzo del año pasado. / JORDI COTRINA

Si la final de Copa Confederaciones tuviera que decidirse en la tanda de penaltis, no habría otra favorita que Chile después de la exhibición de su portero, Claudio Bravo, en la serie de lanzamientos para desempatar en la semifinal contra Portugal. Paró tres seguidos y dejó a Cristiano Ronaldo con las ganas de verse ante la oportunidad de sentenciar con el que se había reservado, el quinto. Tampoco Ter Stegen anduvo despistado frente a México, evitando en varias ocasiones que la selección centroamericana pudiera meterse en el partido que daba acceso al último asalto del campeonato.
Después del 4-0 del Barça al City de la fase de grupos de la Liga de Campeones, los dos guardametas vuelven a encontrarse en las porterías de sus selecciones, con las dos temporadas en que mantuvieron una fuerte competencia en el equipo azulgrana todavía muy presentes. Acabó con la salida del chileno hacia el conjunto de Pep Guardiola el verano pasado, en que Bravo decidió dejar vía libre al alemán porque le había llegado que Luis Enrique tenía intención de invertir la rotación que había imperado durante esos dos años: Ter Stegen jugaría la Liga y Bravo la Champions y la Copa del Rey.ç

CORDIALIDAD

El reencuentro no se produjo antes, en el segundo partido de la fase de grupos el pasado día 22 (1-1), porque el guardameta suramericano arrastraba una molestias y Juan Antonio Pizzi le reservó. Se saludaron, no obstante, con aparente cordialidad, empeñados ambos en desmentir la tensión que planeó sobre su relación en los últimos meses que convivieron en el equipo azulgrana.


Una competencia que impregnará la final de este domingo en San Petersburgo entre los campeones del mundo y los de América. La Alemania B, el equipo de futuro que Joachim Läw decidió llevar a Rusia ha superado las expectativas y tiene ante sí la posibilidad de cerrar una semana redonda tras el triunfo de los sub -21 en Polonia. Chile solo ha ganado un partido, el primero ante Camerún (0-2), pero en el segundo, pese al empate, desarboló al conjunto germano en el primer tiempo con una presión asfixiante, mientras que en el segundo, ya con 1-1 en el marcador, ninguno corrió  riesgos para no comprometer la clasificación .

CORRECCIONES

«Habrá algunos cambios y algunas correcciones. Tenemos que jugar más al ataque. En la primera parte en Kazán perdimos el control del partido y pudimos haber encajado dos goles. Debemos controlar nosotros el juego desde el principio», ha dicho Löw. Pizzi, por su parte, ha asegurado que su equipo volverá a salir «a someter al rival y a exigirle que juegue  bajo presión». 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.