Ir a contenido

EL EUROPEO SUB-21

'La Rojita' persigue el doctorado ante Alemania

La selección alemana amenaza con desestabilizar con juego sucio al equipo liderado por Saúl y Asensio

CARLOS F. MARCOTE / MADRID

Saúl y Asensio celebran uno de los tres goles del rojiblanco durante la semifinal ante Italia.

Saúl y Asensio celebran uno de los tres goles del rojiblanco durante la semifinal ante Italia. / AFP / JANEK SKARZYNSKI

"No te relajes", le escribió Asensio a Saúl en el balón con el que el rojiblanco marcó los tres goles que dieron el pase a la final a la selección española sub 21 ante Italia. Fue uno de los mensajes que los internacionales dirigidos por Albert Celades dirigieron al hombre que aplastó al equipo italiano. Todos en la misma dirección cara a la final que disputan este viernes en Cracovia contra Alemania, que tuvo que esperar a la tanda de penaltis para deshacer el 2-2 con que acabó su semifinal ante Inglaterra. El centrocampista total del Atlético replicaría después al madridista en tono distendido que a ver si en el último partido volvía a coger la onda del primero, en el que la perla blanca fue quien marcó un triplete a Macedonia. Después, eso sí, de que Saúl abriera la lata, como en todos los encuentros hasta ahora. 

Comentarios cargados de ilusión para volver a reinar en Europa al cabo de cuatro años. En 2013, el equipo de los De Gea, Bartra, Thiago, Isco, Koke, Morata, Illarra, Montoya y compañía se impuso en la final también a Italia (2-4) con un 'hat-trick' de Thiago para sumar su segundo título europeo consecutivo, y es precisamente a la italiana a la que ahora puede igualar como selección con más títulos de la categoría, cinco, si superan a los alemanes en la final.

SALTO A LA ABSOLUTA

Una empresa al alcance de un equipo que engancha, que multiplica el número de incondicionales entre los que añoran los éxitos de la absoluta y que sorprende y asombra a sus sucesivos rivales. Un grupo liderado por jugadores preparados ya para dar el salto definitivo a la selección de Julen Lopetegui, caso de Asensio, Saúl y Kepa, y probablemente a medio plazo de Ceballos, Llorente o Sandro. Con esos mimbres, el conjunto español ha crecido sin freno a lo largo del campeonato para colgarse con toda razón la etiqueta de favorito ante un rival, Alemania, que, de acuerdo con su idiosincrasia en todos los estratos, nunca se resignará a desempeñar un papel de víctima propiciatoria.

España puede igualar a Italia como selección con más europeos sub-21, cinco

"Parar a Saúl, que ha jugado 20 o 30 partidos en la Champions, a Asensio, que ha marcado en una final de Champions, o a Deulofeu no es fácil", dijo el seleccionador italiano sub-21, Luigi di Biagio, para explicar la incapacidad de su equipo para frenar a España en la semifinal. No descubría nada nuevo al técnico alemán, Stefan Kuntz, que llega a la final con la relativa ventaja de saberse con el deber cumplido después de haberse plantado en el último asalto pese a que el técnico de la absoluta, Joachim Löw, le birló a media docena de titulares para llevárselos a la Copa Confederaciones.


Pasaron a semifinales como mejor segundo después de perder en la primera fase ante Italia (1-0) y destacan más por un centro del campo muy creativo --Arnold, Gnabry y Meyer-- que por la secular disposición alemana a intentar ganar por aplastamiento. Es fruto, como en la absoluta, del proceso de cambio inciado en todos los niveles a raíz de la final de la Eurocopa 2008 y de la semifinal del Mundial 2010, perdidas precisamente ante la selección española en la categoría absoluta.

CONTINUIDAD

Celades no cambiará nada para intentar levantar el título. Si acaso, se plantea dar entrada a Gayá como lateral izquierdo en lugar de Jonny. Sobre el papel, Portugal e Italia estaban por encima de Alemania, pero es el conjunto germano el que está en la final. "Los milagros no existen. Hay mucho talento detrás y sabemos que tendremos que hacer algo más que contra Portugal e Italia, pero estamos preparados para afrontar el partido con la mejor mentalidad", ha dicho en rueda de prensa el técnico catalán, que no piensa en el desgaste como un factor a tener en cuenta: "En una final no hay excusas y el tema psicológico es más importante que el físico. Nadie se quiere perder la final y cualquier atisbo de molestia queda aparcado".


Tampoco se ha detenido Celades a valorar la intención alemana de recurrir a la dureza y al juego subterráneo para frenar a España, adelantada por varios de sus jugadores. "Tenemos que jugar sucio, empezar con pequeñas faltas o con juego sucio para que los españoles pierdan la alegría por jugar", declaró el centrocampista Meyer, mientras que el portero Pollersbeck, el héroe de la semifinal, afirmó que tienen que demostrar a España "cómo se juega una final. Si conseguimos que el partido se caliente no les va a gustar. Un poco de dureza alemana conseguirá que alguno de ellos pierda la ilusión". "Intentaremos hacer nuestro juego y tenemos que estar preparados para cualquier contratiempo", se ha limitado a contestar Celades.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.