29 mar 2020

Ir a contenido

El Barça se queda fuera de la final de la Champions de balonmano

Un gol del Vardar a falta de tres segundos condena al equipo azulgrana en Colonia

Joan Carles Armengol

El croata Luka Cindric celebra el gol decisivo mientras Viran Morros, al fondo, se lamenta.

El croata Luka Cindric celebra el gol decisivo mientras Viran Morros, al fondo, se lamenta. / INA FASSBENDER

No habrá 'décima' para el equipo de balonmano ni primera Copa de Europa para el club en las dos últimas temporadas. El Barça se ha quedado en blanco por segundo año en los torneos continentales (ni el fútbol ni ninguna sección ha alzado el título en ese período) y el equipo de Xavi Pascual se irá de Colonia con la decepción de no poder aspirar a los doble dígitos en el historial de la Liga de Campeones.

Xavi Pascual:"Perder así está permitido"

Xavi Pascual no tuvo ni una palabra de reproche hacia sus jugadores tras la derrota ante el Vardar. "Perder así está permitido. Cuando uno da todo lo que tiene no se puede pedir más. Estoy orgulloso de todos ellos", aseguró el entrenador azulgrana en la sexta final de cuatro que afrontaba, de las cuales solo dos acabaron con final feliz, con los títulos del 2011 y el 2015. "No nos hemos dejado nada, lo hemos puesto todo sobre la pista. Puede haber fallos individuales, yo mismo quizá me he equivocado 15 veces en los cambios, pero hemos seguido el plan que teníamos y hasta el último momento el partido ha estado equilibrado, con los dos equipos teniendo el control. Solo nos ha faltado un poco de acierto". Sobre los fatídicos 16 segundos finales, afirmó: "La idea era presionar y provocar un golpe franco, pero en el tercer cruce Cindric la ha metido".

La culpa es de un debutante en la final four, el HC Vardar de Macedonia, que en un partido más igualado imposible anotó a tres segundos del final (26-25) para evitar la prórroga y mandar a los azulgranas a la triste consolación de este domingo contra el otro perdedor del sábado, el Veszprém de Hungría, batido (26-27) por un Paris SG que, a pesar de su potencial evidente, busca todavía su primer título, lo mismo que el Vardar.

El Barça atesora 9 Copas de Europa (seis de ellas en la época del Valero Rivera entrenador) y llegaba a Colonia (sede de la final de cuatro por octava temporada consecutiva, aunque en esta ocasión sin equipos alemanes por primera vez) con la trayectoria y la confianza necesaria para intentar esa 'décima' que se le resiste. En todo el torneo solo había perdido dos partidos (en París y en Kiel) y había terminado primero en su liguilla. Claro que el Vardar del español Raúl González, y con cuatro Hispanos más en el equipo (Cañellas, Maqueda, Alex Dujshebaev y el exportero azulgrana Arpad Sterbik), había sido primero en la suya, lo que auguraba un gran equilibrio.

IGUALDAD ABSOLUTA

La igualdad se mantuvo a lo largo de los 60 minutos de los dos partidos del día, decididos más que nunca por detalles. Si el Veszprém del catalán Xavi Sabaté dispuso de un ataque para forzar la prórroga, el Vardar de González (solo el entrenador del PSG, el serbio Zvonimir Serdarusic, no era español en esta cita de Colonia) se vio con la prolongación encima cuando Kiril Lazarov (uno de los dos macedonios del Barça, por solo uno que jugaba con el equipo de Skopje, Stojanche Stoilov) anotó el empate (25-25) a falta de 16 segundos para el final. Era poco tiempo, pero el tiempo muerto pedido por el Vardar surtió más efecto que las instrucciones dadas por Xavi Pascual para una defensa desesperada. El Barça no pudo parar ni con falta la combinación del equipo macedonio y el croata Luka Cindric clavó el balón al fondo de la portería de Gonzalo Pérez de Vargas cuando solo faltaban tres segundos. El previsto duelo de las portería entre dos excompañeros, Gonzalo y Arpad, se decantó a favor del segundo por el acierto de la ofensiva final del Vardar, puesto que ellos dos empataron técnicamente con un porcentaje idéntico del 37% de paradas.

SIETE GOLES DE DUJSHEBAEV

"Estamos decepcionados, pero tranquilos porque lo hemos dado todo. El equipo debe estar orgulloso de esta Champions y de la lucha demostrada. Hay veces que sale cara y otras sale cruz. No ha habido suerte y hay que asimilarlo", aseguró el guardameta azulgrana, héroe en la vuelta de los cuartos de final en el Palau ante el Kiel, con 23 paradas, por las 13 de ayer.

Descartado el factor decisivo de la portería, la clave del desenlace había que buscarlo en detalles casi imperceptibles. "Hemos seguido el plan que teníamos para intentar ganar, pero el Vardar es un grandísimo equipo y también ha jugado su partido, que se ha decidido por un ataque", aseguraba el capitán Víctor Tomàs. En el 40x20 de Colonia, al final pesaron más los 7 goles de Alex Dujshebaev y los 7 de Ivan Cupic (con un infalible 5 de 5 en penaltis) que los 6 goles de Lazarov (cinco de ellos en la segunda parte) que mantuvieron con vida al equipo azulgrana hasta el último suspiro. La 'décima' deberá esperar.

La ficha

25 - FC Barcelona Lassa (12+13): Gonzalo Pérez de Vargas (Ristovski), Víctor Tomàs (1), Dika Mem (2), Viran Morros, Cédric Sorhaindo, Filip Jicha (1), Valero Rivera (4, 3p) –equipo inicial–; Raúl Entrerríos (1), Wael Jallouz (3), Kamil Syprzak (3), Timothey N’Guessan (3), Jesper Noddesbo, Kiril Lazarov (6), Aitor Ariño (1) y Joan Saubich.

26 - HC Vardar Skopje (13+13): Arpad Sterbik (Milic), Ivan Cupic (7, 5p), Álex Djushebaev (7), Ferreira, Luka Cindric (4), Vuko Borozan (5), Timur Dibirov –equipo inicial–; Stoilov, Igor Karacic (2), Abutovic, Joan Cañellas, Shishkarev, Jorge Maqueda (1), Marsenic y Dereven.

Exclusiones: Sorhaindo (2), Tomàs, Entrerríos y N’Guessan; Cupic, Maqueda y Abutovic (Vardar).

Marcador cada 5 minutos: 2-1, 5-4, 8-5, 10-9, 11-10, 12-13 (descanso); 14-15, 16-17, 17-19, 21-21, 23-22 y 25-26 (final).

Temas Balonmano