Guardiola cambia de generación

El Manchester City inicia su lavado de cara tras una temporada sin trofeos con la llegada de Bernardo Silva

El portugués Bernardo Silva, nuevo jugador del Manchester City, celebra un gol anotado para el Mónaco.

El portugués Bernardo Silva, nuevo jugador del Manchester City, celebra un gol anotado para el Mónaco. / AFP / VALERY HACHE

Se lee en minutos

POL GUSTEMS / MANCHESTER

A principios del mes de abril, Pep Guardiola contestó una pregunta reveladora. ¿Qué información le daría acerca de sus futbolistas un exigente partido contra el Chelsea en Stamford Bridge? “Nada. A estas alturas ya sé en qué momento estamos. Sé las cosas buenas del equipo y las que debemos mejorar”. El primer mensaje de Pep a su llegada fue que desembarcaba en la Premier League para aprender. Por la rapidez de los cambios, cinco bajas y una alta oficializadas a 27 de mayo, resulta evidente que las primeras lecciones han sido rápidamente maduradas. Sabía perfectamente desde hacía tiempo qué piezas deseaba mover. El fichaje del portugués Bernardo Silva, procedente del Mónaco y que hace unos meses parecía destinado a otro rincón de la ciudad, es el primer golpe sobre la mesa del mercado estival.

Las oficinas del Manchester City trabajan a todo rendimiento. El club 'mancunian' ha pagado unos 50 millones de euros al Mónaco por su técnico mediapunta Bernardo Silva, un zurdo exquisito. Es el primero de una larga lista de fichajes que podría continuar, siguiendo el mismo camino desde Montecarlo, el lateral francés Benjamin Mendy. El City pretende contrarrestar la dificultad del mercado cerrando sus prioridades antes que el resto. Fichar no es nada fácil incluso para los clubs más ricos: “La gente no es tonta. Saben que aquí con la televisión se paga más dinero”, explicó Guardiola. “Es tan simple como eso. Es todo más difícil porque todo es más caro. Cualquier equipo grande de la liga española tendrá las mismas dificultades que aquí”.

ADIÓS A CLICHY, SAGNA, CABALLERO Y NAVAS

El club comunicó cuatro bajas en la tarde del jueves. Gaël Clichy, Bacary Sagna, Willy Caballero y Jesús Navas acompañan a Pablo Zabaleta, que se despidió en el último partido en el Etihad Stadium. El argentino, junto a su compatriota Caballero, explicaron para EL PERIÓDICO la necesidad de un cambio generacional: “Es una etapa de transición para el City”, relata Zabaleta. “Varios jugadores que hemos estado aquí muchos años... ya no somos jóvenes. Va llegando una nueva generación que mandará en los próximos tiempos”. Tras nueve temporadas en Manchester, Zabaleta firmó este viernes dos temporadas con el West Ham. Al término de este contrato tiene pensado concluir su carrera europea.

Caballero utiliza las palabras de Guardiola para describir la temporada: “Nos podemos reclamar un montón de cosas. Falta de gol, falta de acierto. Y yo que he estado en la parte de atrás, me reclamaría más porterías a cero”. Las áreas, el punto flaco 'citizen'.

El exazulgrana Yaya Touré es el único futbolista de los que acaba contrato que aún no ha anunciado su destino. El rendimiento que ha ofrecido, titular en la mayoría de compromisos, debería incentivarle a quedarse. Su compañero de medular Fernandinho insiste en los básicos: “Ganar más, conceder menos. Luego las otras cosas vendrán de forma natural”. El mercado de fichajes les suministrará un nuevo aliado en el centro del campo. Además, Ilkay Gündogan regresará de su lesión.

KOMPANY, BÁSICO

Te puede interesar

Un periodista belga explica que Vincent Kompany camina como si fuera el presidente de su país. En un tramo final de temporada espectacular, donde ha sido el mejor central de la Premier, ha ejercido ese rol presidencial sobre el césped. Durante sus lesiones al City ha echado de menos su liderazgo. ¿Qué hubiera sido de John Stones si su primer año en la élite le hubiese acompañado, siempre a su lado, un futbolista de su magnitud? Kompany nos atiende en la zona mixta en un discurso protocolario: “He tenido que pensar demasiadas veces últimamente sobre el fin de mi carrera. Cuando los jóvenes me superen en el entrenamiento, sabré que es el momento. Pero aún no pasa”. En algún momento pareció que Kompany no regresaría. Su salud es la la salud del equipo.

“La temporada que viene es una 'wake up season'”, dice el capitán. Una temporada de abrir los ojos, de despertar. Quizá el momento de apreciar el verdadero City que se había imaginado Guardiola.