Ir a contenido

TRÁGICA DESAPARICIÓN

Cyterszpiler, el suicidio del 'hermano' de Maradona

El primer representante del 'Pelusa' ha muerto a los 57 años al lanzarse desde un séptimo piso

ABEL GILBERT / BUENOS AIRES

Cyterszpiler junto a su amigo Maradona. / ARCHIVO EL PERIÓDICO

Cyterszpiler junto a su amigo Maradona.
Cyterszpiler, el suicidio del 'hermano' de Maradona
Cyterszpiler junto al entonces presidente del FCB, Josep Lluís Nuñez.
Fue el primer representante de Diego Maradona cuando era un adolescente.

/

Jorge Cyterszpiler, el primer representante de Diego Maradona cuando era un adolescente, no quiso vivir más del pasado ni tampoco su presente. Se lanzó este domingo del séptimo piso de un lujoso hotel de la ciudad de Buenos Aires y murió a los 58 años.

La policía encontró su cuerpo totalmente desfigurado. El “rengo”, como le decían, fue en los hechos el hombre que inventó en Argentina el oficio de apoderado de jugadores que hoy realizan centenares de personas con el sueño de “salvarse” con el descubrimiento de alguna perla oculta del fútbol de este país. Primero fue amigo de Maradona y después el que llevó adelante sus negocios hasta que terminaron abruptamente su relación.

ORIGEN POLACO

Pero antes de decirse adios y casi no hablar más, Cyterszpiler Diego se decían a si mismo hermanos. El primero apenas le llevaba dos años. Siempre pareció mucho mayor. Juntos transitaron ese irrepetible puente que lleva del barrio a la gloria. Cyterszpiler provenía de una acomodada familia judía de origen polaco. Vivía en La Paternal, el barrio situado a pocas cuadras del estadio Argentinos.

En ese club jugaba su hermano Juan Eduardo, que murió como consecuencia de un accidente. El dolor y la necesidad de un duelo lo llevaron a tomar distancia del fútbol de los “bichos colorados”. Pero un rumor lo trajo de vuelta cuando se iniciaban los años setenta: se decía que había un niño prodigioso, que hacía cosas increíbles con el balón. Ese chaval era Maradona, que pronto se convirtió en el emblema de 'Los cebollitas', un deslumbrante equipo infantil que ganó el torneo nacional Evita.

DE LA CHABOLA A LA PATERNAL

Maradona y Cyterszpiler se hicieron muy amigos. Y esa relación se fortaleció cuando la dirigencia de Argentinos Júniors decidió que su joya dejara de vivir en una chabola de Villa Fiorito, en las afuera de la ciudad de Buenos Aires, y se mudara a La Paternal, cerca de los Cyterszpiler.

A principios de 1977, y después de debutar sorpresivamente en el seleccionado argentino durante un partido contra Hungría que terminó 4-0 para los dirigidos por César Luis Menotti,  Maradona le pidió a su amigo que fuera su representante. Por entonces no había cumplido los 18 años. Le faltaba experiencia pero no astucia.

Cyterszpiler logró que Diego firmara su primer contrato con el club en condiciones excepcionales. El exsargento Próspero Consoli, que manejaba el club, se encontró con un apoderado resuelto a defender a capa y espada los intereses del jugador.

UN IMPERIO

A esas alturas, el diez ya se perfilaba como el indiscutido rey del fútbol argentino.  El apoderado formó a su alrededor un pequeño imperio: Maradona Producciones. La sociedad le permitió  negociar la imagen del jugador, suscribir millonarios contratos con Coca Cola y Puma, y afrontar los insistentes reclamos periodísticos.

En medio de ese vertiginoso crecimiento llegó el pase Boca Juniors, en 1981. Diego vistió la camiseta azul y oro y declaró haber sido hincha de toda la vida. Sin embargo, todo pudo ser distinto. Cyterszpiler también negociaba a la par con su rival histórico, River Plate. Finalmente, Maradona fue a Boca por cuatro millones de dólares. Se quedó muy poco.

EL TRASPASO AL BARÇA

El representante tenía entre manos un horizonte más ambicioso: el Barcelona. El pase se hizo el 4 de junio de 1982. Argentinos recibió casi 5,9 millones de dólares y Boca 2,3 millones. Los tres años de contrato de Maradona costaron 5,5 millones. Nunca se había pagado tanto dinero por un jugador. Y detrás de todo eso había estado el muchacho de caminar dificultoso, al que un par de años antes pocos tomaban en serio.

“Lo quise, lo quiero y lo querré. No hablo mal de él, es mi concepto de amistad. Jamás saldrá de mi boca una mala palabra en su contra” (Maradona)

Barcelona se desprendió de Maradona en 1984. Cyterszpiler lo llevó a Napolés donde hizo historia. Pero en Italia pasó algo que ambos prefirieron callar. Maradona y Cyterszpiler se separaron. La sociedad –Maradona Producciones- se disolvió. En adelante, cada uno seguiría por su lado.

UN FANTASMA

“Lo quise, lo quiero y lo querré. No hablo mal de él, es mi concepto de amistad. Jamás saldrá de mi boca una mala palabra en su contra”, dijo apenas y calló. El lugar de Cyterszpiler lo ocupó por muchos años Guillermo Coppola.

La figura cansina del primer apoderado fue saliendo de escena hasta convertirse en una suerte de fantasma. Siguió vinculado al negocio del fútbol pero nunca más tuvo en sus manos el destino de un jugador importante. Su nombre retornó a las primeras planas de la manera más inesperada. La misma tarde en la que la prensa anunciaba que Maradona volvería a dirigir un equipo saudita de segunda división.

0 Comentarios
cargando