21 oct 2020

Ir a contenido

El palco de los conseguidores

Políticos, empresarios y personalidades de todos los ámbitos se cruzan en el santuario del tráfico de influencias que es considerada la zona noble del Santiago Bernabéu

Carlos Marcote

Florentino Pérez, junto al expresidente del Gobierno José María Aznar, en el palco del Bernabéu en un partido de Liga Madrid-Almería, en abril del 2015.

Florentino Pérez, junto al expresidente del Gobierno José María Aznar, en el palco del Bernabéu en un partido de Liga Madrid-Almería, en abril del 2015. / EFE / VÍCTOR LERENA

El Real Madrid, de momento, no ha reaccionado de forma oficial a las denuncias formuladas por Gerard Piqué al término del partido que las selecciones de Francia y España disputaron en París. Florentino Pérez no ha anunciado por ahora ninguna querella contra el central del Barça del tipo de la presentada contra Francisco Correa, que en su declaración en octubre ante la Audiencia Nacional, que juzga el caso Gürtel, dijo que la constructora del presidente del Madrid, ACS, y otras como OHL, la de Juan Miguel Villar Mir, y Dragados pagaron comisiones ilegales al Partido Popular a cambio de contratos de obra pública.

LO QUE DIJO BÁRCENAS

Tres meses después, Luis Bárcenas, el extesorero del PP, dijo para ridiculizar a Correa ante el mismo tribunal que los dueños de las mayores constructoras del país no necesitaban "la ayuda del gerente y de la agencia de viajes para que les organicen la adjudicación de obra pública cuando tenían a su disposición el palco del Bernabéu". Y aludió a la presencia habitual de los ministros de Fomento y Medio Ambiente en el estadio del Madrid como interlocutores ideales de Pérez Villar Mir.

Jesús Gil decía que el palco del Bernabéu "cumple en democracia la función de las cacerías de Franco en la dictadura"

A los nuevos ministros de esos dos ramos, Íñigo de la Serna e Isabel García Tejerina, no se les ha visto todavía por el palco del Bernabéu, ese del que Jesús Gil y Gil decía que "cumple en democracia la función de las cacerías de Franco en la dictadura". Sus antecesores en Fomento y Medio Ambiente, Rafael Catalá Miguel Arias Cañete, respectivamente, sí eran y son asiduos de la zona noble del estadio blanco, con o sin Mariano Rajoy, el presidente del Gobierno, al frente de la normalmente nutrida representación gubernamental y del partido. Rajoy frecuenta la compañía de Florentino en el palco, aunque no tanto como el expresidente José María Aznar.

PROHIBIDO A JUECES

Ahí está la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, para atestiguarlo. Madridista de pro, apenas se pierde un partido. Lo hacía como delegada del Gobierno y lo sigue haciendo ahora. Estaba el día del partido contra la Real, en el que fue detectada la presencia de Marta Silva. A la abogada del Estado y exdirectiva del club madridista no le afecta la prohibición del Consejo del Poder Judicial de que los magistrados acepten las invitaciones de los clubs. El Madrid tiene por costumbre invitar al Bernabéu a todos los presidentes de sala del Tribunal Supremo, así como a fiscales generales y fiscales jefes, entre otras autoridades judiciales. José Manuel SieiraJavier ZaragozaMariano Bermejo y Eduardo Torres acudían habitualmente.

Tampoco las autoridades municipales han sido ajenas a la tentación de dejarse ver de forma más o menos continuada. José María Álvarez del Manzano, el alcalde de Madrid en los tiempos de la remodelación de la ciudad deportiva de La Castellana, continúa apareciendo por el palco tanto como cuando mandaba. Manuela Carmena, la alcaldesa actual con la que Florentino ha logrado finalmente sacar adelante a la baja su remodelación del Bernabéu, dijo en su día que nunca iría y ya se la ha visto por allí un par de veces.

NIDO DE CHANCHULLOS

Mucho más se dejan ver también dirigentes socialistas como Alfredo Pérez Rubalcaba y Jaime Lissavetzky, mientras que Pedro Sánchez, el exsecretario general del PSOE, nunca ha pisado el palco. Tampoco Pablo Iglesias, el líder de Podemos, que incluso ha adelantado que, si llega a presidente del Gobierno, tratará de evitar ir allí. "No es bueno ver políticos con grandes empresarios en palcos de campos de fútbol. Preferiría ir con gente humilde, me lo pasaría mejor. Los palcos de los estadios de nuestro país son un nido de corrupción y chanchullos. De chorizos", declaró el año pasado en el programa 'El Partido de las 12', de la COPE.

Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, no tiene ese problema. Es del Barça, pero no se priva de ir al estadio blanco si le invitan y colocarse en lugar de cierta preferencia entre las 375 personas que siempre llenan el palco, a las que hay que otros 304 invitados en boxes, butacas de lujo junto al palco y el banquillo en los que se ubica a los conocidos como 'invitados conseguidores'. Rivera, sin embargo, no tiene constancia de que allí se hagan negocios. "Delante de mí no he visto que se hagan. Más que negocios, lo normal es que en un palco se junten empresarios, políticos y personalidades y hablen", dijo en el diaro 'Marca'.