Ir a contenido

CITA 'FREESTYLE' DE REFERENCIA

El Grandvalira Total Fight muestra la evolución del snowboard femenino

La prueba que se celebra este fin de semana en la estación andorrana abre por primera vez la participación a las 'riders', entre ellas la catalana Queralt Castellet

EDUARD PALOMARES / BARCELONA

Un rider ejecuta un salto durante la pasada edición del Total Fight, en Grandvalira.

Un rider ejecuta un salto durante la pasada edición del Total Fight, en Grandvalira.

El Grandvalira Total Fight ha ido evolucionando año tras año, desde su primera edición en el 2005. La cita andorrana de 'freestyle' ha crecido progresivamente desde entonces, mejorando el circuito de 'slope style', ganando prestigio a nivel internacional y subiendo de nivel hasta alcanzar la máxima categoría del World Snowboard Tour, igual que los poderosos X Games. Pero todavía se echaba en falta algo importante: la presencia de un categoría femenina. Una carencia que este año ha conseguido superar en la modalidad de snowboard, de tal manera que desde mañana y hasta el domingo estarán presentes en Andorra algunos de los y las mejores 'riders' internacionales del momento.         

Especialistas que ya encaran el tramo final de su temporada, tras las competiciones oficiales, así que suelen acudir al Total Fight sin tantas presiones y con ganas de poner el broche a la campaña. Así lo harán riders como el canadiense Max Parrot, vencedor el año pasado, o el suizo Nicolas Huber, subcampeón de 'slope style' en los Mundiales de Sierra Nevada.

A su vez, la inclusión de la categoría femenina permitirá el estreno de figuras como la catalana Queralt Castellet, que ya ha participado en tres Juegos Olímpicos y ha conseguido ocho podios en la Copa del Mundo de 'halfpipe'. Este año, además, ha comenzado a participar en otras especialidades, como el 'big air' o el mismo 'slope style'. También estará presente la canadiense Laurie Blouin, campeona del mundo de 'slope style' este año.

EVOLUCIÓN POSITIVA

Es decir, que los aficionados podrán disfrutar por partida doble, especialmente si se tiene en cuenta el incremento de nivel que ha experimentado la categoría femenina en los últimos años. “Las chicas saltan actualmente las mismas rampas que los chicos, de unos 18 o 20 metros de plano, cosa que significa que el nivel es muy alto, ya que se necesita mucha velocidad para cuadrar los trucos. Cada vez hay más competiciones y esto ha permitido una gran evolución”, señala Marc Bajona, coorganizador del Total Fight.

“El snowboard femenino ha aumentado mucho su nivel en los últimos años”, reivindican ‘riders’ como Cheryl Maas o Kasia Rusin

Una sensación que ratifica una de las propias protagonistas, la holandesa Cheryl Maas, ganadora el año pasado de los X Games en 'big air' y que se estrena este año en la prueba de Grandvalira: “Las mujeres no deberíamos quedar excluidas de ninguna competición nunca más, el nivel es muy alto actualmente”, afirma, a la vez que explica que llega a final de la campaña algo tocada por todas las pruebas en las que ha competido, pero no lo suficiente como para no plantearse aspirar al podio. Acostumbrada a entrenar en Noruega, no duda de las posibilidades del Pirineo a nivel de 'freestyle': “Puede estar perfectamente a la altura de los Alpes o los países escandinavos, todo depende de la calidad de los responsables del 'snowpark'”. Algo que está fuera de toda duda en el caso del parque y circuito de El Tarter.

MENOS DIFERENCIAS

Otra de las participantes será Kasia Rusin, una 'rider' polaca residente en Barcelona, que asegura que cada vez existen menos diferencias entre hombres y mujeres, por lo que celebra la posibilidad de participar por fin en el Total Fight: “Las cosas han cambiado en gran medida en los últimos años, aunque los chicos aún siguen captando más la atención. Pero creo que no será por mucho tiempo más. Es cierto que el nivel técnico masculino es más alto, también porque hay muchos más 'riders' compitiendo en el circuito, pero no creo que haya ninguna diferencia en temas de estilo. Se trata de una cuestión muy personal, que no depende del género”.

Algo que demostrará este fin de semana en la prueba de Grandvalira, a la que acude con ganas de mostrar “algunos de los nuevos trucos que he aprendido durante esta temporada, que ha sido realmente buena”.

De esta manera, la 13ª edición del Total Fight inicia mañana la que es su primera parte (el fin de semana siguiente toca el turno al esquí 'freestyle') con más horas de espectáculo y la convicción de que han conseguido, de nuevo, dar un paso adelante en su constante evolución. Porque escalar hasta la categoría de seis estrellas del World Snowboard Tour es algo al alcance de muy pocos acontecimientos en el mundo, como el Laax Open o el Burton US Open, además de los X Games. Y todo ello, no hay que olvidarlo, desde el Pirineo.

Consulta el estado de las pistas en el Canal Esquí de EL PERIÓDICO.