Ir a contenido

Ramos saca al Madrid de un apuro

Dos cabezazos del central en la segunda mitad acaban con el sufrimiento del equipo de Zidane, que sella su pase a cuartos

ANTONIO MERINO / MADRID

Ramos celebra su primer gol tras un saque de esquina de Kroos.

Ramos celebra su primer gol tras un saque de esquina de Kroos. / REUTERS / CIRO DE LUCA

A cuartos de cabeza, que es lo mismo que decir con goles de Ramos. El central silenció las gradas de San Paolo con dos remates tras sendos saques de esquina, aunque el segundo dio en Mertens, que figura como el autor del tanto según la UEFA. Todo eso acabó con el sufrimiento del equipo de Zidane, que tiró la primera mitad y que se encomendó una vez más a la BBC, lo que provocó el pánico en un equipo que volvió a hacerse muy largo y que facilitó las acciones de un rival que se puso por delante y al que los tantos de Ramos frenaron en seco tras el descanso.

El Madrid volvió a pasar por todos los estados. Se instaló en el sufrimiento durante la primera mitad después de verse impoente para ofrecer algo más que un rosario de errores. Encajó un gol, puso en peligro la eliminatoria tras el 3-1 de la ida y solo encontró salida tras el descanso en la cabeza de Ramos, el apafuegos del equipo blanco.

Enfrente, fiel a su estilo, el Nápoles no tuvo problemas para meter atrás a un equipo hipotecado una vez más por la presencia de la BBC. Sin que ninguno de sus tres componentes presionara la salida del balón del conjunto italiano, el Madrid no tardó en verse desbordado por la presión de su rival. El equipo de Sarri se ajustaba mucho más a lo que había buscado en la pizarra que el de Zidane, apocadosin vigor y sin el balón.

NI DIBUJO NI ACTITUD

El técnico francés había apuntado que más que el dibujo, importaba la actitud. Ni una cosa ni otra tuvo el Madrid en la primera mitad porque su trazo era tan grueso que no dejaba ver una vía a la esperanza. En cuanto a la actitud, Marcelo expresaba claramente cómo no se debe entrar en un partido. Su despiste llegó a ser casi grotesco. También el centro del campo se diluía sin apenas noticias de Modric. Sin ninguna ayuda de los de arriba, el Madrid comenzó a partirse, mientras que el Nápoles seguía a lo suyo, ayudado por la cadena de errores de la zaga rival. Ghoulam vio cómo Navas evitaba un gol olímpico y detenía un disparo de Insigne.

Sin capacidad de reacción y sin entender que, a poco que presionara a una defensa muy discreta, llegarían los resultados, el Madrid siguió ofuscado y viviendo alrededor de su área convertida en un abismo. Una combinación excelente entre InsigneHamsik Mertens acabó en un disparo del jugador belga con la izquierda que batió a Navas (m. 24). A nadie extrañó que el equipo de Sarri se llevara el premio a su constancia. Menos aún a un Madrid que parecía vencido, pero que iba a encontrar aire en un remate de Ronaldo al palo tras un recorte a Ghoulam y Reina (m. 29).

GOLES A BALÓN PARADO

De vuelta al desconcierto en el Madrid, Mertens también disparó al palo tras otro error de la defensa blanca que consiguió llegar al descanso sin sufrir más daños. Sí los iba a provocar Ramos en el área italiana con una escena de sobra conocida. Saque de esquina de Kroos y cabezazo del central sevillano, que se apoyó en Albiol para enfriar el infierno de San Paolo (m. 51). Antes de que el Nápoles se rearmara, la historia volvió a repetirse. De nuevo Kroos y otra vez cabezazo de Ramos, aunque esta vez el balón dio en Mertens (m. 57). Dos goles a balón parado que cambiaron el curso del encuentro y dieron vida a un Madrid muy irregular y con miedo a soltarse.

El segundo gol dejó muy tocado al Nápoles, que no acertó a reponerse después de tanto remar. De todo eso intentó aprovechar el Madrid, ya mucho más relajado y consciente de poder ampliar la brecha con todo a favor. Pero no era la noche de la BBC en lo que mejor se le da, el ataque. Se fue Bale y salió Lucas Vázquez para sujetar los últimos estertores del equipo italiano que se quedó seco con los dos hachazos del especialista Ramos al que se unió el gol de Morata, con el que el público se cebó por su pasado juventino.      

      

Nápoles, 1; Real Madrid, 3

Nápoles: Reina (4); Hysaj (5); Albiol (4); Koulibaly (4), Ghoulam (5); Allan (5) (Rog (5), m. 56), Diawara (6), Hamsik (6) Zielinski (5), m. 75); Callejón (6), Mertens (7), Insigne (6) (Milik (5), m. 70)

Real Madrid: Keylor Navas (6); Carvajal (6), Ramos (8), Pepe (6), Marcelo (5); Kroos (7); Casemiro (6), Modric (6) (Isco (s.c.), m. 80); Bale (5) (Lucas Vázquez (5), m. 67), Benzema (5) (Morata (6), m. 77), Ronaldo (5)

Goles: 1-0, m. 24, Mertens, con la izquierda. 1-1, m. 51, Ramos, de cabeza. 1-2, m. 57, Mertens, en propia puerta tras un cabeza de Ramos. 1-3, m. 91, Morata, tras un rechace de Reina.

Árbitro: Cuneyt Çakir (5), turco. Amonestó Allan (m. 55), Diawara (m. 89)

Campo: San Paolo (62.000)