Nico Rosberg, el campeón que plantó a la F-1 tras lograr su sueño

Nico Rosberg celebra el título con su equipo, ayer en Yas Marina.

Nico Rosberg celebra el título con su equipo, ayer en Yas Marina. / AP / KAMRAN JEBRELLI

Se lee en minutos

MIGUEL MARTÍNEZ / OVIEDO

Muchos, demasiados, consideran que Nico Rosberg, el hijo del mítico Keke, campeón del mundo (sí, solo una vez, cierto) en 1982, a los mandos de un Williams-Ford Cosworth, no ama la F-1 con la pasión de otros legendarios pilotos como Gilles Villeneuve, Jackie Stewart, Niki Lauda, Ayrton Senna o Lewis Hamilton. A Nico no le importa. Ni mucho, ni poco. Le da igual. Él, aunque jamás lo contó, solo quería demostrar que era tan veloz como el campeón.

Te puede interesar

Y, una vez conquistado el título, ganadas 9 de las 21 carreras, logrados 16 de los 21 podios, sumados 5 puntos más que Hamilton (385 contra 380), anunciar su retirada, su 'jubilación', a los 31 años, la edad a la que todos nos quisiéramos ir a casa. "O a contar el dinero", como dijo Bernie Ecclestone, el amo de la F-1.

Rosberg en breve

Campeón en 2016