El fiscal pide dos años de cárcel y multa de 10 millones para Neymar por su fichaje

No acusa a Bartomeu, pero pide 8,4 millones de multa para el Barça y cinco años de prisión para Rosell

Neymar tras fallar un tiro a puerta durante un partido / JORDI COTRINA

Neymar tras fallar un tiro a puerta durante un partido
La Fiscalía ha solicitado una pena de dos años de prisión y una multa de 10 millones de euros.

/

3
Se lee en minutos
ÁNGELES VÁZQUEZ / MADRID

El fiscal de la Audiencia Nacional José Perals solicita dos años de cárcel y multa de 10 millones de euros para Neymar por su fichaje por el Barça. También pide la misma pena para su padre y un año para su madre por un delito de corrupción en los negocios. No obstante, la mayor petición de pena es para el expresidente del Barça Sandro Rosell, que se enfrenta a cinco años de prisión por ese delito y otro de estafa; el presidente del Santos, Odilio Rodrigues, se enfrenta a tres años. Para el club catalán, el fiscal solicita una multa de 8,4 millones de euros por los dos delitos que habría cometido el que era su presidente.

En la misma línea que había seguido hasta ahora, el representante del ministerio público no acusa al actual presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, respecto al que solicita el sobreseimiento de las actuaciones. No obstante, Bartomeu no se librará del banquillo, porque la acusación particular que ejerce el fondo de inversión Dis, propietaria del 40% de los derechos federativos del futbolista cuando jugaba en el Santos, sí le acusa. Además de las penas de prisión y las multas, el fiscal también solicita que se imponga una fianza de responsabilidad civil de 3,2 millones de euros a Rosell, Rodrigues, el Barça y el Santos para indemnizar a dicha entidad.

Esta causa se abrió por la querella que Dis presentó en la Audiencia Nacional al entender que fue engañada con el fichaje del jugador, porque se pagaron más de los 57 millones siempre declarados por el Barça y se impidió la libre competencia entre clubes por el acuerdo que alcanzaron en 2011 el Barcelona y el jugador. El contrato se adelantó a 2013 ante el temor de que fuera fichado por otro club, lo que supuso una mejora en la prima del futbolista y un mayor desembolso en derechos federativos.

IMPEDIR EL LIBRE MERCADO

El fiscal recuerda que Dis adquirió los derechos de Neymar en 2009 por cinco millones de reales y estaba en vigor en 2011 cuando el Barça, a través de Sandro Rosell, llegó a un acuerdo con Neymar por el que se comprometió a abonarle 40 millones de euros para que jugara en Barcelona a partir de 2014, año en el que terminaba su vinculación con el Santos. En el momento del acuerdo se pagó al jugador un anticipo de 10 millones de euros.

Según el escrito de acusación dado a conocer este miércoles, ese compromiso para que jugara en el Barça impidió "que otros clubs participaran libremente en el mercado para la adquisición de derechos federativos del jugador". Los contratos también fueron firmados por la empresa familiar de los Neymar, N&N Consultoria Esportiva e Empresarial, para la que el fiscal pide una multa de 1.440.000 euros.

En 2013 Rosell y Bartomeu, que entonces era vicepresidente del Barça, decidieron adelantar el fichaje del futbolista. Para lograrlo el padre y agente de Neymar reclamó "una prima mayor" al club catalán, al mismo tiempo que se concertó con el Santos "para que recibiera directamente parte del precio derivado de la transferencia de los derechos federativos, evitando de esta manera abonar al fondo Dis el 40%" que le correspondía.

Noticias relacionadas

El Fútbol Club Barcelona mantuvo que el precio pagado era de 40 millones, a los que habría que añadir 17,1 por la adquisición de los derechos al Santos. Pero en realidad por este concepto se pagaron 25,1, por lo que Dis debió cobrar algo más de 10 millones, lo que supone que tendrá que indemnizado con 3.228.400 euros. Ese sobrepago y la cantidad que iba a cobrar el jugador, que pasó de los 36,1 pactados en 2011 a 45,9, se ocultaron a través de tres de los cuatro contratos firmados entre el Barça y el club brasileño, contratos que el fiscal considera que no fueron más que simulaciones para pagar el precio real que se calcula un total de 83 millones.

Los cuatro interrogantes del 'caso Neymar'