Ir a contenido

Argentina, bajo la tormenta

La selección, en la que nadie se salva de las críticas, excepto Messi, debe ganar a Colombia para recuperar la tranquilidad y soñar con el Mundial de Rusia

ABEL GILBERT / BUENOS AIRES

Mascherano, Messi y Di Maria, en el entrenamiento de la selección argentina en Buenos Aires. 

Mascherano, Messi y Di Maria, en el entrenamiento de la selección argentina en Buenos Aires.  / AP / NATACHA PISARENKO

La selección argentina entrenó bajo la lluvia y con pronóstico de tormenta apocalíptica si no le gana el martes a Colombia por las eliminatorias sudamericanas. El entrenador Edgardo Bauza decidió reemplazar a Lucas Pratto, que juega en el fútbol brasileño, por Gonzalo Higuaín, uno de los chivos expiatorios preferidos de los hinchas indignados. El otro que cayó en desgracia es Pablo Zabaleta, del Manchester City. Lo reemplazará Gabriel Mercado, del Sevilla.

"He estado en situaciones peores todavía. Pero soy optimista" (Bauza)

Salvo Leonel Messi, a todos les pende por estas horas sobre la cabeza la espada de Damocles. Y esto incluye al propio Bauza, quien es consciente de los peligros que lo rondan. “He estado en situaciones peores todavía. Pero soy optimista”. El Patón recordó que cuando dirigía la Liga Deportiva Universitaria, en Ecuador, una vez tuvo que ser retirado del estadio bajo custodia policial. Cuatro meses más tarde, era campeón de América. Bauza confía en que la historia se repetirá cuando el equipo adquiera regularidad y “estos jugadores puedan imponer la jerarquía que tienen”.

Si Argentina gana a Colombia y Ecuador o Chile no lo hacen, volverá a estar entre los cuatro primeros

Si Argentina gana y Ecuador o Chile no lo hacen, la selección vuelve a estar entre los cuatro de arriba en la tabla de posiciones. Todos contentos. Si empata, necesitaría un milagro: Ecuador debería perder por más de cinco goles contra Venezuela, Chile por una cifra similar ante Uruguay, Paraguay no debería vencer a Bolivia y tampoco Perú a Brasil.

Para Diego Latorre, ex jugador del seleccionado y atinado comentarista del diario La Nación, los que salgan a la cancha ante Colombia “tendrán que demostrar coraje y sobreponerse a lo que digan el público o el periodismo”. Mientras llega el que parece ser el “día D”, la prensa, en especial la televisión, se ha consagrado a un nuevo deporte: linchar a los jugadores de manera impiadosa.

Ni siquiera Leo puede evitar la acusación de ser el “amigo” de los cuestionados: Agüero, Higuain, Di María. “Víctimas? Son jugadores de elite, muchachos… ¿De qué hablan cuando hablan de paciencia?”, escribió en Olé el columnista Walter Vargas, en clara alusión a Messi cuando se refirió al desgaste psicológico de los jugadores. “El tormento les bloquea las neuronas cuando los botines pisan el césped. Los tortura mentalmente y no los deja ser en la Selección todo lo cracks que son en sus respectivos equipos”, dijo Clarín.

César Luis Menotti siempre tiene algo que decir. Para el ex entrenador del seleccionado, los jugadores son “como una orquesta”. No cualquiera. Menotti piensa en el tango y en cómo cada agrupación se distinguía por su sonoridad, trabajada con paciencia y artesanía. Una cosa era Osvaldo Pugliese, su preferido, y otra Anibal Troilo. Cada uno, a su modo, le daba lugar a los solistas. Pero estos, para brillar, debían tener una “idea”. Un violinista no podía tocar lo que se le antojaba.

"La selección no tiene sonido y lo tendrá que encontrar el técnico. Así vamos a vivir hasta que nos salve Messi otra vez" (Menotti)

“La Selección no tiene sonido y lo tendrá que encontrar el técnico. Así vamos a vivir hasta que nos salve Messi otra vez. O Agüero, Higuaín o Di María”. Por ahora, el Messi-violinista “no está tocando bien”. No le corresponde tampoco “a través de sus virtudes realzar su orquesta”. Menotti, aunque sin nombrarlo, apuntó a quien fuera uno de sus dirigidos: Bauza. El entrenador dijo que cuenta con el respaldo del plantel. Por ahora.