Ir a contenido

Castillejo se puso la 'txapela'

El atleta catalán se impone en la Behobia-San Sebastián, la popular y dura carrera guipuzcoana que ha reunido a más de 30.000 participantes

SERGI LÓPEZ-EGEA / BARCELONA

Colocarse la 'txapela' en la cabeza cuando se ha ganado la Behobia-San Sebastián es una satisfacción que está solo al alcance de unos poquísimos atletas. Y no de ellos ha sido, y con repetición en la acción, el barcelonés Carles Castillejo, el más rápido y con la sensación de que ha corrido casi sin oposición los 20 kilómetros de la popular carrera, que ha reunido este domingo en Guipúzcoa nada menos que a 30.000 personas; un éxito de participación, a pesar de que la organización lamentó durante la semana una bajada en las inscripciones.

Castillejo llegó a la prueba con el cartel de principal favorito. No ha defraudado. Y hasta por muy poco, por tan solo 20 segundos, no ha conseguido bajar de una hora de carrera, con una temperatura menos desagradable que en otras ocasiones. Esta vez ni mucho frío (14 grados), ni excesivo viento (solo una ligera brisa), ni el azote de la tormenta (escasa lluvia). Muy lejos de lo que pasó el año pasado, también con la victoria de Castillejo, en una mañana infernal por un calor excesivo, tanto que causó nada menos que 450 personas atendidas, 21 ingresos hospitalarios y, ante todas las cosas, la desgracia de un fallecimiento. El coste de la inscripción y el recuerdo del 2015 han podido ser las causas por las que este año se ha producido el descenso de participación, aún conservando unas cifras excepcionales de inscripción.

DE ATLETA A ENTRENADOR

Y por delante de todos los atletas estuvo Castillejo, a los 38 años, casi ya decantándose más por ser entrenador que deportista de élite, un fondista que tiene una marca acreditada de dos horas y 10 minutos en el maratón, la prueba que no pudo terminar en el Campeonato del Mundo celebrado el año pasado en Pekín. Un Castillejo que tuvo a toda la organización pendiente de él, por si hacia la gesta de llegar a San Sebastián por debajo de una hora. Solo ocho kilómetros le aguantó el portugués José Dias. A partir de ahí, hasta la llegada, Castillejo ya no tuvo oposición. "El año pasado tuve un flechazo con esta carrera y ahora ya me ha enamorado para siempre". Solo lamentó no haber podido bajar de la hora. "Estuvo tan cerca, tanto que ha sido una lástima".

El triunfo le llegó a Castillejo a los cuatro días de tomar una importante decisión, que comunicó a través de su página de Facebook, al día siguiente de hacerla efectiva. Escribió el atleta: "Ayer tomé una decisión difícil. No es fácil renunciar a nada, pero creo que estaba en mi conciencia hacerlo. Ayer, tras 14 años disfrutando de la ayuda económica de la federación española, renuncie a seguir disfrutando de la misma. Renuncié a una beca olímpica B lograda en el pasado Campeonato de Europa. Los motivos son claros. Si ya no voy a competir con la selección española, si no voy a hacer entrenamientos de alto nivel, si mi camino va enfocado más al de entrenador que al de atleta... ¿qué hago cobrando una ayuda que es para todo lo contrario?".

TRIUNFO DE LA ATLETA CANARIA AROA MERINO

Y Castillejo añadió que, a partir de ahora, quería dedicarse más a correr donde le apetezca. "Sin beca podré dedicarme a disputar, entre otras carreras, la Behobia, y seguir disfrutando de esta jubilación dorado que estoy teniendo".

La supuesta jubilación no pudo comenzar mejor por parte de este atleta de Barcelona que ha sido campeón de España de 5.000, de 10.000, de medio maratón y tres veces de maratón. En categoría femenina se impuso la atleta canaria Aroa Merino.