Ir a contenido

Marc López: "Todo mi éxito ha venido gracias a fracasar antes"

El tenista barcelonés busca su segindo Masters tras ganar el oro olímpico y Roland Garros

Jaume Pujol-Galceran

La pista azul del O2 Arena de Londres le trae recuerdos imborrables. Sobre ella conquistó una victoria que ni podía haber soñado. Junto a Marcel Granollers ganaron el Masters de dobles en el 2012 en su estreno como pareja. Ahora Marc López vuelve por cuarta vez acompañado de Feliciano López.

-¿Buenos recuerdos, no?

--Si muy buenos. Aquello fue mágico. Entrar en el Masters ya era un sueño y ganarlo fue para no creerlo, como Roland Garros o el oro en Río.

-Lleva a un novato con usted

Si. Es novato en el torneo pero como jugador me da mil vueltas. Le hace mucha ilusión estar en un Masters, aunque sea el de dobles.

-¿Qué tal como pareja?

-Cuando empecé tenía mis dudas de que realmente funcionara y que nuestros juegos se acoplaran. Yo llevaba cuatro años con Marcel [Granollers] pero al final hemos acabado como la cuarta pareja del mundo y seguiremos el año que viene.

-En la temporada ha habido dos momentos increíbles para usted. Ganar Roland Garros y la medalla de oro en Río ¿Con cual se quedaría si le obligaran a elegir?

-No puedo elegir. Quizá ha tenido más repercusión la medalla de oro porque es una victoria que ha visto mucha más gente, pero mi sueño era ganar un Grand Slam. Decir que prefiero los Juegos ahora sería mentir. Para mí ganar un Grand Slam era el máximo que podía conseguir. Cierto que conseguir una medalla es muy difícil y ganar la de oro, imagínate y más en un país como España con tan buenos tenistas. En Río jugué de rebote porque Fernando Verdasco, que iba a hacer pareja con Nadal, renunció a ir. Son torneos que se ganan una vez en la vida como el Masters que pongo al mismo nivel.

-Pero en Roland Garros, cuando ganó se emocionó mucho más.

-Uf... Si fue brutal. Me dejé caer sobre la tierra llorando y pensando en mi padre.. Murió en el 2012 y desde que falleció cuando me pasan cosas buenas pienso en él. Me gustaría verle ahí en la grada disfrutando de todos esos momentos.

-¿Cual es el secreto de un doble?.

-Ser completo...bueno yo no es que sea un jugador demasiado completo, más bien soy malo [risas...]. A mi me gusta jugar con parejas que metan la bola dentro, que jueguen el punto, que sepan aguantarlo y defenderlo, pero sobre todo que sean amigos. Sentir complicidad. Me gusta pensar la jugada. Soy el estratega. Intento ver como molestar más a los rivales, sorprenderles. Pero en el doble a veces todo va tan rápido que es más una cuestión de intuición e improvisación. En los Juegos, por ejemplo, metí muchos globos para romper el ritmo y defenderme. Fue un durísimo. Estuvimos a punto de perder, con 4-3 abajo y break en contra.

-Tenía un buen compañero

-Fue un partido de mucha tensión. Rafa estaba motivadísimo. Llegó a Río sin estar en forma, con problemas en la muñeca. Hizo un gran esfuerzo después de perderse los Juegos de Londres. Creo de todas formas que no esperaba que el oro lo ganaría conmigo. Fue increíble lo que hizo. Yo dormía con él y veía todo lo que hacía para superar el dolor y el cansancio acumulado jugando individual y dobles. Verle era estresante, por la tensión, la presión que tenía y eso que yo solo jugaba el doble.

-¿La amistad ayuda en partidos como la final de los Juegos?

Marc López

medalla de oro en pekín

Ganar el Masters, Roland Garros, el oro en Río es para no creerlo. En el doble he conseguido cosas que no podía soñar"

-Es fundamental, al menos para mí es básico porque el buen rollo que puedes tener fuera de la pista se transmite en el juego. Con todas mis parejas he sentido esa complicidad. Marcel, Rafa y Feli están entre mis mejores amigos y haber conseguido éxitos con ellos ha sido genial.

-¿Y cómo son esos amigos en la pista?

Los tres son muy diferentes. Nadal es un jugador único, de los que hay muy pocos en el mundo y en la historia del tenis. No es un doblista nato pero jugar a su lado da una seguridad increíble. Sabes que en los momentos importantes sabes que no te fallará. En los Juegos he tenido la suerte de jugar con la mejor pareja que se podía tener y lo aproveché.

Feliciano López tampoco se ha dedicado demasiado al doble pero tiene un gran juego de saque-red y se implica mucho. A veces  creo que tiene  mejor actitud en el doble que en el individual. Ha hecho un gran esfuerzo. Es una pareja increíble, además de un gran amigo.

Y de Granollers ¿Qué puedo decir? fue la pareja de mis inicios. Nos juntamos para formar equipo para la Copa Davis y  llegamos al Masters y lo ganamos. Para mi es uno de los mejores doblistas del mundo. Tiene un juego muy completo, lo hace todo muy bien.

-¿Es otro deporte el doble?

-Si, al menos en estos tiempos. Hay mucha especialización y muchos de los grandes doblistas lo son porque no tenían resultados en individuales. Aunque suene mal decirlo creo que los doblistas somos gente que ha fracasado en el individual. Mira los nombres de los mejores doblistas sin querer señalar: Bruno Soares, Los hermanos Bryan, Jamie Murray, Marcelo Melo,....yo mismo.

-Entonces ¿Se siente fracasado?

Como individualista, si. Fracase porque tenía unas expectativas muy buenas y no conseguí cumplirlas.

-¿Que le pasó?

-De todo. No fui muy profesional. No me preparaba como debía. Ya me gustaría volver atrás para hacer las cosas distintas. En el 2004, con 18 años, llegué a las semifinales en el torneo de Stuttgart y me puse el 106 del mundo. La gente y yo mismo esperaban mucho de mí pero al final no conseguí ni mantenerme en el top 100, me fui abajo. Hubo un momento, en el 2008, que pensé en dejar el tenis. Había perdido la ilusión de jugar, de viajar y tampoco me ganaba demasiado bien la vida porque cuando estás el 200 del mundo todo se complica. Sentía que había perdido el tren.

-Bueno, lo ha arreglado ¿No?

-Si. Gracias a Dios. El doble me hizo olvidar mis frustraciones y volver a tener ganas de jugar al tenis.

-¿Y quien le ayudó?

Marc López

medalla de oro en pekín

En el 2008 estuve a punto de dejar el tenis. Sentía que había perdido el tren. Nadal me sacó del pozo"

-Nadal me sacó del pozo. Me pidió jugar el doble en Doha en el 2009. Ganamos el torneo y eso me animó a seguir e intentarlo un año más. Siempre se lo digo en broma, pero es verdad. Sin él posiblemente me habría ido apagando poco a poco. Después jugué los cuartos de final de Roland Garros con Robredo y acabé el año top50 de dobles. Al año siguiente ganamos Indian Wells y me coloqué el 20 del mundo pero seguía el 250 en individuales así que opté por pasarme al doble. Mucho de lo que he conseguido se lo debo a Nadal. Se que queda pelota, pero es así.

-¿Viendo el resultado parece que ha merecido la pena?

- Claro. En el doble he conseguido cosas que en individuales no podría ni soñar. Tengo la lista: Nunca habría jugado la Copa Davis, ni unos Juegos, ni un Masters o finales de Grand Slam y de torneos importantes. Pero eso no quita que sienta envidia sana cuando les veo a ellos jugando los individuales y estoy en la grada. Lo cierto es que gracias a haber fracasado antes he conseguido todo esto. No me arrepiento de la decisión. De dejar el tenis hace ocho años, ahora he tenido mi mejor temporada.

0 Comentarios
cargando