Los Chicago Cubs derrotan a la historia

Los Cubs de Chicago se proclaman campeones 108 años después tras remontar un 3-1 en contra ante los Indians de Cleveland y ganar en el decisivo séptimo partido (7-8)

Los Cubs estallaron en júbilo al saberse campeones de la MLB

Los Cubs estallaron en júbilo al saberse campeones de la MLB / AP / MATT SLOCUM

Se lee en minutos

ÀLEX SOLER / BARCELONA

Las Series Mundiales con más épica de la historia han terminado y los Cubs son los campeones. Después de 108 años de espera, los de Chicago han vencido a los Cleveland Indians en un salvaje séptimo y decisivo partido por 7 a 8 en suelo 'Indio'. El triunfo completaba una remontada después de encontrarse perdiendo por 3-1 al término del cuarto partido para alzar su primer campeonato desde 1908. "Todo el mundo jugó con el corazón y los Indians nunca se dieron por vencidos. No puedo creer que por fin, después de 108 años, hemos sido capaces de alzar el trofeo", hablaba emocionado Ben Zobrist, el heroico MVP de las finales.

Detrás de estas World Series, que por primera vez barrían a la NFL en audiencia en Estados Unidos, había todo un país que deseaba que los Cubs rompieran todas las maldiciones que les han privado de la gloria durante más de un siglo. Miraras donde miraras, menos en Cleveland, en la calle había fans de Chicago, en cada punta del país. Los Chicago Cubs se habían convertido en el equipo de la nación. Tras casi cinco horas de partido y siete sufridos encuentros, Estados Unidos veía cumplido un sueño.

ADIÓS A LA CABRA Y AL GATO NEGRO

Las lágrimas cayeron de los ojos de toda la Cubs Nation (seguidores y equipo) al consumarse el éxito. Los fans respondieron con el abrazo en grupo más grande jamás visto, recordando todos los seres queridos que nunca verán lo que nunca imaginaron que pudiera ser realidad. La cabra de Billy se ha ido y el gato negro también. En Chicago tenían un refrán que nunca repetirán: "Just one before I die" (solo uno antes de morir), refiriéndose al campeonato que nucna llegaba. 

El presidente Barack Obama, seguidor confeso de los Chicago White Sox, los rivales de la ciudad, felicitó al equipo tras la victoria y les inivitó a la Casa Blanca antes de que se marche. 

"¿Maldición? ¿Qué maldición?", decía Joe Maddon, técnico de los Cubs, cuando aceptó el cargo sabedor de que se encargaría de un equipo maldito desde que Billy, un seguidor de los Cubs, fuera expulsado con su cabra del Wrigley Field y maldijera al equipo. Sus palabras fueron una declaración de intenciones. Maddon quería sacar a la franquicia del pozo donde se encontraban. 

Los jugadores estallaron en júbilo cuando asimilaron que eran campeones, que ya eran leyendas en Chicago. "Es gracias al equipo. Solo quería hacerles saber que les quiero y hacerles saber que ganamos 103 partidos (temporada regular) porque superamos cada adversidad que tuvimos delante. Necesitábamos 114 victorias y les dije a todos en el vestuario que podíamos salir y conseguir esa victoria 114", decía Jason Heyward. "Ha sido nuestra camaradería, desde el día 1. No hay extraños en este equipo", delcaraba Addison Russell, héroe del sexto partido.

GOLPE DECISIVO

Ben Zobrist fue proclamado MVP de las finales por ser de los pocos jugadores que supo batear a los implacables lanzadores de la tribu. Además, dio el batazo decisivo que le haría alcanzar una base antes que Montero bateara y le permitiera a Zobrist anotar la carrera ganadora. "Nunca llegué a pensar que jugaría profesionalmente. No pensé que un pequeño niño de Illinois tuviera esa posibilidad. Solo quería jugar y ganar. Me siento en un sueño ahora mismo", dijo emocionado cuando se supo nombrado mejor jugador del Clásico de otoño. El left fielder (jardinero izquierdo) nació a dos horas de Chicago y, ahora, es una leyenda del equipo. "Es un jugador de los que quieres tener en tu equipo. Ejemplifica a los que queremos jugar", le felicitó su entrenador.

Te puede interesar

Ha sido un campeonato que pasará a la historia y su temporada ha tenido más idas y venidas que una carretera de montaña. Se ha convertido, probablemente, en una de las finales más importantes del deporte, cualquier deporte. Han luchado, han sudado, han sufrido y tuvieron que parar el partido 17 minutos por culpa de la lluvia pero, ¿qué son 17 minutos comparado con 108 años? Les ha llevado un tiempo pero los Chicago Cubs, un siglo después, son los campeones de la MLB.