Ir a contenido

El Reus cede la segunda derrota ante el Huesca

Un penalti y la expulsión de Melli en el minuto 70 truncaron el buen partido de los catalanes hasta ese momento

JOAN VIDAL

Los jugadores del Reus y del Huesca pugnan en el lanzamiento de un córner.

Los jugadores del Reus y del Huesca pugnan en el lanzamiento de un córner. / LFP

Dos minutos le sobraron al Reus en El Alcoraz, tiempo en el que encajó dos goles que certificaron la derrota de un equipo valiente, trabajado y que de bien seguro dará mucho que hablar esta temporada. En el mundo del fútbol hay justicias, injusticias y otros, pero lo que está claro es que el Reus no mereció perder, en ningún caso, en el Alcoraz ante un Huesca que estuvo a merced de los reusenses durante algo más de media parte pero que se encontró con un penalti más que dudoso y con una superioridad numérica que, por inercia, le llevó a sumar los tres puntos ante el conjunto tarraconense.

El conjunto de Natxo González brilló durante los primeros 45 minutos. De hecho, el 0-1 con el que se marchó al descanso fue un premio demasiado corto para lo que mereció un equipo que se ha convertido en el conjunto de moda de la categoría de plata. A los dos minutos, Albístegui lo probó desde fuera del área, pero se encontró con un defensa que desvió el esférico a córner. Dos minutos después, Miramón también rozó el gol. El media punta, que se escoró a la izquierda, disparó ligeramente alto por encima de Herrera.

REGALO DEFENSIVO

Pero el fútbol hizo premió al Reus cuando a los 16 minutos se adelantó en el marcador. Fue una jugada por banda derecha, la cual finalizó con el balón a pies del carrilero Alberto Benito. No se lo pensó: centró y se encontró con la ayuda del meta visitante, que vio como el balón se le escapaba de las manos y llegaba a pies de Máyor, quien no perdonó.

El control reusense continuó en la reanudación pero la desgracia comenzó en el minuto 70. El árbitro, en una decisión más que discutible, señaló penalti a favor del Huesca por una entrada de Melli. Muchos colegiados no lo hubiesen señalado, pero el andaluz López Amaya sí que lo hizo. Segunda amarilla para Melli, central del Reus, y gol de Samu desde los 11 metros.

DESPISTE DE LA ZAGA

Melero tardó dos minutos en remontar el partido. El media punta se anticipó a toda la defensa del Reus para, desde el área pequeña, recoger un centro desde la derecha y rematar, fusilando a un Edgar Badia que no podía creerse lo que estaba sucediendo.

La derrota, la segunda tras la sufrida en Girona, no aparta al conjunto catalán de la zona noble de la tabla. El domingo que viene llega el líder, el Levante, al Municipal de Reus. Momento para medir y descubrir los objetivos reales de un equipo que no tiene techo.