LIGA INGLESA

El Everton dona 236.000 euros para el tratamiento de cáncer del pequeño Bradley

El joven seguidor del Sunderland, de cinco años, acudió al partido entre su equipo y los 'toffees' donde recibió un emocionante homenaje

El pequeño Bradley Lowery abraza a la mascota del Sunderland en los prolegómenos del partido ante el Everton.

El pequeño Bradley Lowery abraza a la mascota del Sunderland en los prolegómenos del partido ante el Everton. / @Bradleysfight

1
Se lee en minutos

Un 'hat trick' del belga Romelu Lukaku en apenas once minutos dio este lunes la victoria al Everton en su visita al Sunderland, en partido correspondiente a la cuarta jornada de la Premier League. Su nombre debería copar las portadas de los tabloides ingleses, en las que, sin embargo, aparece otro protagonista, un pequeño aficionado del Sunderland de tan solo cinco años.

Se llama Bradley Lowery y padece de cáncer desde que tenía tan solo dos años. Su familia intenta recaudar las 700.000 libras que requiere un tratamiento que solo puede llevarse a cabo en los Estados Unidos. Para ello, ha iniciado una campaña de donación, promovida a través de Twitter, que recibirá en breve un tremendo impulso gracias al verdugo del Sunderland de esta jornada. 

CÁNTICOS EN EL MINUTO 5

Noticias relacionadas

Y es que el Everton ha anunciado a través de sus redes sociales que se compromete a donar 200.000 libras (unos 236.000 euros) para "apoyar a Bradley Lowery en su valiente lucha". Los 'toffees', además, subastarán las camisetas firmadas por los jugadores durante este encuentro, e invitarán a Bradley y a su familia al partido de vuelta frente al Sunderland que se disputará en el Goodison Park.

Es probable que en ese partido se repitan las emotivas escenas que se vivieron este lunes en el Stadium of Light, al que Bradley acudió invitado por el Sunderland. Después de saltar al césped de la mano de una de las estrellas de los 'black cats', Jermain Defoe, abrazó a la mascota y fue testigo de una emocionante ovación en el minuto cinco de partido, cuando todo el estadio al unísono coreó su nombre.