Ir a contenido

El portero especialista de Guardiola

El argentino Willy Caballero trabaja para mantener la titularidad en la portería del City pero su futuro parece destinado a ser el suplente de Bravo

POL GUSTEMS / MANCHESTER

Hart y Caballero, antes de un partido del City.

Hart y Caballero, antes de un partido del City. / AFP / OLI SCARFF

El primer día de pretemporada Willy Caballero (34 años) comenzó a sospechar que viviría un año diferente. No le hicieron falta dos sesiones de entrenamiento para advertir la necesidad de recordar una fórmula de juego que tenía ya olvidada. Había sufrido en carne propia los sistemas de Pep Guardiola vistiendo la camiseta del Málaga. Ahora los iba a sobrellevar de otra manera, aprendiendo a experimentar sensaciones más cercanas a la diversión que al sufrimiento. Los porteros del Manchester City ya no trabajan únicamente como entes separados del grupo. Son una pieza angular de la construcción de juego y se integran en multitud de ejercicios grupales. Willy se ha unido al reto y Joe Hart parece haber elegido un camino distinto. De ahí la necesidad de contratar a un experto en la materia como Claudio Bravo. No solamente por su buena técnica de pase, sino por su capacidad de ver e interpretar el partido como un futbolista de campo más.

"Estoy adaptándome desde el primer día a lo que Guardiola quiere", explica Caballero a EL PERIÓDICO. "Es un proceso complicado. Durante muchos años no me pidieron cosas que ahora me exigen. Antes lo veíamos por televisión o cuando jugábamos contra el Barcelona. Veíamos cosas que hacen que un equipo sea superior al contrario. Ahora lo disfruto en el otro lado".

Desde la llegada de Pep, los porteros del City ya no trabajan separados del grupo sino que se integran en los ejercicios colectivos con balón

La afición inglesa sigue debatiendo la elección de Guardiola. En el pasado el argentino mostró cierta inseguridad en la distribución y existe la creencia generalizada de que Hart, el número uno de Inglaterra, tiene mejores aptitudes con el balón en los pies. Los datos lo desmienten. El inglés registró un 49% de acierto en el pase en las últimas tres temporadas y fue, de los guardametas que jugaron un mínimo de siete partidos la pasada en Champions League, el peor en esta estadística. Además, tres de cada cuatro balones que sirve son en largo. Willy Caballero promedia un 75% de acierto en sus dos primeros encuentros de Premier League. En sus tres años con Guardiola en Múnich, los datos de Manuel Neuer reflejaron un 85% de pases exitosos.

UNA PELOTA PARA TODOS

"Hacía mucho tiempo que no jugaba así. Cuesta. Sin embargo, desde el primer día, uno va mejorando y se va sintiendo más cómodo. Cada vez veo mejor las opciones de pase". Caballero describe su aprendizaje. No hay una dificultad añadida en la Premier para organizar una buena salida de balón, asegura Guardiola: "Mismas dimensiones, una pelota para todos. Aquí no juegan 13 contra 13 ni con dos balones. Las dimensiones se hacen pequeñas cuando con nuestros movimientos las hacemos pequeñas. Si los centrales no van a la línea de fondo… entonces es más difícil. Vengo de Tercera División y conseguimos jugar bien desde atrás. Así que también se puede hacer aquí".

Caballero desea que su titularidad se prolongue "lo más que pueda, ojalá sea por todo el año". Es una de las personas más queridas del vestuario. Fue duramente criticado tras una cadena de errores y se reconcilió con la afición citizen en Wembley, el año pasado, cuando detuvo tres penaltis y fue el héroe de la Capital One Cup. El último lanzamiento lo convirtió Yaya Touré, que celebró corriendo por su cuenta esperando la aproximación del grupo. No llegó. Todos fueron a abrazar a Willy.

Willy Caballero

PORTERO DEL CITY

"Durante muchos años no me pidieron  cosas que ahora me exigen. Antes lo veía en el Barcelona por televisión o jugando en su contra. Ahora lo disfruto desde el otro lado"

NUEVO APRENDIZAJE

Mientras espera un cambio de compañero, Caballero absorbe cada lección. "En los entrenamientos las correcciones de Guardiola nos hacen mejorar. En partidos tomamos decisiones individuales y cometemos errores". Con tono de competidor y repitiendo la importancia del trabajo diario, no suena como un suplente, su destino más probable a escasas horas del aterrizaje de Claudio Bravo.