Ir a contenido

Un llanto de gratitud ante las cámaras

"Gracias a mi abuela, el orgullo por el que estoy hoy aquí", dice muy emocionado el subcampeón olímpico

J. C. A. / RÍO DE JANEIRO

Orlando Ortega, paseando la bandera española.

Orlando Ortega, paseando la bandera española. / EFE / ANTONIO LACERDA

Un emocionadísimo Orlando Ortega pasaba por los micrófonos de Televisión Española para hacer valoración de su histórica plata en los110 vallas de los Juegos Olímpicos de Río. El flamante subcampeón olímpico se mostraba tremendamente agradecido por la oportunidad que le ha dado el deporte español para poder competir.

"Estoy muy agradecido por esta oportunidad. Quiero agradecerle a España la confianza en mí. A la federación española, a mi club. Gracias a mi familia en Cuba, a mi padre que está hoy conmigo. El objetivo está cumplido. Muy contento y muy agradecido por esta oportunidad. Estoy seguro de que voy a lograr muchos éxitos para España y para mi familia. Han sido tres años muy difíciles para mí, he sufrido mucho para llegar a este momento y estoy muy contento", señalaba un Ortega incapaz de ocultar su alegría.

Pero no quiere quedarse en una plata olímpica el vallista. Orlando confía en seguir aumentando su ya brillante hoja de servicios para el deporte español. "Estoy seguro de que le voy a dar muchos éxitos al pueblo español, que ha confiado en mí en todo momento. Me he sentido físicamente muy bien. En la semifinales tuve mucha presión, porque podía ser mi segunda final consecutiva. Tenía mucho miedo. Gracias a Dios pude lograrlo. Llegué a la final a divertirme, sin presión. Gracias a mi abuela, el orgullo por el que estoy aquí hoy en día. Fue una carrera fantástica", explicaba Ortega.

Aunque Orlando avisaba. "Tengo que seguir adelante. Orlando no tiene límites. Esto no ha acabado aquí. Este es un gran momento para el atletismo español y para mí y voy a seguir adelante para devolver toda la confianza", finalizaba, tremendamente agradecido a las personas que le han dado la oportunidad de alcanzar la gloria olímpica.