Ir a contenido

Móviles y 'tablets' superan a la TV en estos JJOO

El COI inaugurará el domingo Canal Olímpico, una TV exclusiva para hacer frente al cambio de hábitos de los consumidores

Emilio Pérez de Rozas

El Comité Olímpico Internacional (COI) ya sabía que los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro supondrían un antes y un después en la divulgación de la imagen y el sonido de tan magno y multitudinario acontecimiento. De ahí que, en diciembre del 2014, anunciase la puesta en marcha de su propio Canal Olímpico TV, que se inaugurará cinco minutos después de que se acaben las competiciones del Río 2016, el próximo domingo, Río-2016. El COI, con un coste operativo de 490 millones de euros, sede oficial en Lausana (Suiza) y estudios técnicos, de producción y emisión de señal en Madrid, ha decidido afrontar el cambio de hábitos de los consumidores “a lo grande”, dotándose de su propia televisión y haciendo frente a la revolución que acaba de confirmarse: más del 50% de los aficionados que han visto algo de estos JJOO, lo han hecho desde dispositivos móviles (portátiles, móviles o ‘tablets’) y no en la TV tradicional.

CAMBIO REVOLUCIONARIO

“Los de Río van a ser los primeros Juegos donde la TV tradicional y la digital estarán al mismo nivel”, ha señalado recientemente al diario argentino ‘La Nación’ el griego Yannis Exarchios, máximo responsable de OBS (Olympic Broadcasting Service), el organismo que produce la señal televisiva de los JJOO para 105 cadenas de TV y 237 países, que han pagado los derechos a nivel mundial, estableciendo un nuevo récord. “Por primera vez en la historia, lo que se vea en portátiles, móviles y ‘tablets’ será igual o más importante que lo que se vea en la televisión de casa. Todo parece indicar que la evolución de los próximos años irá, llamativamente, en dirección a los dispositivos móviles”. Pese a todo, hay muchos expertos que consideran que el formato grande, el plasma, mantendrá sus adeptos, ya que la calidad resulta invencible frente a los dispositivos móviles, que persiguen la inmediatez o, simplemente, la repetición.

Yannis Exarchios

RESPONSABLE DE LA SEÑAL OLÍMPICA

"En estos JJOO ya hay tanta gente viendo el evento en dispositivos móviles que en la televisión tradicional"

LA NUEVA TV OLÍMPICA

En diciembre de 2014, Exarchios aseguró que el deseo del COI era convertir Canal Olímpico TV “en la mejor plataforma de radiodifusión de los JJOO, el punto de unión de una comunidad mundial, con contenidos emocionales más allá del entretenimiento y la competición”. La nueva TV olímpica, que cuenta ya con 60 especialistas de 20 países trabajando en sus oficinas de Madrid, ofrecerá la posibilidad de ver los mejores momentos de la historia de los JJOO, todos los Juegos.

Tras la ceremonia de clausura de Río-2016, Canal Olímpico TV estará disponible a nivel mundial a través de una aplicación móvil para dispositivos Android y iOS y la plataforma olympicchannel.com. Todo el que lo desee, aficionados, federaciones, organizaciones deportivas y deportistas podrán seguir el canal a través de los social media (Facebook, Instagram, Twitter y YouTube) o registrarse para recibir actualizaciones del Canal Olímpico a través de su web.

LA HISTORIA DE LOS JJOO, EN LA TV

El alemán Thomas Bach, presidente del COI, ha asegurado que “el lanzamiento del Canal Olímpico TV es el comienzo de un nuevo y excitante viaje para conectar a la audiencia de todo el mundo con el movimiento olímpico a lo largo de los 365 días del año. Los aficionados podrán seguir los deportes, los atletas y las historias que existen detrás de los JJOO”.

Esta plataforma gratuita presentará una programación original, con emisiones en directo, noticias y resúmenes de la actividad olímpica a lo largo de todo el año. La producción propia del Canal Olímpico incluirá contenidos de corta y larga duración centrado en los atletas de élite, su búsqueda del éxito y el deporte en todo el mundo. Diseñado para una audiencia global, la plataforma se ofrecerá inicialmente en inglés con subtítulos en nueve idiomas diferentes y contará con un servicio de vídeo bajo demanda. Canal Olímpico TV tiene la intención, según sus responsables, de fomentar acuerdos con otras partes interesadas en el movimiento olímpico, incluidos broadcasters y comités olímpicos nacionales para desarrollar versiones localizadas de la emisión.

Los JJOO de invierno de 2018, en Corea del Sur, supondrán un espectacular salto tecnológico para el mundo entero

COREA DEL SUR, EL GRAN SALTO

El espectacular salto entre la TV tradicional y la digital, entre ver los JJOO desde casa o verlos desde cualquier lugar del mundo en un dispositivo móvil, no se producirá, según los expertos, en los próximos JJOO de verano, a celebrarse en Tokio-2020, sino que la auténtica revolución, a la que se acaba de apuntar el COI con su Canal Olímpico TV, se producirá en la hipertecnológica Corea del Sur cuando, dentro de dos años, la localidad de PyeongChang organice los Juegos de Invierno de 2018.

Curiosamente, ya se habla que las redes y tecnología 5G, muchísimo más rápida y potente que la actual 4G, empezarán a implantarse en 2018 con motivos de esos Juegos, lo que asegura un incremento muy significativo en las velocidades de las conexiones móviles, permitiendo ampliar las posibles funcionalidades con servicios de vídeos en ‘streaming’ a resoluciones ultra altas, 4K o superiores.

LA APARICIÓN DEL 8K

Hay que tener en cuenta que la OBS de Río-2016, asociada a la japonesa NHK, ya está probando la tecnología 8K, con una definición 16 veces superior a la alta definición (HD). Los expertos que ya trabajan en la televisión de los próximos JJOO acaban de anunciar, que, gracias al 5G, los telespectadores disfrutarán de imágenes de un realismo inimaginable, con cámaras que ya se han experimentado tanto en los cascos de los esquiadores como en el patinaje de velocidad o en el vertiginoso ‘bobsleigh’, donde pueden alcanzarse los 150 kms/h. Y todo ello será posible gracias a un sofisticado y nuevo servicio que proporcionará el 5G conocido como ‘Sync View’, con el cual se transmiten en vivo imágenes de alta definición tomadas al instante con una cámara ultra pequeña.