Ir a contenido

Orlando, un grandioso alumno de la escuela cubana

Retuve 30 años el récord de España hasta que llegó Quiñónez y batió una plusmarca que ahora Ortega ha hecho añicos

JAVIER MORACHO (Explusmarquista español de 110 metros vallas)

Orlando Ortega, paseando la bandera española.

Orlando Ortega, paseando la bandera española. / EFE / ANTONIO LACERDA

Hay que ver cómo han cambiado los tiempos desde la época en la que tuve el honor de convertirme en el primer finalista español de 110 metros vallas en unos Juegos, en Moscú 1980. Y en esa época no podíamos soñar siquiera con que íbamos a conseguir años más tarde una medalla de plata en otra cita olímpica.

Tuve el honor de retener durante 30 años el récord de España, hasta que llegó Jackson Quiñónez. Él venía de Ecuador y recuerdo que en un mitin celebrado en Vilafranca me preguntó si veía bien que se nacionalizase español. En su país no ganaba ni un euro con el atletismo. Evidentemente le recomendé que tomase la nacionalidad española y fue el primero que batió mi plusmarca que Orlando Ortega ha hecho añicos.

Ahora, también, la mayoría de atletas afrontan con siete pasos el espacio que hay desde la salida hasta la primera valla. En los 80 yo fui de los primeros, con vallas de madera y sin el material sintético que ahora provoca que se aproveche mucho mejor la energía de la zancada.

Y en estas condiciones ha llegado a España Orlando Ortega, afortunadamente uno de los pocos cubanos que rinde en cualquier condición metereológica, porque tradicionalmente los deportistas nacidos en la isla caribeña con frío o lluvia se vienen abajo.

No debe resultarnos extraño que un atleta surgido de la grandiosa escuela de vallistas de Cuba se convierta en medallista olímpico y que además lo haya podido hacer por el país donde ahora vive tras una angustiosa espera para competir por España, ya que el reglamento obliga a un tiempo de prórroga si los dos países afectados no se ponen de acuerdo.

Ortega es uno más entre los grandes vallistas surgidos de la escuela cubana liderada por el gran entrenador Santiago Antúnez que ha formado a algunos de los mejores especialistas del mundo de las últimas décadas como Ariel García, campeón en Sídney 2000, y Dayron Robles, que consiguió la medalla de oro en Pekín 2008.