30 oct 2020

Ir a contenido

El 'peixinho' de Shaunae Miller

La atleta de Bahamas se tiró en plancha a la línea de meta para alcanzar el oro olímpico en 400 metros

GERARDO PRIETO / RÍO DE JANEIRO

Shauane Miller se tira en plancha a la línea de meta para ganar el oro en los 400 metros. 

Shauane Miller se tira en plancha a la línea de meta para ganar el oro en los 400 metros.  / ANTONIO LACERDA

El piscinazo (“peixinho” dicen los brasileños) protagonizado por la bahameña Shaunae Miller para ganar la medalla de oro en la final de 400 tuvo un precedente minutos antes y en la misma jornada. El brasileño Joao Vitor de Oliveira utilizó el estilo “peixinho” para clasificarse en la prueba de 110 vallas,  antes de que la flamante campeona olímpica hiciera viral su no tan  inusual maniobra.

Un intenso aguacero provocó la suspensión de la sesión nocturna de atletismo del pasado lunes en el estadio olímpico durante media hora. La pista azul del Engenhao se llenó de agua y algún momento pareció una piscina. Tal vez fuera una ilusión óptica la que provocó el “peixinho” de la atleta bahameña Shaunae Miller para arrebatarle el oro in extremis a la favorita, la estadounidense Allyson Felix, que buscaba su quinto oro olímpico para entrar en los libros de historia como la atleta con más medallas de este metal olímpico.

Lo que no sabía Shaunae - o puede que si- es que su arriesgada maniobra es conocida popularmente por los brasileños como el “peixinho” y practicada habitualmente por los futbolistas con propósitos más innobles, aunque no menos competitivos. Y que había sido ya usada minutos antes por el vallista Joao Vítor de Oliveira para clasificarse.

De Oliveira disputó la tercera serie de 110 vallas, justo después de que la garúa se convirtiera en lluvia torrencial durante unos minutos y el hispanocubano Orlando Ortega ganara su serie con comodidad. Clasificaban los cuatro primeros para semifinales y el vallista brasileño iba quinto.

Durante los Juegos Panamericanos de 2011, De Oliveira se desestabilizó en el pase de la última valla y en los metros finales cayó sobre la línea de llegada, adelantando el pecho, que es lo que cuenta en la foto-finish para establecer la clasificación final. Su maniobra fue totalmente involuntaria pero le adelantó un puesto, el que le daba la  medalla de bronce.

Así que Joao Oliveira, a quien los brasileños conocían hasta el lunes pasado por su sobrenombre de “Joao das Barreiras” (Juan de las Vallas) se lanzó de nuevo a la “piscina” del Engenhao  al más puro estilo “peixinho” y, como Shaunae más tarde, logró su propósito, llegó cuarto y se clasificó para la semifinal.

“No fue algo meditado, me salió espontáneamente”, aseguró el vallista a los medios locales. Éstos, ahora, han mudado su sobrenombre y lo han rebautizado como “Joao do Peixinho”.