Ir a contenido

OLIMPISMO

Carbonell, Mengual y la teoría de la conspiración

El dúo español afrontará desde la quinta posición la final del dúo de sincronizada, críticas con las valoraciones de los jueces

Luis Mendiola

Ona Carbonell y Gemma Mengual, en un momento de la rutina técnica

Ona Carbonell y Gemma Mengual, en un momento de la rutina técnica / MARTIN BUREAU

No lo dicen abiertamente. Pero detrás de las opiniones de Ona Carbonell y Gemma Mengual sobre el quinto puesto con el que afrontarán este martes la final del dúo de sincronizada, alejadas como están del bronce que ocupa Japón, de momento, por siete décimas, emerge la teoría de la conspiración. “No tenemos el peso que teníamos antes en la sincro”, asegura Mengual, de 39 años, que cuenta con dos medallas de plata en su palmarés, en dúo y por equipos, conseguidas en Pekín 2008. “Ya sabemos que detrás de las valoraciones de los jueces, hay política y algunas más cosas que no se pueden decir”, cuenta Carbonell, de 26 años, la nadadora que cogió el testigo tras la retirada temporada de Mengual y que también alcanzó la gloria olímpica en Londres con una plata con Andrea Fuentes en el dúo y un bronce por equipos.

“Supongo que nosotras también nos habremos beneficiado pero ahora nos perjudica”, matizó después Mengual, sin querer aludir a la influencia que tenía en  el escenario de la sincro, la anterior seleccionadora Anna Tarrés, que se encuentra en Río como integrante del equipo técnico de Ucrania.

VISIBLE DECEPCIÓN

Mengual y Carbonell salieron sonrientes de la piscina Maria Lenck, donde se desarrolla la competición, después de sincronizar en su ejercicio  los acordes de la pieza musical “El agua en todas sus formas”, compuesta por Toni Mir. Pero no pudieron ocultar su decepción cuando miraron el marcador al verse relegadas hasta el quinto lugar, por detrás de la intocable Rusia, pero también de China, Ucrania y Japón. La pareja española agregó los 92.5024 puntos del ejercicio técnico a los 93.7667, que ya acumulaba de la preliminar del libre, para concluir con un total de 186,2691.

 “A ver sabíamos que íbamos a estar entre terceras, cuartas o quintas, pero después del cuarto puesto en el preliminar, pensamos que estaba bien, pero este quinto puesto...,”, asumió Mengual.

 “Es una decepción para ellas, porque han hecho un gran ejercicio, pero hay que salir convencidas para pelear por el podio”, aseguró la directora técnica de la sincronizada, Ana Montero. “Nuestro trabajo en estas horas va a ser intentar recuperarlas anímicamente para la final”, explicó la seleccionadora Esther Jaumà.

“No es que siete décimas sean imposibles de remontar, porque ya lo hemos hecho en un Mundial con Andrea (Fuentes)”, recordó Ona Carbonell. “Pero sí que es muy complicado, aunque nuestro fuerte es el artístico y sí que vamos a darlo todo para pelear por esa medalla”, añadió.

RUSIA, CAMINO DEL ORO

La medalla de oro parece destinada a la pareja rusa formada por Natalia Ishchenko y Svetlana Romashina, que reafirmóÓ su dominio del primer día en la premilinar, para ganar también en el ejercicio técnico con un total de 94,4577 y un acumulado de 194,5244, inabordable para ninguna de sus rivales, con el que caminan hacia su segundo oro consecutivo.

Por detrás aparece la pareja china formada por Xuechen Huang y Wenyan Sun, como se esperaba, pero lejos de las rusas (191,4355), seguidas de la pareja Yukiko Inui y Risako Mitsui (187,52149), que volvieron a ganarle la partida en el técnico a Carbonell y Mengual, igualmente rebasadas por las ucranianas Lolita Ananasova y Anna Voloshyna.

0 Comentarios
cargando