25 oct 2020

Ir a contenido

OLIMPISMO

Phelps echa el telón con grandeza

El campeón estadounidense se despide de la natación en Río con el triunfo del relevo 4x100 estilos de EEUU, el 23º oro de su incomparable carrera

Luis Mendiola

Phelps, brazos en alto, en su despedida de la natación / DOMINIC EBENBICHLER (REUTERS)

Phelps, brazos en alto, en su despedida de la natación
Phelps se abraza con sus compañeros del relevo tras conquistar su último oro en Río

/

Pocos deportistas han saboreado la gloria como Michael Phelps durante su carrera y pocos se le podrán comparar en tiempos venideros. La suya ha sido una trayectoria excepcional que merecía también una salida de escena excepcional y eso es lo que consiguió el nadador estadounidense, de 31 años, que echó el telón con una medalla de oro en el relevo 4x100 estilos, como integrante del equipo de Estados Unidos, el quinto oro de Río (más una plata), el 23º oro de su palmarés, deslumbrante con 28 medallas olímpicas. La carrera de Phelps se cierra. Han sido 64 carreras en total y cinco Juegos Olímpicos. Su leyenda permanecerá en un pedestal, con Río como broche final.

Para apoderarse de su último título olímpico, Phelps contó con la ayuda de sus compañeros de la selección, que le facilitaron el trabajo. Con Ryan Murphy, el ganador de los 100 y 200 espalda, con Cody Miller, el medallista de bronce en los 100 braza, y de Nathan Adrian, el bronce en los 100 libre, aunque Gran Bretaña, que acabó en segunda posición, con Chris Walker, Adam  Peaty, James Guy, y Duncan Scott se lo puso tremendamenta difícil. Australia fue bronce. 

LOS ÚTIMOS CAMPEONES

En la última jornada de la competición en Río, que contó con cuatro finales espectaculares, el relevo femenino de EEUU también consiguió el título olímpico gracias al cuarteto formado por Kathleen Baker, Lilly King, Dana Vollmer y Simone Manuel, cerrando lo que ha sido un dominio espectacular de la natación estadounidense en estos Juegos.

Pernille Blume se convirtió en la mujer más veloz del planeta agua, imponiéndose en la final de los 50 libre a las grandes favoritas, a la estadounidense Simone Manuel, oro en los 100, que se tuvo que conformar con la plata, a la británica Halsall  y a las hermanas australiana Cate y Bronte Campbell, ambas apartadas incluso del bronce, que fue para la bielorrusa Aleksandra Hierasimenia. El inesperado triunfo de Blume, de 22 años, que hace un año en el Mundial de Kazán n o superó las semifinales, justificó su cara de incredulidad cuando vio los tiempos en el marcador.

En la final del 1.500, el italiano Gregorio Paltrinieri cumplió con los pronósticos y se proclamó campeón olímpico con un tiempo de 14.34.57 minutos y casi cinco segundos de margen sobre el segundo clasificado, el estadounidense Connor Jaeger, en lo que se convirtió una fiesta para Italia por el bronce también de Gabriele Detti. Campeón del mundo ya hace un año en Kazán, el joven nadador de 21 años, que parece destinado a dominar el fondo en los próximos años, cumplió con su sobrenombre de ‘metrónomo’, por su regularidad de paso: en torno a 29 segundos por cada largo, que ningún rival es capaz de igualar.