Ir a contenido

Neymar mete a Brasil en las semifinales de Río 2016

Un golazo de falta del capitán sentencia el partido contra Colombia

La agresividad de 'Los Cafeteros' afea el duelo sudamericano

EDU SOTOS

Neymar y Luan, los autores de los dos goles de Brasil.

Neymar y Luan, los autores de los dos goles de Brasil. / REUTERS / PAULO WHITAKER

La selección olímpica de Brasil selló anoche en el Arena Cotinthians de Sao Paulo su pase a las semifinales de los Juegos Olímpicos de Río 2016. Con un contundente 2-0 sobre Colombia los de Rogério Micale dejaron claro quienes son los favoritos para llevarse el oro en la final del Maracaná del día 20 de agosto.

La noche para el capitán Neymar comenzó con una aparatosa protección sobre su maltratado tobillo derecho. El tratamiento a base de electrodos recomendado por los fisioterapeutas de la ‘seleçao’, Alex Evangelista y Charles Costa, había hecho milagros y la ‘torcida’ recibió con una ovación el gesto de valentía de Neymar quien, como líder natural del equipo, insistió en jugar a pesar del esguince de grado 1 sufrido durante partido contra Dinamarca.

Los colombianos tampoco ayudaron. Tanto Neymar como Gabriel Jesús se convirtieron en las víctimas predilectas de ‘Los Cafeteros’ en un partido que arrancó fuerte y se fue poniendo cada vez más caliente. Antes del primer cuarto de hora, el colombiano Helibelton Palacios vio la tarjeta amarilla por un absurdo codazo sobre Gabriel Jesús en la esquina derecha del área grande colombiana. La oportunidad era inmejorable y el encargado del lanzamiento no fue otro que el capitán Neymar. Como si se tratase de uno más de los entrenamientos en la Granja Comary, el crack del Barcelona ajustó su disparo al palo derecho de la portería de Bonilla que no tuvo ninguna opción (1-0). 

UN AÑO SIN MARCAR

Los 41.000 aficionados del ‘Itaquerao’, como se conoce en Sao Paulo al estadio del Corinthians, rugieron con el golazo de Neymar. Hacía casi un año, desde el amistoso contra Estados Unidos en septiembre de 2015, que el delantero no conseguía marcar de falta vistiendo la camisa 'verdeamarela'. No fue casualidad que el ansiado gol de Ney en Río 2016 llegase a balón parado y después de una veintena de disparos infructuosos en los primeros tres partidos. A nadie se le escapó que a pesar de sus esfuerzos tras 42 días de vacaciones el estado físico de Neymar no era todavía el de sus compañeros del ‘Brasileirao’.

La impotencia de Colombia tras el gol se tradujo en un aumento de su agresividad y Neymar se llevó la peor parte. Después de una fuerte entrada de Lerma, que barrió el tobillo izquierdo del brasileño, este no se quedó atrás y descargó su rabia contra Roa. En cuestión de segundos los colombianos se lanzaron contra Neymar y una pequeña tangana se formó frente al banquillo de Brasil. Finalmente, el árbitro turco Cuneyt Cakir puso las cosas en su sitio y tras mostrar la tarjeta amarilla al jugador del Barcelona llamó a los capitanes de ambos equipos para calmar los ánimos. Fue inútil, cada vez que Neymar o Gabriel Jesús tocaban la pelota recibían una nueva agresión. 

CONTRA HONDURAS

El doloroso recuerdo del rodillazo de Camilo Zúñiga, aquel que dejó fuera de combate a Neymar en el Mundial de Brasil en 2014, volvió anoche a la memoria de los brasileños. Por suerte, el juego gris de la primera mitad dio paso a una segunda parte trepidante. Colombia avisó nada más empezar con un disparo del delantero del Atlético Nacional Miguel Borja cuyo rebote fue aprovechado por Pabón poniendo en serios apuros al portero de la pentacampeona Weberton. Al lanzarse al ataque, los espacios en el campo de los colombianos se multiplicaron creando el hábitat ideal para las combinaciones entre Neymar y los rapidísimos extremos Luan y Gabriel Jesús. 

Era cuestión de minutos que el segundo tanto local subiese al marcador y el jugador estrella del Gremio no desaprovechó su oportunidad de brillar. Con un disparo envenenado desde fuera del área Luan zanjó el pase a semifinales (2-0). Cuando todo estaba decidido, el técnico Rogério Micale optó por recortarle unos minutos al reloj al sentar a Gabriel Jesús y dar entrada al barcelonista Rafinha al que una inoportuna elongación en el bíceps femoral sufrida en el mes de junio no le ha permitido brillar en Río 2016. Con el pitido final, el árbitro turco confirmó el paso a semifinales de los anfitriones donde se enfrentarán con la selección de Honduras. Solamente dos partidos separan a Neymar de su sueño de alcanzar el oro olímpico en el Maracaná. De momento, Brasil continua soñando en Río.