14 ago 2020

Ir a contenido

OLIMPISMO

El insaciable Phelps suma otro récord con su oro número 22

El campeón estadounidense encadena su cuarto triunfo en la final del 200 estilos

LUIS MENDIOLA / RIO DE JANEIRO

Phelps muestra su medalla señalando los cuatro oros que ha conseguido hasta ahora

Phelps muestra su medalla señalando los cuatro oros que ha conseguido hasta ahora / MICHAEL DALDER (REUTERS)

Nunca, hasta ahora, un nadador había conseguido ganar cuatro oros en la misma prueba en Juegos consecutivos. Eso había sucedido solo en el atletismo y en dos casos contados. El lanzador de disco estadounidense Al Oerter y Carl Lewis, en longitud. A partir de Río esa lista se ampliará a la natación.

Michael Phelps, quién si no, se ha encargado de cambiar ese dato histórico. El nadador de Baltimore, de 31 años, se proclamó campeón olímpico en los 200 estilos, igual que lo hizo en Londres, Pekín y Atenas. Otro récord más que sumar a un palmarés que será muy difícil, por no decir imposible, de igualar o superar. Es su cuarta medalla de oro en estos Juegos (4x100 estilos, 200 mariposa, 4x200 libre) en los que aún tiene dos pruebas pendientes (los 100 mariposa y el relevo 4x100 estilos) y la 22º en su palmarés, para un total de 26.

“Darlo todo en esta prueba por última vez era lo único que intentaba, si además ha servido para ganar el oro, está bien”, explicó Phelps, ya con visibles muestras de cansancio al abandonar la piscina después de una jornada maratoniana, que le obligó a nadar la final que ganó y también las series y semifinales de los 100 mariposa, en las que consiguió una plaza en la final con el quinto mejor tiempo.

DOS OROS EN 100 LIBRE

Lo que se intuía como un último pulso con su amigo Ryan Lochte, con quien ha mantenido una sana rivalidad, solo aguantó hasta mitad de carrera. Después, Phelps cambió de velocidad para proclamarse campeón (1.54.66) por delante del japónes Kosuke Hakino (1.56.61), ganador de los 400 estilos, y del chino Shun Wang (1.57.05) Lochte se tuvo que conformar con la quinta plaza.

La jornada deparó los triunfos de su compatriota Ryan Murphy, de 21 años, en los 200 espalda, repitiendo el título que ya consiguió en el 100, de la japonesa  Rie Kaneto en los 200 braza, imponiéndose a la rusa Yulia Efimova, también medalla de plata en el 100 braza, y un doble oro en el 100 libre para la estadounidense Simons Manuel y la jovencísima Penny Oleksiak, de 16 años, que marcaron un nuevo récord olímpico con 52.70 segundos.