Ir a contenido

Ibrahimovic se va al hotel del City porque tiene piscina

El nuevo jugador del United deja el establecimiento tradicional donde se instala su actual equipo porque no podía bañarse

JORDI TIÓ / BARCELONA

Ibrahimovic remata de volea en la acción de su primer gol con el United.

Ibrahimovic remata de volea en la acción de su primer gol con el United. / REUTERS / HENRY BROWNE

No es la diplomacia un arte que domine Zlatan Ibrahimovic. Que nadie le hable de quedar bien o de ser políticamente correcto porque el sueco ha ido siempre a la suya. Por eso no ha tenido reparo alguno en dar portazo al hotel donde se encontraba alojado junto a su familia, en Manchester, mientras su mujer, Helena, busca una casa donde vivir. ¿La razón? El Lowry Hotel, de cinco estrellas, desde luego, tiene un pequeño inconveniente para Ibra: no tiene piscina.

Le ha dado igual al goleador sueco que este sea el establecimiento donde históricamente se ha concentrado el United, su nuevo club, que por eso buscó una suite en este edificio para instalar temporalmente a su nueva estrella. La desconsideración del goleador, para terminar de rematar la faena, se ha visto agravada con el hecho de que Ibra se ha instalado ahora en el Radisson Blue Hotel, este sí, con una maravillosa y espectacular piscina pero que, a juicio de los seguidores del United, tiene un pequeño inconveniente: este es el hotel donde se concentra el Manchester City antes de los partidos. Pero a Ibra eso le da igual. En este local puede darse un buen chapuzón y si hace falta y le viene en gana, pegarse un buen planchazo. Salpique a quien salpique.

ESPECTACULAR GOL DE VOLEA

La noticia del cambio de hotel del futbolista trascendió en la ciudad inglesa horas después del espectacular debut de Ibrahimovic con el United, curiosamente, en Gotemburgo, la ciudad donde nació el jugador hace 34 años. Le bastaron cuatro minutos de juego en el Ullevi Stadium, ante el Galatasaray, para estrenarse como goleador en su nuevo equipo. Y no fue un tanto cualquiera. Abrió su cuenta personal con una espectacular volea tras un centro de Valencia. El balón rebotó en el césped y se coló por la escuadra.

Un fantástico gol para ilusionar a los hinchas del United y también a Mourinho, quien mantiene una fe ciega con un futbolista al que conoce como pocos. "Zlatan ha dado indicios de lo que nos puede ofrecer", soltó feliz el entrenador portugués. Es lo que se espera de un futbolista que es ya el mejor pagado de la Premier (491.000 euros a la semana) y que tiene una alta consideración de si mismo: "Llegué como un rey y me voy como una leyenda", soltó convencido al marcharse del PSG. Por de pronto, la "leyenda" ya tiene piscina.

0 Comentarios
cargando