Ir a contenido

Rusia promovió un sistema de dopaje de Estado en Sochi, según el informe McLaren

El documento asegura que el Ministerio de Deportes encubría positivos y sustituía pruebas

El equipo ruso, en el desfile inaugural de los Juegos de invierno de Sochi 2014.

El equipo ruso, en el desfile inaugural de los Juegos de invierno de Sochi 2014. / AP / MARK HUMPHREY

El Estado ruso promovió un sistema de dopaje en los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi (2014) para encabezar el medallero, según el informe divulgado este lunes por el abogado canadiense Richard McLaren, por encargo de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA).

Ese sistema "permitía transformar un resultado positivo en negativo (de un análisis antidopaje)" bajo la supervisión del Ministerio de Deportes de Rusia y el Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB), dijo McLaren en una comparecencia de prensa en Toronto.

El informe explica que el Laboratorio Antidopaje de Moscú encubrió a los atletas rusos que consumían sustancias prohibidas a través de un sistema organizado por el Estado que el documento califica de "Metodología para la Desaparición de Positivos".

Las claves

  • El exdirector del laboratorio de Moscú lanza la piedra. Grigori Ródchenkov, director dimisionario en noviembre del laboratorio antidopaje de Moscú y refugiado ahora en EEUU, levantó la liebre en mayo describiendo con todo detalle en 'New York Times' las trampas realizadas en el centro. «Funcionaba como un reloj suizo». Cada día recibía una lista de atletas rusos que debían ser exculpados.
  • Resultados falsos y cambio de muestras, los métodos. El modo de operar del laboratorio antidopaje de Moscú era muy claro. Durante los primeros años (2010-2014) se falsificaban los resultados de los análisis, pasando los positivos a ser negativos a voluntad. Para los Juegos de Sochi, el método se sofisticó y se cambiaban las muestras de orina sucias por otras totalmente limpias.
  • El TAS decide el jueves sobre los atletas rusos. Paralelamente al informe McLaren, esta semana se dilucida la apelación de unos 70 atletas rusos que defienden su derecho a participar en los Juegos de Río, pese a la sanción genérica de la federación internacional (IAAF), al no haber dado nunca positivo. El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) de Lausana dictaminará el jueves.

Según McLaren, el Ministerio de Deportes, liderado por Vitali Mutkó, ayudado por su viceministro, Yuri Nagornij, dirigía, controlaba y supervisaba o la manipulación de los resultados de los análisis o el reemplazo de las muestras que daban positivo por otras negativas con la participación directa de los servicios secretos (FSB, la antigua KGB). "El sistema fue implantado después de los Juegos Olímpicos (de Invierno) de 2010 (Vancouver) y operó hasta el 2014", apuntó.

El abogado dijo que las pruebas positivas "en todas las disciplinas deportivas" eran entregadas al ministro de Deportes, que "decidía quién se beneficiaba del encubrimiento y quién no sería protegido". "El sistema funcionó bien para encubrir el dopaje, salvo en las grandes competiciones internacionales. Para Sochi, los rusos necesitaban una metodología nueva, diferente. Entonces, su método de sustitución de pruebas fue puesto en marcha", dijo.

McLaren, cuyas conclusiones pueden conllevar la exclusión de Rusia de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, subrayó que la investigación ha corroborado todas estas conclusiones "más allá de toda duda". Además, dijo que el antiguo director del laboratorio antidopaje de Moscú, Grigori Ródchenkov, que denunció el sistema estatal de dopaje en mayo pasado en una entrevista con el diario 'New York Times', ha sido una fuente de información fiable.

QUINCE MEDALLISTAS ENCUBIERTOS

Según esas acusaciones, decenas de atletas rusos, incluidos al menos 15 medallistas, fueron dopados por las propias autoridades del país anfitrión durante los Juegos Olímpicos de Sochi para encabezar el medallero. Éstas acusaciones ya fueron rechazadas en su momento por el ministro de Deportes ruso, Vitali Mutkó, y por el Kremlin, que han denunciado una campaña política para dejar a Rusia sin los Juegos de Río.

Este informe es en lo que se basaron los directores de la Agencia Estadounidense Antidopaje (USADA), Travis Tygart, y de la Canadiense (CCES), Paul Melia, para pedir al presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), el alemán Thomas Bach, la exclusión de Rusia de los Juegos. Según Tygart y Melia, las investigaciones de McLaren confirman "un patrón impactante de dopaje a largo plazo, sistemático y promovido por el Estado y una interferencia por parte de Rusia a los procedimientos antidopaje".

DURA RESPUESTA DEL COI

El escándalo puede tener consecuencias monumentales. El COI se ha apresurado este lunes a emitir un comunicado que no deja lugar a dudas. "Las conclusiones del informe muestran un ataque chocante y sin precedentes a la integridad del deporte y de los Juegos Olímpicos", asegura el presidente Bach, que añade: "El COI no dudará en ejecutar las sanciones más duras posibles contra cualquier organización o individuo implicado".

"El informe muestra un ataque sin precedentes a la integridad del deporte y de los Juegos Olímpicos" (Thomas Bach, presidente del COI)

El COI tiene previsto reunir a los miembros de su ejecutiva este mismo martes, en conferencia telefónica, para tomar las primeras decisiones, "que podrían incluir medidas provisionales y sanciones con vistas a los Juegos Olímpicos de Río".

"Debemos asegurarnos que este nivel de criminalidad no amenace nunca más al deporte que amanos" (Travis Tygart, director de la Agencia Antidopaje de EEUU)

La reacción no ha sido más suave en otros estamentos. La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) ha pedido directamente la exclusión de Rusia de todos las competiciones internacionales, incluidos los Juegos de Río, dado que el país presidido por Vladímir Putin no ha "cambiado la cultura" del dopaje. "El informe McLaren evidencia el abuso de poder de Rusia, el más deliberado y chocante jamás visto en la historia del deporte", asegura su portavoz, Ben Nichols.

0 Comentarios
cargando