Ir a contenido

Mr Chen busca casa en Barcelona

El propietario del Espanyol, un inquilino habitual del reservado del Botafumeiro, visitará mensualmente la ciudad

JOAN VEHILS / BARCELONA

Chen Yansheng saluda a los asistentes antes del comienzo de la junta extraordinaria del Espanyol.

Chen Yansheng saluda a los asistentes antes del comienzo de la junta extraordinaria del Espanyol. / EFE / QUIQUE GARCÍA

Mr. Chen Yansheng no vendrá a vivir a Barcelona pero está buscando residencia. Como es normal en estos casos, ya le han ofrecido cinco o seis chalets y parece que se va a decantar por uno del barrio de Pedralbes. Mr. Chen se enamoró de Barcelona hace unos años tras visitar varias ciudades europeas. Le gusta el clima, el mar pero sobre todo el jamón. Si hay algo que le vuelve loco al nuevo propietario del Espanyol es el jamón. Cada vez que viene de China se le pueden ver en el mismo reservado del restaurante Botafumeiro. En su mesa, no falta el jamón pero tampoco las gambas y el marisco, otros de sus platos preferidos.

VISITAS MENSUALES

El único problema es que aquí no puede fumar. Un vicio que comparte con su amigo Dani Sánchez- Llibre. El tabaco y el té lo consume a raudales en su despacho de Shantou y cada vez que se lo permiten en Barcelona. De momento, cada vez que aterriza unos días por aquí, a partir de septiembre tiene previsto hacerlo regularmente una vez al mes, se instala en el hotel Vela.

Suele reservar una planta entera del Hotel Vela de Barcelona este apasionado del fútbol, que renunció a invertir en Inglaterra

No es un personaje excéntrico ni prepotente pero suele reservar una planta entera de este imponente hotel de lujo situado en la playa de la ciudad. Sus colaboradores más directos explican que sabe de fútbol, que le apasiona y que podría hablar horas sobre las ligas europeas.

En sus primeras reuniones para adquirir el Espanyol, sorprendió a todos los presentes por sus conocimientos sobre la mayoría de los futbolistas del equipo que entonces dirigía Sergio Gonzalez. Por cierto, el exentrenador del Espanyol fue de los primeros en saber que Mr. Chen sería el nuevo propietario. Un día, a Sergio le presentaron a Mr. Chen sin decirle quien era y este realizó tantas preguntas que el técnico perico empezó a mosquearse hasta el punto que tuvieron que pedirle que lo tratara con simpatía. ‘Seguramente será tu nuevo presidente’. Le apuntó un directivo del club. Y así sí fue.

NO A LA PREMIER E ITALIA

Mr. Chen, antes de comprar las acciones de Sánchez-Llibre y Condal, ya había descartado, sin embargo, adquirir un equipo italiano o entrar en la Premier y días antes de dar el sí definitivo a Dani Sánchez Llibre, le ofrecieron el Málaga pero ya era tarde. Dani ya le había persuadido y él estaba más que convencido. Desde entonces, hizo firmar un contrato de confidencialidad a cada uno de sus hombres de confianza para evitar cualquier tipo de filtraciones. Quizá por eso nadie habla de él.

A Sergio, el exentrenador del Espanyol, se lo presentaron sin decirle quien era. No paró de hacerle preguntas. El técnico se mosqueó. Luego, le avisaron: 'Seguramente será tu nuevo presidente'

Lo único que dicen sus colaboradores más directos es que es un hombre estricto. Muy estricto. Su aparente timidez hace que no le guste hablar de él pero se define como un comerciante. Un comerciante que se hizo a sí mismo, que tiene en Rastar una de las empresas más importantes del mundo en fabricación de coches teledirigidos, que hace dos años  compró una emergente  empresa de videojuegos para móviles y que forma parte de la lista Forbes.

En fin, un poderoso empresario que se ha propuesto hacer del Espanyol un club grande. Y no solo eso. Otra de sus obsesiones es potenciar la Liga española en China. Para ello, ya se ha reunido con el presidente de la LFP, Javier Tebas, y no descarten que pronto sea el propietario de los derechos de televisión del fútbol español en China y otros países asiáticos.

LA QUÍMICA CON DANI

O sea, que los periquitos tienen motivos suficientes para estar esperanzados en este nuevo proyecto. A priori, parece que Mr. Chen no ha venido a especular y luego desaparecer. Al menos, no es esa la imagen que transmite. El nuevo presidente es un hombre serio y discreto que quiere ir despacio pero con paso firme. Además, se le nota enamorado de Barcelona, del Espanyol y se encuentra como en su casa cuando queda a comer con su amigo Dani en alguna terracita de Port Balís.

Allí, en la costa, cerca del mar, fue donde Mr. Chen le estrechó la mano a Dani y se fraguó la venta definitiva. Desde entonces, les une una buena amistad. Tanto es así que Mr. Chen ya pasó el fin de año en la casa de Dani en Vilassar. Ahora, el próximo reto del nuevo presidente del Espanyol es que Sánchez-Llibre se traslade a Shantou. La ciudad natal de Chen. Una ciudad que ellos consideran pequeña pero que tiene seis millones de habitantes.