Ir a contenido

El maratón de BCN, la tormenta perfecta

Sergi Pujalte

Las previsiones se cumplieron y Barcelona nos regaló una espléndida mañana de final de invierno. El mejor presagio y condición indispensable para que se desatase la tormenta perfecta. Y es que el pasado domingo nuestra ciudad vivió una tormenta perfecta. Como en otras ocasiones, el deporte ha sido el mejor pretexto para que nuestra ciudad se mostrase como el mejor escenario para acoger una edición del Zurich Maratón de Barcelona que pasará a la historia.

Barcelona en estado puro, Barcelona en cuerpo y alma. El cuerpo que todo el mundo admira, una ciudad bella y hermosa. Con una personalidad inconfundible de sur a norte y de este a oeste, recorridos todos los distritos y con epicentro a los pies de Montjuïc, la montaña más mágica que nunca. El alma vestido con ropa deportiva, camiseta y pantalón corto, esfuerzo y emociones circulando por las calles como la sangre fluye a toda velocidad por las venas y arterias de esos miles de maratonianos.

Pero esta vez también, y más que nunca, el alma que pusieron los barceloneses que se sumaron en masa a la gran fiesta. Colectivos organizados como los voluntarios, que regalaron sonrisas a la vez que avituallamiento, o como los grupos de animación que pusieron la banda sonora de una mañana vibrante y profundamente emotiva. Y también los vecinos y vecinas que se sintieron plenamente aludidos, bien acompañando a amigos y conocidos, bien acudiendo a la llamada del más puro espectáculo deportivo popular.

Una tormenta perfecta, con todos sus elementos armonizados en el lugar preciso y a la hora convenida. También innumerables compromisos solidarios canalizados en la marató, que contribuyen a construir una conciencia social imprescindible y creciente, y que se traduce en compromisos solidarios que aprovechan la oportunidad para darse visibilidad y recaudar fondos.

Y todo sin olvidar la dimensión económica. Sólo había que dar un paseo por los lugares más emblemáticos de nuestra ciudad y comprobar que este fin de semana tenían un color especial. Y es que apostar por el turismo deportivo es no olvidar una de las enseñanzas que nos legó la experiencia olímpica. El deporte también como estrategia económica, como apuesta por el turismo de calidad.

Como organizadores nos sentimos orgullosos y agradecidos. Nuestro compromiso con la ciudad y con cada uno de los participantes es firme y nos mantiene alerta. Seguiremos apostando por un maratón de calidad que asegure el mejor retorno a todos los agentes implicados. A los corredores, la mejor de las experiencias. A los voluntarios una magnífica oportunidad de construir un proyecto colectivo. A los patrocinadores el mejor destino para sus inversiones. Y a la ciudad, un magnífico pretexto para mostrarse con orgullo como una ciudad con cuerpo y alma.

Gracias Barcelona.

Sergi Pujalte

Director General Zurich Marató Barcelona

 

0 Comentarios
cargando