Ir a contenido

ENTREVISTA

Carla Suárez: "Barcelona ha sido la apuesta de mi vida"

La tenista canaria, número 6 mundial, repasa junto a EL PERIÓDICO su trayectoria desde su llegada a Catalunya a su reciente triunfo en Doha

Jaume Pujol-Galceran

La tenista, Carla Suárez, habla de sus objetivos para este 2016. / JORDI COTRINA / ANA C. BAIG

«Papi. Quiero irme a Barcelona». Carla Suárez tenía 17 años cuando le pidió a su padre marcharse de casa para ser tenista profesional. Había acabado el bachillerato y aprobado la selectividad. Su decisión era tan firme como meditada. Se sentía estancada en Las Palmas de Gran Canaria. Quería dar un nuevo salto. Estaba clasificada en el puesto 390 del mundo y necesitaba un cambio. Y así, convencida de que había tomado la mejor decisión aterrizó un día de julio del 2007 en Barcelona. Apostó fuerte. Eligió a Xavi Budó y Marc Casabó, dos entrenadores jóvenes que tenían un grupo de chicas, con las mismas ilusiones que ella de progresar en el mundo del tenis, y con ellos ha formado un equipo que ni podían imaginar lo que lograrían. Diez años después, Carla Suárez es la número 6 del mundo, la segunda en la Race --clasificación del año para el Masters de Singapur-- y acaba de ganar su primer gran torneo, un Premier 5, en Doha.

-¿Se acuerda ahora de aquella Carla que llegó a Barcelona?
-Mucho. La ilusión con la que llegué sigue intacta. Sabía donde venía. Soy la misma pero con un poco más de experiencia. Irme de casa fue dificil. Vivía en una isla con mis padres y toda mi gente. Era feliz. Pero quería ser tenista. Venía a Barcelona, un lugar desconocido una ciudad enorme, donde hacía frio pero dispuesta a entrenar y trabajar.

"Vine a los 17 años. Quería ser tenista, me tiré a la aventura y ha salido con trabajo sudor y lágrimas"

-¿Ha valido la pena?
-Es la mayor apuesta que he hecho en mi vida. Me tiré a la aventura y era consciente de que podía ir mal.

-¿No ha ido mal?
-Cuando estás 200 o 300 del mundo se ve lejos….Hay unos cuantos números por delante.

-¿Cómo se hace realidad?
-Con trabajo, sudor y lágrimas. Hay de todo porque es un proceso muy largo en lo que solo cuenta el día a día, mejorar, pulir defectos, tomar decisiones buenas y malas.

-¿Pensó en volver a casa?
-En ningún momento se me pasó por la cabeza renunciar a mis ilusiones, a mi decisión. Eso no quiere decir que no hubieran momentos duros y amargos, sobre todo con las lesiones. Pero también me he sentido acompañada por mi gente y siempre he disfrutado con mi trabajo.

"Ganar es siempre una liberación. En Doha demostré a las otras que puedo ganar grandes torneos"

-En Doha se liberó ¿No?
-Ganar siempre es una gran liberación. Había perdido muchas finales pero logré ganar uno grande. En Doha, menos Sharapova y Serena, estaban todas las mejores. Y eso que la final no empezó nada bien y tuve que remontar el primer set y un 0-2 en el tercero. Fue una victoria muy emotiva que sienta muy bien y que de cara al resto de rivales les haces ver que también eres capaz de ganar torneos grandes.

-¿Ahora ya se cree que es una top ten de verdad?
-El año pasado vino todo de golpe. La diferencia es la experiencia. Ya he pasado por esta situación. Ojalá pueda seguir ahí mucho tiempo. Eso es lo que quiero y luchar por estar lo más arriba posible.

-El año pasado estaba jugando igual de bien y de golpe dejó de ganar partidos ¿Qué pasó?
-Tuve un inicio muy bueno de temporada. Jugaba con mucha confianza y conseguí grandes resultados, pero me paré de golpe después de perder en primera ronda en Wimbledon ante Ostapenko[rival de la final en Doha]. Esa derrota [6-0, 6-2] me hizo mucho daño. Intenté pasar página, pero cuando pierdes confianza en estos niveles no es fácil recuperarla. Entré en un bucle del que no había forma de salir. La gente me recordaba que llevaba perdiendo 6 o 7 partidos seguidos y no es fácil….

-¿Le pasó algo parecido a esa ansiedad que tuvo Nadal?
-Lo suyo es otro nivel, pero si entiendo lo que decía y sentía Rafa en esos momentos dificiles que pasó. Te entran nervios, tensión y ansiedad, quieres rendir bien pero no salen las cosas. La verdad es que lo pasas mal.

-¿Y la solución?
-Cuando caes en una mala racha tu cabeza te hace dar demasiadas vueltas a todo pero conseguimos que las cosas volvieran a su cauce. Creí en la gente que tengo alrededor, les escuché y acepté las críticas. Si trabajas bien y crees en lo que haces al final las cosas salen.

-Trabaja en equipo con dos entrenadores ¿Buena fórmula?
-Ellos no se cansan de mí y yo no me canso de ellos. Nos compenetramos bien aunque son dos personas muy diferentes. Xavi es más el mentor, quien lleva el control. Marc está más en pista y lleva el día a día. Estar con ellos dos me enriquece mucho. Sin la ayuda de Marc en Doha probablemente no habría ganado. Me dijo que aún había tiempo de remontar. Me pidió que luchara, que corriera, que tuviera actitud...pero eso a veces no lo ves y no es fácil aceptarlo porque tu piensas que lo haces. Soy consciente de mis errores y acepto las críticas. Eso es fundamental para evolucionar y superar situaciones.

-En la semifinal contra Radwanska no fue necesaria esa ayuda. Dio una lección de tenis.
-Fue un partido redondo. De esos días que todas las piezas encajan. Me salía todo. Tenía muy claro lo que debía hacer.

-Si viese jugar desde fuera a esa tenista que se llama Carla Suárez ¿Que diría de ella?
-Uf. Veo vídeos. La verdad me pondría muy nerviosa en según que partidos, pero en otros disfrutaría mucho también.

-El circuito femenino está en un momento de cambio.
Si está muy igualado, muy abierto y muy interesante de cara al aficionado y a nosotras porque las puertas están abiertas y todas sabemos que tenemos nuestras oportunidades.

"Las jugadoras de ahora van a saco. Yo lo suplo con variedad de golpes, angulitos... Ese es mi estilo"

-Ahora priman las jugadores fuertes, altas, potentes. Esas no son sus virtudes ¿Cómo se las apaña?
-Cada una juega con lo que tiene. Ahora las jugadoras tienen envergadura, golpes poderosos, velocidad de bola…. van a saco, se juega muy rápido, sin dar ritmo. Pero yo lo suplo con otros recursos. Rapidez, variedad de golpes, angulitos, cambios de altura de la bola...Ya sabemos cúal es mi estilo y no voy a cambiarlo.

-Se marcha a Indian Wells y Miami con los deberes hechos.
-Si. Voy con confianza. Físicamente me encuentro bien y voy para intentar hacerlo bien.

-¿Se marca objetivos?¿Siente que ya los ha cumplido?
-Hay que marcarse metas o referencias porque es lo que nos motiva. Los retos ayudan. Mis objetivos son ganar torneos, acabar entre las 10 mejores y hacerlo bien en los Grand Slam. Superar esa barrera que tengode no pasar de cuartos de final.

-¿Se presiona demasiado?
-Al principio si. Ahora no. De momento he hecho cuartos en Australia y quedan tres Grand Slam. El siguiente será Roland Garros que es uno de mis torneo primordiales y ojalá llegue en la mejor forma.

La Copa Federación

Con Carla Suárez y Garbiñe Muguruza España vuelve a tener dos top tens como en la época de Arantxa y Conchita. Ganar la Copa Federación es posible pero antes hay que ascender de categoría y ganar a Italia en abril, al regreso de la gira americana.

–¿Conchita Martínez podrá contar con su aportación?
No lo tengo claro. Tomaré la decisión en Indian Wells con mi equipo. Se que estamos ante una gran oportunidad. Jugamos en casa y podemos ascender pero no voy a engañar a nadie ni a mentir. La Copa Federación te crea un desgaste extra y la gira después de tierra europea es superimportante en mi calendario, así que decidiré lo que crea que es mejor para mí.. 

–La van a presionar mucho...
–Sé que si digo si a la gente le encantará, pero hay veces que debes ser egoista y pensar en una misma. El año es muy largo, tenemos Olimpiadas y debo aprender del pasado que empecé muy bien y luego me entró un bajón.

-¿Se siente feliz por lo conseguido?
-Me siento bien. Estoy tranquila conmigo, Si soy feliz. Disfruto jugando al tenis y personalmente no cambiaría nadaEstoy satisfecha y con ganas de hacer más.

-¿Que no le gusta del tenis?
-La soledad. No poder estar con tu familia o tus amigos porque la vida es para poder compartir y, a veces, no puedo. Eso y la competencia excesiva que hay, semana tras semana luchando, viendo a la misma gente. Es agotador. No es fácil.

-¿Dicen que es dificil tener amigos?
-Yo los tengo. En la pista hay rivalidad pero fuera ninguna para mí. Competir es nuestro trabajo pero hay que saber diferenciarlo. Cada semana una gana y el resto pierde.

-Pero después de encajar una derrota debe costar ¿No?
Hay de todo. A veces comentas las jugadas o incluso haces bromas si hay confianza, otras veces tardas algunos días en dirigirte la palabra.

-Ahora está jugando los dobles con Sara Errani. ¿Se ha acabado el doble con Garbiñe Muguruza?
-Voy a jugar con Garbiñe en Indian Wells y algún torneo más antes de los Juegos que era nuestro objetivo cuando nuestros entrenadores nos animaron a jugar juntas. Nos ha ido fenomenal y hemos jugado dos Masters, pero tenemos unos rankings en individuales y unos objetivos que nos hace dificil compaginar los dobles. Yo este año no hugaré los dobles en los Grand Slam pero si quiero hacerlo en Río e incluso en mixtos. Pero después de los Juegos lo lógico será que no juguemos , solo alguna semana que nos vaya bien.

-¿Se lleva bien con Muguruza?
-Claro. Mis relaciones son muy buenas, siempre lo hablamos todo. No tenemos ningún problema.

"Garbiñe tiene un tenis y un potencial muy bueno, pero hay que ser paciente. Tiene 22 años y mucho tuempo por delante"

-¿Y cómo la ve?
-Hay muchas expectativas con ella. Hizo una gran temporada el año pasado. Garbiñe tiene tenis y un potencial muy bueno pero hay que ser paciente. Tiene 22 años y mucho tiempo por delante.

-¿Recuerda algún momento del que se sienta especialmente orgullosa?
-Sin duda el torneo de Miami del año pasado. Me marcó alcanzar la final y ser top ten.

-Pero en la final Serena Willams le ganó 6-1 y 6-0.
-Me siento orgullosa de haber jugado esa final. Serena es una de las mejores de la historia y una asignatura pendiente en mi carrera. He jugado cinco o seis veces y en ningún set he podido hacerle más de tres juegos. Es una espinita que tengo clavada que espero quitárme algún día.

-¿Le sorprende que siga ahí, habiendolo ganado todo?
-No. Ella tiene la motivación por ser la mejor de la historia, por ganar más Grand Slam que nadie y porque tiene la satisfacción de saber que aún puede luchar por las grandes cosas, contra las mejores.

-¿Se ve a su edad en el circuito?
-No me veo jugando con 34 o 35 años, pero no me marco edad de retirada. Tengo 27 y ya soy de las veteranas. Para estar en el circuito hay que tener motivación e ilusión.

Temas: Carla Suárez

0 Comentarios
cargando