Ir a contenido

LA ACTUALIDAD BLANQUIAZUL

Chen: "Quiero ver al Espanyol en la Champions en menos de tres años"

"Espero aprender catalán lo antes posible", dice el empresario chino en su estreno como presidente blanquiazul

Raúl Paniagua

Daniel Sánchez Llibre y Chen Yansheng chocan sus manos en la presentación del empresario chino como nuevo presidente blanquiazul en Cornellà.

Daniel Sánchez Llibre y Chen Yansheng chocan sus manos en la presentación del empresario chino como nuevo presidente blanquiazul en Cornellà. / FERRAN NADEU

Después de muchas dudas y especulaciones este jueves llegó el gran día. La era Chen se inauguró a lo grande en el Espanyol con una presentación marcada por una tremenda expectación. El nuevo dueño del club perico, acompañado por su asesor Dani Sánchez Llibre, expuso sus líneas maestras para convertir al conjunto catalán en un grande de Europa

Con una inversión inicial de 50 millones de euros, el mandamás de Rastar Group acometerá una revolución que tiene un objetivo deportivo: situar al Espanyol en la Champions en menos de tres años. En esa maravillosa aventura no estará el director Òscar Perarnau, que comunicó su dimisión después de 19 años en el club. Este viernes detallará «los motivos personales» que le llevan al adiós, siguiendo el camino de Joan Collet y el antiguo Consejo. Se abre un nuevo panorama en el club perico repleto de emoción y ambición, pero también de incertidumbre. 

MANTENER LA TRADICIÓN

Con un discurso sereno, reflexivo y contundente, Míster Chen remarcó su interés por internacionalizar y modernizar el Espanyol, empezando por liquidar las deudas y siguiendo por la reforma deportiva. «Con nosotros el Espanyol no volverá a vender por necesidad económica. Quiero estar en la Champions en menos de tres años», dijo el presidente, ilusionado con su nuevo proyecto.

Chen Yansheng

presidente del espanyol

"Con nosotros el Espanyol no volverá a vender por necesidad económica. El Espanyol no es solo una inversión, es una pasión"

«Mi intención es aprender catalán lo antes posible. El Espanyol no es solo una inversión, es una pasión. Queremos una modernización de la gestión manteniendo la tradición y la cultura. El objetivo es jugar en Europa el año que viene y poco a poco seguir avanzando», sintetizó. 

DOCE HORAS CON DANI 

Chen, un apasionado del fútbol, aseguró que conoce el Espanyol desde hace más de 20 años. Recuerda partidos por televisión, pero no vino a Barcelona hasta el pasado mes de mayo. Hace ocho meses se reunió por primera vez con Sánchez Llibre. «Cuando me lo presentaron su intención era comprar un club. Por nuestra historia y la ciudad de Barcelona le gustaba el Espanyol. Nos reunimos desde las nueve de la mañana hasta las nueve de la noche. Entablamos una relación que nos ha traído hasta aquí», explicó Dani, que detuvo su discurso para chocar la mano de Míster Chen.

«Le tengo una aprecio especial. Es mi presidente pero también mi amigo», añadió el expresidente, tan bromisa como siempre. En los últimos meses compartieron muchas comidas y cenas, ajustando los detalles de un acuerdo histórico. «Incluso cenamos con nuestras familias la noche de fin de año. No entendían lo de las uvas, pero se las comieron también».

ADIÓS DE PERARNAU

Chen gestionará el club a caballo entre Barcelona Shantou, donde se ubica Rastar Group, una compañía con una capitalización de 3.350 millones de euros. La reestructuración financiera será el primer paso en el Espanyol sin olvidar la parcela deportiva, que delegará en los técnicos, como repitió varias veces.

Daniel Sánchez Llibre

asesor externo

"Le tengo un aprecio especial a Chen. Es mi presidente, pero también mi amigo. El nombre del club es incambiable"

Galca asistió al discurso del nuevo propietario, mientras Perarnau presentó su dimisión horas después del estreno del mandatario chino, que debutará en el palco de Cornellà como presidente este sábado ante el Villarreal. Allí asistirá con todo su Consejo, que este jueves celebró su primera reunión. Míster Chen ya estuvo en el estadio en el derbi del pasado 2 de enero ante el Barça, en el que acabó  satisfecho con un equipo que tendrá que reforzar en los nueve días que quedan para el cierre del mercado.

COMPETIR CON EL BARÇA

En plena revolución siempre emergen las dudas de los aficionados más incrédulos que temen una estampida si los negocios de Chen se tuercen. El empresario insistió en que se trata de una inversión convencida de futuro. «Soy aficionado al fútbol, entiendo que haya dudas en la gente, espero que nos den tiempo. En la afición de este deporte no hay nacionalidades», valoró el empresario, que sueña con competir con clubs como el Barça y el Madrid. «Una ciudad como Barcelona puede tener dos equipos potentes. Trabajaremos para eso».

Sánchez Llibre también intervino para remarcar que «el nombre del club es incambiable» y aseguró que su relación con Collet «es de 10». «Las amistades no se pierden por estas cosas. Joan es mi amigo, por eso estuvo en el Consejo desde 1997», apuntó el conservero. Míster Chen concluyó su comparecencia destacando su «orgullo» por el fútbol base perico, otra de las razones para la compra. La plantilla también conoció al nuevo presidente, el protagonista de una revolución china que solo el tiempo dirá si acaba con final feliz.