EL ESTRENO DEL 2016

Talismán Míster Chen

El empresario chino, futuro dueño del Espanyol, siguió el derbi desde uno de los palcos del estadio

Un grupo de chinos acompañan a Chen Yansheng (a la derecha de la imagen) en uno de los palcos del estadio del Espanyol.

Un grupo de chinos acompañan a Chen Yansheng (a la derecha de la imagen) en uno de los palcos del estadio del Espanyol. / JORDI COTRINA

3
Se lee en minutos
RAÚL PANIAGUA / CORNELLÀ DE LLOBREGAT

Nunca antes se vieron tantos chinos en el campo perico. El RCDE Stadium, nombre provisional una vez cerrada la farsa de Power8 (este sábado ya no quedó ni rastro del antiguo patrocinador), contó con la prenencia de Chen Yansheng. El futuro dueño del Espanyol, si finalmente acaba con éxito el proceso de compra, siguió el derbi como un perico más, acompañado por una treintena de compatriotas, la mayoría con camisetas del Espanyol personalizadas.

La imagen era curiosa, quizá un anticipo de lo que se avecina. Se acabó Power8 y llega Rastar Group, que también se estrenó en la camiseta con su filial 52tt.com. En el futuro cercano habrá más cambios. El horario del derbi (las 23.00 horas en China) era ideal para hacer un primer análisis del impacto del nuevo patrocinio en el mercado oriental.

POR TODAS LAS ZONAS

No quiso perderse el choque Míster Chen, que aprovechó uno de los palcos de Dani Sánchez Llibre para disfrutar de su equipo. Allí estuvo rodeado de compatriotas, que también se vieron por otras zonas del estadio, ataviados con sus clásicos móviles que echaron humo con fotos a los pericos en sus duelos con MessiNeymar y compañía. 

Todos pudieron disfrutar de un gran partido del Espanyol, al menos en cuanto a intensidad y entrega. El Barça no se quedaba sin marcar en la Liga desde el 21 de febrero del 2015. Un año después, el Espanyol logró frenar a los azulgranas, un dato meritorio.

LA CALDERA DE CORNELLÀ

Míster Chen pudo comprobar la animadversión total de la grada perica contra los azulgranas. No hay partido en todo el año que se viva con mayor intensidad que el derbi ante el Barça. Aún así, la entrada de este sábado (28.975 espectadores) no superó la del encuentro frente al Madrid, en el que hubo 32.155, el mejor registro de esta temporada de un estadio que necesita mejorar sus cifras de asistencia.

Con una imagen como la de este sábado será más sencillo, nada que ver con el lamentable partido ante el Madrid de septiembre. Entonces, Cristiano Ronaldo se dio un homenaje, con cinco de los seis goles de su equipo, que vencía por 0-4 antes de la primera media hora, una vergüenza reconocida por todos los pericos.

UN GRAN CÓCTEL

Ante el Barça fue otra historia, también porque en el banquillo existe otro técnico, que ni siquiera se conforma con un empate contra el mejor equipo del mundo. Quizá el Espanyol no desplegó esas señas de identidad que quiere inculcar el técnico rumano, basadas en la posesión, el toque y el buen trato del balón, pero Galca construyó un gran cóctel que se le atragantó al equipo más laureado del 2015.

Álvaro 

central del espanyol

"Mascherano buscó mi expulsión. No le agredí en ningún momento. No hice nada para salir del campo. Los pericos tienen que sentirse orgullosos de su equipo y de sus colores"

El Barça inició el 2016 con su primer tropiezo porque un punto en la caldera de Cornellà siempre debe considerarse un mal resultado para un club tan poderoso, que conquistó cinco títulos en el año que acaba de cerrarse. Los azulgranas no han perdido nunca en el nuevo estadio perico, con cuatro victorias y tres empates desde el estreno de la instalación en el 2009.

PITOS A PIQUÉ

Noticias relacionadas

Y en esa caldera, que solo aplaude a un culé (el gran Andrés Iniesta, íntimo amigo de Dani Jarque), se llevó la peor parte Gerard Piqué «una mala persona», según le definió Burgui, el jugador del Espanyol cedido por el Madrid. El defensa vivió un tormento en el césped desde el primer minuto. Silbado por todo el campo, Piqué se encontró como si estuviera en el Santiago Bernabéu o en los últimos partidos de la selección española disputados en Alicante, Logroño, Oviedo o León.

Ataviado con una bufanda blanquiazul, Míster Chen sufrió con el empate de su equipo. También disfrutó porque el Espanyol plantó cara a un adversario lleno de talento. «Los pericos tienen que sentirse orgullosos de su equipo y de sus colores, ha sido un partido para animar a nuestra afición, un derbi muy bonito y de mucha entrega», dijo Álvaro, que acusó a Mascherano de querer provocar su salida del campo. «No le agredí en ningún momento y el buscó mi expulsión. No hice nada para ver la roja», añadió el central, uno de los más satisfechos con el empate.