"Messi está tocado por una varita mágica"

Joaquín, ídolo del beticismo, vuelve al Camp Nou con admiración por el Barça y ganas de "complicarle la vida"

"A Messi Dios le dijo: 'Te voy a poner esas piernecitas y solo las tendrás tú'"

Joaquín da unos pases taurinos con una bandera del Betis en su presentación, en septiembre pasado

Joaquín da unos pases taurinos con una bandera del Betis en su presentación, en septiembre pasado / EFE / JOSÉ MANUEL VIDAL

4
Se lee en minutos
EMILIO PÉREZ DE ROZAS

Llega el Betis. Y llega, de nuevo, liderado por Joaquín Sánchez (El Puerto de Santa María, Cádiz, 1981), como hace nueve años. Luego el ‘Pisha’ pasó por Valencia (cinco años), Málaga (dos) y Fiorentina. Joaquín regresa orgulloso de su Betis, del beticismo y de la alegría que sus gentes suman al juego, al fútbol, a la pasión de un club único.

--De nuevo en casa, en Sevilla, en el Betis. Y todo por su deseo de volver. ¿Cómo lo lleva?

--Ahora de maravilla. Más tranquilo, sí, pasados ya cuatro meses todo empieza a cuadrar. Antes de llegar, todo fueron suspiros, dolores de barriga, inquietud. La Fiorentina, donde me quedaba un año de contrato, quería que me quedase y en el Betis estaban locos por mi regreso, pero lo importante es que yo ya había decidido que tenía que volver. Era el momento. Lo necesitaba yo, mucho más que el Betis y el beticismo.

--Le importó muy poco volver perdiendo una buena cantidad de dinero.

--Ya no me mueve el dinero. Me mueven otras cosas. Yo entiendo que no puedas comprender determinadas cosas sin ser del Betis, sin vivir lo que es el beticismo, su afición, su pasión por este club único y sus jugadores. Yo quería volver. Y punto. Por eso he regresado. De ahí que haya necesitado cuatro meses para asimilar la locura que fue volver, cómo me recibió mi gente y mi respuesta en el campo. Ahora todos somos muy felices. Vuelvo a vivir, a entrenarme y a jugar en familia. Si esta es mi última etapa, tengo que vivirla con los míos, rodeado de mi gente. Ha sido esa camiseta a rayas blancas y verdes lo que me ha hecho regresar a casa.

--¿Cómo le explicaría a la gente qué es ser del Betis?

--Es imposible. En serio. Esas cosas solo se entienden si eres del Betis. Porque, allá donde vayas, en España o fuera de España, siempre ves a alguien con la camiseta del Betis. Es un sentimiento. Sí, ya sé que todos los aficionados de un club pueden decir eso, pero incluso esos seguidores saben que ser del Betis es otra cosa.

--Ser bético se lleva en la sangre, se mama…

--Yo llegué aquí con 15 años y ese sentimiento se te mete en el cuerpo, en el alma, y ya no se va. Aquí hay familias que viven y trabajan para pagarse el abono al estadio, para ver a su Betis. Es una masa social inconfundible. El sentimiento bético no tiene techo, por eso tenemos que volver a poner los cimientos de un principio que cree el equilibrio necesario para que no volvamos a sufrir nunca más. Sé que muchos creen que he vuelto porque el Betis volvió a Primera. Y no, no, yo he vuelto porque lo necesitaba yo. Y por ayudar, claro.

--Con tantos años de experiencia, usted es mucho más que un futbolista, es alguien que el vestuario necesita ¿verdad?

--Bueno, yo he vuelto para jugar y espero hacerlo a mi mejor nivel. Por supuesto que no soy un jovencito, pero esos años de más que tengo quiero aprovecharlos para que sirvan de experiencia a los chavales que me rodean, todos buenísimos y con muchas ganas de hacerlo bien, fuera y dentro del campo. Y, en ese sentido, si puedo ayudarles, aquí estaré para lo que me necesiten.

--Y, ahora, el Camp Nou.

--Palabras mayores. ¡Ojito al partido! A todo el mundo le encanta jugar estos partidos. Ese estadio impresiona e ilusiona a la vez. Ahí no se puede jugar mal al fútbol. Nos vamos a enfrentar al equipo que lo ha ganado todo y al que todos queremos ganar. Hay que complicarles la vida, hacerles un partido difícil. Si lo hacemos bien, tendremos nuestras opciones. Eso sí, cuando las tengamos, pocas o muchas, no podemos fallar. Lo fundamental es que ellos, que son grandiosos, se sientan incómodos.

--¿Qué es lo que más admira del Barça?

--Todo, pero muy especialmente su manera de jugar, su idea y su estilo. Y otro detalle fundamental: que lo haga con los mejores del mundo y, sobre todo, con gente de su cantera, de La Masia. El Barça es un ejemplo de futuro, de cómo hay que jugar, independientemente de los futbolistas que tenga. ¿La razón?, esa cantera, de la que nos tenemos que sentir orgullosos todos, porque ahí, de pequeños, ya se aprende la filosofía, el mecanismo y la manera de jugar del Barça, que siempre es ofensiva y maravillosa.

--Y Messi, claro, tienen a Messi.

--Yo respeto a todos mis compañeros de profesión, y a todos los admiro... pero Leo Messi es Leo Messi. Messi ha sido quien ha marcado la diferencia en todos los sentidos. Pasarán muchísimos, años hasta ver un futbolista con tantas cualidades. Tú puedes matarte a entrenar, puedes machacarte todo lo que quieras y más, que nunca llegarás a Messi. Porque un día Dios le dijo “hala, te voy a poner estas piernecitas, que solo las tendrás tú”. Por eso Messi es fabuloso, porque fue tocado por una varita mágica.

--Y, encima, rodeado de Suárez y Neymar.

--Y de Iniesta, que sigue y sigue, de Busquets, que no veas, de Mascherano, de Piqué... Un futbolista, aunque sea Messi, no gana los partidos solo. Sí, cierto, muchos partidos los ha ganado el Barça por Messi, pero hasta él necesita de un grandioso equipo como el Barça. Porque cuando va con Argentina, le cuesta, le cuesta.

Noticias relacionadas

--¿Qué le diría a los béticos de Catalunya?

--Primero, que gracias por ser del Betis. Y, luego, que se acerquen al Camp Nou, porque vamos con la mayor ilusión del mundo, a competir y a tratar de darles una alegría. Sabemos que estaremos arropados por un montón de ellos, y así podremos apretar más al Barça.

Temas

Fútbol Messi