Euskadi se impone en Catalunya

La selección vasca gana en un Camp Nou alegre y entusiasta pero semivacío (51.224 espectadores)

Aleix Vidal trata de superar a Yuri Berchiche en el Catalunya-Euskadi.

Aleix Vidal trata de superar a Yuri Berchiche en el Catalunya-Euskadi. / JOAN CORTADELLAS

Se lee en minutos

Cien años se han cumplido de los Catalunya-Euskadi. Desde que se enfrentaron por primera vez el 3 de enero de 1915. Una tradición tan añeja como sus aspiraciones de que este partido, navideño y festivo, cada vez menos estimulante y atractivo, tenga categoría de oficial y adquiera el valor de puntos o eliminatorias en juego. Pero tampoco tiene el drama inherente a las consecuencias de la derrota, así que los resultados no importan.

Es una fiesta y seguirá siéndolo mientras haya catalanes entusiastas, miles (51.224 personas esta vez), que acuden fieles y puntuales a ver a su selección. Con la reivindicación por bandera, sin mirar el marcador. Por suerte. Ante Euskadi, Catalunya sentiría algo parecido a un síndrome. Durante este largo siglo, solo ha podido anotarse una victoria en doce enfrentamientos. Ni siquiera en el Camp Nou, con seis jugadores del Barça, coronados campeones del mundo una semana atrás, pudo quebrar lo que también es una costumbre: sucumbir ante los vascos (0-1).

BUSQUETS, SIN EL ALTA

Entre los seis no estaban los tres componentes del triplete, y eso se nota. Mucho. Han aparecido los que forman la guardia pretoriana de Bravo: cuatro defensas (Aleix Vidal, Piqué, Bartra y Alba) y dos centrocampistas: Sergi Roberto y Busquets, a quien se supone que el Barça dará el alta este domingo tras comprobar que está recuperado del estiramiento en el recto interno del muslo izquierdo que constaba en el parte emitido desde Yokohama. Aleix Vidal ha estrenado su temporada particular con el primer partido medio serio que ha podido jugar. Ha jugado de lateral derecho por espacio de una hora. la semana que viene ya podrá ser inscrito por el Barça y debutar en el derbi copero ante el Espanyol. 

A los culés y a los restantes jugadores de Catalunya (Verdú, de la Fiorentina; Piti, del Granada, Víctor Rodríguez del Getafe y Sergio García, del Al Rayyan de Catar) les salvó Pau López, el único representante del Espanyol en la formación titular. Pau ha realizado excelentes paradas antes de que Aduriz le batiera (m. 42) y certificara la superioridad de Euskadi, al menos en el primer tiempo. Sin poder torcer el signo de la estadística (la sexta derrota ante Euskadi, por cinco empates), ha evitado, sin embargo, que la derrota fuera más amplia y que Catalunya acariciara el empate en algunas fases. Pau fue elegido el mejor del partido. Con esa queda dicho todo.

LAS DECISIONES DE MAS

El palco sí se ha acercado a la composición que tendría un duelo oficial de ambas selecciones: estaban los presidentes de ambos gobiernos (Artur Mas, en funciones, e Íñigo Urkullu), los consejeros de Cultura (Ferran Mascarell y Cristina Uriarte)  y los máximos responsables de Deportes, así como los presidentes de las dos federaciones de fútbol.

Mas y Urkullu aprovechaban la cita deportiva para entrevistarse al final del encuentro y «analizar los resultados de las últimas elecciones españolas», según explicó el dirigente catalán. Tan difíciles de interpretar como los que arrojaron los comicios del 27 de septiembre: Mas ganó, pero no ha podido tomar posesión desde entonces. Está en manos de la Cup, que hoy celebra una asamblea. «Esperemos que hagan su trabajo, tomen sus decisiones y en función de lo que hagan los demás también tomaremos decisiones», explicó el Molt Honorable.

"INDEPENDENCIA" Y 'ESTELADES'

Más satisfecho estaba el espíritu alegre y reivindicativo de los 51.224 espectadores que se congregaron en el Camp Nou. Sobró espacio pero no faltó ambiente, ni alegría en la grada. Ni cánticos de «independencia» (tres veces antes del minuto 17 de rigor) ni estelades, como si se tratara de un partido de Champions League para provocar a la UEFA. El sentido no era ese, obviamente.

Te puede interesar

La pitada de la noche se la llevó Xavier Estrada, el árbitro, por anular un gol a Gerard Moreno que habría alargado el amistoso hasta los penaltis. La suerte en la que cayó la selección femenina, que empató ante la vasca (1-1) en el Miniestadi antes de sucumbir. 

Alineaciones

GOLES: 0-1, min.42: Aduriz.

Temas

Fútbol