Ir a contenido

LA EXTRAÑA PAREJA DE LA NATACIÓN ESPAÑOLA

Mengual y Carbonell, generaciones sincronizadas

Las dos nadadoras salvan la barrera de la edad (13 años las separan) y progresan en su dúo para los Juegos

JOAN CARLES ARMENGOL / BARCELONA

Mengual felicita a Carbonell en el Mundial 2013 de Barcelona, cuando la primera aún estaba retirada.

Mengual felicita a Carbonell en el Mundial 2013 de Barcelona, cuando la primera aún estaba retirada. / JORDI COTRINA

Se llevan 13 años, pero tienen un ilusionante proyecto en común. Los Juegos de Río 2016 ha unido de nuevo a Ona Carbonell, de 25 años, con Gemma Mengual, de 38. La última vez que bailaron juntas en el agua fue en el World Trophy del 2011, poco antes de que Gemma anunciara su retirada y ampliara su familia con un par de hijos. El Mundial de Kazán 2015 vio el regreso de la veterana nadadora en la nueva modalidad de dúo mixto, y la decisión del equipo técnico de juntarla con la joven Ona la decidió a prolongar su regreso una temporadita más.

Gemma y Ona conforman la extraña pareja de la natación española por una cuestión puramente generacional, pero están decididas a que el experimento sea un éxito. «No estamos para perder el tiempo», asegura Gemma. «Estoy muy contenta. Aprendemos la una de la otra y tenemos una gran capacidad de compenetrarnos y sincronizarnos», añade Ona. Entre las dos suman 71 medallas internacionales, cuatro de ellas olímpicas. No quieren irse sin lograr alguna más.

Comenzaron a entrenarse juntas el pasado mes de septiembre, y las dudas iniciales que pudo haber han desaparecido. Están ultimando las dos coreografías del dúo (técnica y libre) totalmente nuevas que presentarán en el preolímpico de marzo en Río. No quieren revelar ni un detalle de la música o la temática, pero intentarán «innovar, sorprender y emocionar». En Río deberán superar, entre otras cosas, a la Ucrania de la asesora Anna Tarrés, que se mostró crítica por la apuesta de Mengual como nueva pareja de Carbonell. «Está bien, todo el mundo es libre de decir lo que piensa, pero nuestro staff técnico ha creído que esta era la mejor opción y yo estoy muy contenta del trabajo que estamos haciendo», dice Ona, que pese a ser la joven del dúo tiene una larga experiencia en cambio de parejas. «¡Profesionales!», exclama entre risas. Por su piscina pasaron antes Andrea Fuentes (ex de Gemma en Pekín 2008), Marga Crespí, Paula Klamburg, Clara Camacho... Superada la sorpresa inicial, Ona se manifiesta ahora satisfecha con la decisión: «Me hizo mucha ilusión cuando me lo dijeron. Aprendemos mucho la una de la otra y ella está muy bien físicamente. Además, el hecho de tener la misma altura y una constitución muy parecida nos ayudará. Tenemos mucha flexibilidad y, al haber sido solistas, hacemos los movimientos más redondos».