Ir a contenido

Javier Fernández se rinde ante un Hanyu de récord

El patinador japonés bate en Barcelona todas las plusmarcas con un total de 330,43 puntos y deja la plata al español

JOAN CARLES ARMENGOL / BARCELONA

Javier Fernández, izquierda, y Yuzuru Hanyu, tras obtener este último el oro del ISU Grand Prix.

Javier Fernández, izquierda, y Yuzuru Hanyu, tras obtener este último el oro del ISU Grand Prix. / JORDI COTRINA

Javier Fernández le acabó haciendo reverencias. El patinador madrileño acababa de realizar una sensacional actuación en el programa libre, alcanzando puntuaciones nunca vistas en su carrera deportiva: 201,43 puntos en el programa libre para un total de 292,95, sumando los 91,52 del programa corto del pasado jueves. Pero detrás de él saltó a la pista del Fòrum el japonés Yuzuru Hanyu, y su coreografía resultó imbatible incluso para el mejor Javi, que no hay que olvidar que es el actual campeón del mundo.

Hanyu, compañero de entrenamientos del español en Toronto, en el grupo del técnico Brian Orser, ha clavado todos sus saltos (incluidos los tres cuádruples de su coreografía con la música japonesa Seimei) y se ha llevado por segundo año consecutivo la final del ISU Grand Prix que, también por segundo año, ha acogido Barcelona. La ciudad tendrá el honor de haber albergado unas actuaciones únicas, coronadas por la de Hanyu. El japonés de 21 años, campeón olímpico y mundial en el 2014, realizó un récord del mundo en el programa corto (110,95) del jueves, y este sábado logró otros dos, en el programa libre (219,48) y en el total (330,43). Fernández, por su parte, ha repetido la plata del año pasado y ha dejado claro que no se rendirá cara a los próximos Mundiales, en el mes de marzo en Boston.

LA VOZ DE SINATRA

Sin embargo, la reverencia de este sábado a su joven compañero (21 años tiene Hanyu, por 24 del madrileño) deja claro que repetir el oro del Mundial de Shanghái 2015 es una tarea casi imposible. “Deberé mejorar el nivel de dificultad de mi ejercicio y, si aún así no puedo volver a alcanzar la cima, una medalla de plata tampoco estará mal”, ha reconocido el español, que ha empezado su coreografía ‘Guys and Dolls’ -con la voz del que ya sería centenario Frank Sinatra, si aún viviera- con algunas vacilaciones, reflejadas en su cuádruple toeloop inicial.

Pero luego ha clavado el resto de todas sus piruetas, excepto un regular triple lutz, y ha superado por primera vez la barrera de los 200 puntos en el programa largo. Por detrás de las dos estrellas que más han brillado en Barcelona, el bronce ha sido para un espectacular japonés de 17 años y 1,59 de estatura, Shoma Uno, que ha batido sus propios récords de puntuación, con un total de 276,79.