Ir a contenido

LA ACTUALIDAD AZULGRANA

Messi, cuenta atrás

El delantero inicia sonriente en la ciudad deportiva la rehabilitación que le permita reaparecer en el Bernabéu

JOAN DOMÈNECH / MARCOS LÓPEZ / BARCELONA

Luis Suárez acompaña en su coche a Leo Messi a la ciudad deportiva para que el delantero argentino inicie la rehabilitación, este domingo.

Luis Suárez acompaña en su coche a Leo Messi a la ciudad deportiva para que el delantero argentino inicie la rehabilitación, este domingo. / VALENTÍ ENRICH

Con una sonrisa dibujada en los labios entró este domingo Leo Messi en la ciudad deportiva. La mejor señal para un barcelonismo todavía alicaído por la peor de las noticias que podía recibir: la pérdida del astro durante dos meses. Digerido el disgusto de la lesión, Messi parece haber asimilado la amarga situación que le toca vivir ahora después de disfrutar de una salud impecable. Hacía casi dos años que no se lesionaba, algo poco menos que inaudito para un delantero de élite.

Dos meses es el plazo provisional establecido por los médicos para delimitar la ausencia de Messi. Se cumplen una semana antes del Barça-Madrid (21 de noviembre). El delantero inició por la mañana la cuenta atrás de su reaparición con un buen ánimo. Nada más conocer el dictamen en una clínica, durante el partido ante el Las Palmas (2-1), regresó luego al estadio para ver a los compañeros y a los médicos. Este domingo acudió a Sant Joan Despí, de copiloto en el coche de Luis Suárez. A partir de ahora, y por unos días, no se entrenarán juntos: el uruguayo estará sobre el césped y el argentino consumirá horas en el gimnasio antes de volver a calzarse las botas. Pese al tiempo que estará ausente, la recuperación se hará en Barcelona. Bajo la tutela de los servicios médicos azulgranas, pero con la participación de Marcelo d'Andrea, fisioterapeuta de la selección argentina y hombre de la máxima confianza del futbolista, hasta el punto de que pasa muchas épocas del año en Barcelona.

GIRO A LA IZQUIERDA

El tipo de lesión que ha sufrido Messi, una rotura parcial del ligamento colateral interno, crea expectativas de una rehabilitación más corta de la pronosticada. Las perspectivas, sin embargo, no reducirán el número de partidos que se perderá. Serán nueve con el Barça. Parecen muchos. Podrían ser más de no mediar dos parones para partidos de selecciones.

Luis Enrique verá sobre la marcha si debe cambiar el sistema o bastará con retocar el funcionamiento del equipo en ataque con un giro hacia la izquierda. Ningún sustituto podrá aportar la capacidad de desequilibrio de Messi. Los dos jugadores más habilidosos en el regate son Iniesta Neymar, habituados a jugar en esa banda. Munir Sandro se repartirían la función de extremo, a no ser que el técnico adelante a Sergi Roberto o a Dani Alves.

Más grave se antoja la baja de Messi para Argentina. Aunque se vaya a perder solo cuatro partidos con la albiceleste. Comienzan en las fechas FIFA (8 y 13 de octubre y 13 y 17 de noviembre) los primeros partidos de la fase clasificatoria para el Mundial 2018. La ausencia de Leo reviste la misma gravedad, o más que en el Barça. Argentina se enfrenta a Ecuador y Paraguay en octubre y recibe a Brasil --el día en que reaparecerá Neymar con la 'seleçao'-- y visita a Colombia en noviembre. Las dudas de Luis Enrique sobre cómo articular el juego del Barça se multiplican en Argentina, con menos entrenamientos para encontrar alternativas.

MENOS RECURSOS QUE EN EL 2013

La dependencia de la selección respecto a Leo, su capitán, es parecida. O mayor. Los medios de comunicación argentinos informaron con preocupación de la lesión y de sus repercusiones en la albiceleste. Aunque la lista de delanteros (Agüero, Higuaín, Tévez, Di María, Dybala, Lavezzi, Correa...) es más larga que la del Barça, con solo cuatro integrantes: Suárez, Neymar, Munir Sandro.

La desgracia de Messi vuelve a caer sobre Gerardo Martino. La última lesión de Leo fue en la campaña (2013-2014) en la que Tata dirigió al Barça. Por entonces, perdió al astro, que jugaba de mediapunta, durante dos meses. El equipo se sobrepuso y ganó siete de los nueve partidos, promediando tres goles por partido. Tenía más recursos. Pedro, Cesc Alexis no están para secundar a Neymar, que entonces dio un paso al frente.

Temas: Fútbol Messi