Ir a contenido

Mou seduce a Pedro

El Chelsea se lleva al delantero del Barça pagando su cláusula de 30 millones y complace al técnico, acosado por las críticas

MARCOS LÓPEZ / BARCELONA

Pedro celebra un gol con el Barça.

Pedro celebra un gol con el Barça. / AP / FERNANDO BUSTAMANTE

Acosado por las críticas tras un mísero arranque en la Premier, José Mourinho desplegó toda su capacidad de seducción para conquistar a Pedro Rodríguez, el cuarto delantero del Barça. El anónimo jugador que proyectó Pep Guardiola desde Tercera División hasta el paraíso futbolístico -lo ganó todo con el Barça, lo ganó todo con España- se marcha a Inglaterra. Pero no al United, que parecía su destino, sino a Londres para reunirse con Cesc, atraídos ambos por el discurso de Mou. El Chelsea satisface los deseos del Barça -pagará su cláusula de 30 millones, pero dividida en 28 millones fijos más dos en variables- y Luis Enrique se queda sin el recambio ideal para el tridente. Hasta enero, Munir Sandro asumirán ese papel.

Van Gaal lo quería en Old Trafford, pero Mourinho se ha salido finalmente con la suya. También quería el United a Cesc y fracasó en su intento de conquistar al centrocampista. Con Pedro le ha pasado lo mismo a Van Gaal, cansado el delantero de esperar y dudando, al mismo tiempo, de los peculiares métodos de este, sobre todo tras sus dos últimos desencuentros con Valdés, a quien quitó el dorsal y hasta la taquilla del vestuario, y De Gea.

NO CONSUMIRSE EN EL BANQUILLO

 A sus 28 años, Pedro no quiere ser un inquilino habitual del banquillo, como le pasó en el Camp Nou en la primera temporada en que coincidieron Messi, Suárez y Neymar. Sabe que la historia se iba a repetir. Por eso, y a pesar de que renovó dos días antes de la final de Berlín hasta el 2019, Pedro tenía claro que no iba a seguir. El Barça informó entonces de ese acuerdo, pero no explicó la trampa que contenía: la cláusula de rescisión pasó de 150 millones de euros a 30.

Ni siquiera su gol decisivo en la Supercopa europea en la prórroga al Sevilla le hizo dar marcha atrás, como dejó evidente con su distante y fría actitud en la celebración. La tensión se agravó al replicar con dureza a Robert Fernàndez. «Me ha dicho que quiere irse», reveló el nuevo secretario técnico del Barça. Y se marcha Pedro tras un verano agitado donde el United negoció el lunes sin éxito con el club azulgrana. El Chelsea fue mucho más rápido.

Tiene prisa Mourinho. Y ha pedido a Abramovich que abra la caja para reforzar al campeón de la Premier. En 24 horas, firmó al joven lateral izquierdo ghanés Abdul Rahman Baba del Augsburgo (21 años) por 18 millones de euros, que podrían ser 30 en función de los partidos jugados. Invertirá 30 en Pedro y prepara casi 50 más por Stones, el prometedor defensa de 21 años del Everton -juega de central y de lateral derecho- para completar una revolución total en la plantilla blue tras perder también este agosto la Community Shield con el Arsenal.

ALTERNATIVAS DE CASA

 Se va Pedro porque no puede competir contra el tridente. Ni tampoco con la gestión de Luis Enrique, que apenas los sustituía. Es más, en sus últimos partidos con el Barça la pasada temporada jugó más de interior al ser Messi, Neymar y Suárez intocables. En Londres, tampoco le será fácil porque Hazard es la estrella de Mou y él peleará con Willian, Oscar, Rémy y hasta Ramires, ya que Mou suele usar tres jugadores por detrás del nueve: sea el criticado Diego Costa o Falcao.

Se va Pedrito, el delantero que marcó en las seis competiciones del Barça de Guardiola (2009). Y se quedan Sandro y Munir. Y a Luis Enrique le tocará suplicar para que no se resfríe nadie del tridente.