VIOLENCIA VERBAL EN LOS ESTADIOS

La fiscalía investigará de oficio los gritos machistas en el Villamarín

La abogada de la exnovia de Rubén Castro lamenta la tardía reacción del Betis

Rubén Castro se lamenta tras fallar una oportunidad, en un partido del Betis en el estadio Benito Villamarín.

Rubén Castro se lamenta tras fallar una oportunidad, en un partido del Betis en el estadio Benito Villamarín. / EFE / JULIO MUÑOZ

3
Se lee en minutos
CARLOS F. MARCOTE / MADRID

La Fiscalía de Sevilla ha decidido investigar de oficio los cánticos machistas e insultantes proferidos por aficionados ultras del Betis contra la exnovia del jugador Rubén Castro, acusado de cuatro delitos de maltrato y uno de amenazas a la mujer y para el que el fiscal pide dos años y un mes de prisión por presuntas agresiones físicas y mensajes de texto amenazantes enviados por teléfono móvil.

"Rubén Castro, alé. Rubén Castro, alé. No fue tu culpa. Es una puta, hiciste bien", gritaron el sábado durante el partido Betis-Girona "un número indeterminado pero relevante dentro de un grupo de aproximadamente 1.000 espectadores", situados en la grada del fondo sur del estadio Benito Villamarín, donde se sitúa habitualmente el grupo de aficionados conocido como Supporters Gol Sur", según recoge la Liga de Fútbol Profesional (LFP) en su denuncia tanto a la Comisión Antiviolencia como al Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol (RFEF).

Al margen de la iniciativa de la LFP, ha sido la propia fiscala jefe de Sevilla, María José Segarra, la que ha tomado la decisión de abrir diligencias para investigar los hechos después de comprobar que ninguna institución ha movido ficha en forma de denuncia. Después la directora general de Violencia de Género y Asistencia a Víctimas de la Junta de Andalucía, Encarnación Aguilar, ha mostrado su apoyo a la investigación y ha resaltado en un comunicado "la doble victimización que suponen para esta mujer los insultos degradantes y humillantes recibidos en un evento público y que se suman al sufrimiento por los presuntos malos tratos recibidos y al calvario por el proceso judicial que está soportando la víctima".

Hostigamiento

La abogada de la exnovia del delantero bético, Amparo Díaz, había pedido que fuese la fiscalía la que denunciara de oficio lo ocurrido y se había dirigido tanto a la LFP como al Betis para pedir explicaciones por el hostigamiento que su representada, Laura Pena, "está sufriendo desde que se inició el procedimiento contra Rubén Castro". La letrada lamentó que el club verdiblanco solo haya reaccionado cuando ha visto perjudicada la imagen de la entidad. De hecho, cánticos similares se produjeron en el partido jugado el 8 de febrero ante la Ponferradina sin que la LFP lo consignara en su informe semanal ni el Betis ni el resto del público reprochara la actitud del los ultras.

"Es un cántico repugnante y no creo que los que lo hayan hecho tengan que ver con el Betis. Yo no escuché nada. No comprendo que en una grada del Betis se piueda escuchar algo así y hay que aplicar la ley", dijo el presidente bético, Juan Carlos Ollero cuando el video y las reacciones reprobatorias por lo sucedido circulaban ya de forma imparable. "El Betis no puede llevar a cabo sanciones hasta que no se identifique a los responsables", añadió Ollero.

Noticias relacionadas

Es precisamente la falta de identificación lo que ha llevado a la Comisión Antiviolencia a no abrir procedimientos sancionadores en todos los casos de violencia verbal denunciados desde la entrada en vigor de la nueva normativa, que en teoría puede desembocar en el cierre de sectores de las gradas por episodios de este tipo, excepto en el de los 17 aficionados expulsados por el Madrid tras llamar "subnormal" a Messi en el partido el equipo blanco contra el Celta en la 14ª jornada.

Pese a todo, el secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal, ha asegurado que los responsables de los gritos "impresentables" en el Benito Villamarín serán castigados. "La sociedad española y nuestro deporte no puede permitir cánticos incivilizados. La Comisión Antiviolencia está para cortar de raíz cualquier efecto mimético que apele a la homofobia, la violencia, el racismo y los ataques verbales que caigan en el insulto grave o la amenaza", ha declarado.