POTENCIA INTERNACIONAL

Tras las huellas de Kilian Jornet

Esquiadores como Marc Pinsach o Clàudia Galicia, sin tanto eco mediático, también han ascendido a la élite del esquí de montaña, que cada vez cuenta con más practicantes

Clàudia Galicia, durante la ascensión en una prueba de esquí de montaña. 

Clàudia Galicia, durante la ascensión en una prueba de esquí de montaña. 

3
Se lee en minutos
EDUARD PALOMARES / BARCELONA

Cuando se habla de esquí de montaña, inevitablemente se tiene que nombrar a Kilian Jornet, uno de los grandes dominadores de la especialidad. No solo por sus victorias en las competiciones más importantes, sino también porque ha sabido dar un paso más allá y acercar los deportes de altura al gran público, gracias a proyectos tan espectaculares como Summits of my life, en el que se plantea establecer récords de ascenso y descenso de algunos de los picos más emblemáticos del mundo. Esta potencia mediática, sin embargo, no debe hacer olvidar que en Catalunya existe una notable cantera de esquiadores de montaña, con capacidad para luchar por los primeros puestos en las pruebas de la Copa del Mundo o los Mundiales que se celebrarán en febrero en Verbier (Suiza), tal y como se explica en las páginas de 'A punto de nieve', suplemento que se entrega junto a EL PERIÓDICO DE CATALUNYA los jueves.

Uno de ellos es Marc Pinsach, compañero de generación de Jornet, que ya lleva un tiempo situado en la élite de este deporte. Con diversas medallas de oro a nivel estatal, encara los próximos compromisos internacionales con "el objetivo de mantener el nivel del año pasado, es decir, estar situado entre los 10 mejores en las diversas modalidades e intentar luchar por algún podio de forma puntual".

En categoría femenina, después de que Mireia Miró decidiera retirarse de la competición oficial, han tomado el relevo nombres como Clàudia Galicia, que en esta primera fase de la campaña ha encadenado diversas victorias en los Pirineos, la última en la Traça Catalana de Les Angles, igual que Pinsach. "Hemos programado la temporada para llegar a tope a febrero. Será complicado estar delante del todo, aunque me marco como objetivo lograr subir al podio en la modalidad de kilómetro vertical, que es mi especialidad", explica la esquiadora de Torelló, una de las grandes revelaciones de los últimos tiempos, ya que empezó a entrenar en serio en el 2013 y en muy poco tiempo ha escalado a la élite. Eso sin dejar su trabajo de aparejadora, que combina con los entrenamientos y las pruebas. "El deporte me sirve para desconectar del trabajo, y viceversa", asegura.

CLAVES DEL ÉXITO

Los motivos por los cuales Catalunya se ha convertido en una potencia internacional del esquí de montaña son múltiples, algo que puede servir de ejemplo para las modalidades alpinas, si bien existen diferencias. "En nuestro deporte es fundamental la resistencia física, y esto es algo que podemos trabajar sin necesidad de tocar la nieve, cosa que nos iguala con los países alpinos", recalca Pinsach. Luego hay que trabajar aspectos técnicos, como la bajada o las transiciones entre ascenso y descenso, así como la fortaleza mental. "Debes ser fuerte para no desconectarte si las cosas van mal y, sobre todo, tener la capacidad de sufrir hasta el final", remarca el de Cassà de la Selva.

También hay que destacar el trabajo que se lleva a cabo desde el Centre de Tecnificació d'Esquí de Muntanya de Catalunya, dependiente de la Federació d'Entitats Excursionistes de Catalunya. "Se está trabajando con mucha fuerza e ilusión, y además con un gran ambiente. Nos sentimos muy cuidados y, aunque no tengamos grandes medios, contamos con muy buenos técnicos, tanto por parte de la federación española como de la catalana", añade Clàudia Galicia.

MÁS ATENCIÓN

Y finalmente, hay que tener muy en cuenta el efecto Kilian Jornet. "Estamos muy orgullosos de tenerle en el equipo y aprender de él, nos ha dado mucha fuerza y atención mediática", comenta Galicia. Por su parte, Marc Pinsach, que ha vivido muy de cerca su evolución, añade un componte psicológico: "Jornet es una figura irrepetible, que ha demostrado que desde los Pirineos podemos ganar a cualquiera, que podemos mirar de tú a tú a los Alpes. Y aunque a veces puede ser frustrante que solo se hable de él, lo cierto es que ha beneficiado mucho a este deporte, que cuenta con más atención, practicantes, patrocinadores, material… Es muy positivo".

Noticias relacionadas

Consulta el estado de las pistas en el Canal Esquí de EL PERIÓDICO