INNOVACIÓN EN EL PIRINEO

Tecnología para incrementar la seguridad en las pistas de esquí

Las estaciones de FGC estrenan un sistema de código QR con información sanitaria, mientras las 'apps' Skitude y Alpify siguen evolucionando

Diversos aficionados descienden por una de las pistas de La Molina, la temporada pasada. 

Diversos aficionados descienden por una de las pistas de La Molina, la temporada pasada.  / JOAN CASTRO

3
Se lee en minutos
EDUARD PALOMARES / Barcelona

Los esquiadores han ido aumentando en los últimos años su nivel de concienciación respecto a la seguridad en las pistas, y prueba de ello es el gran incremento del uso del casco. Al mismo tiempo, las innovaciones tecnológicas han permitido crear nuevos sistemas para mejorar en este apartado, tanto a nivel de las estaciones de esquí como de los propios usuarios. Desde aplicaciones para teléfono móvil que permiten trazar rutas sobre un mapa virtual, obtener al instante toda la información sobre las condiciones o la meteorología e incluso enviar la geolocalización a los servicios de emergencia hasta algo tan simple como un código QR con todos los datos sanitarios de la persona por si se produce un accidente.

Este último sistema ya se aplica desde el principio de temporada en las estaciones de esquí gestionadas por Ferrocarrils de la Generalitat (La Molina, Vall de Núria, Vallter 2000, Port Ainé y Espot), con el objetivo de simplificar y hacer más eficiente la gestión de cualquier accidente, además de asegurar que cualquier intervención de urgencias se hace de la forma más segura y orientada posible. Se trata del llamado Super QR, un código cifrado individual que permite a los servicios médicos de urgencias acceder de forma instantánea mediante un dispositivo móvil a la información sanitaria básica de la persona accidentada (el grupo sanguíneo, alergias, cardiopatías…), además de los teléfonos de contacto con familiares y diferentes datos administrativos.

CONFIDENCIALIDAD

Todas las personas que han adquirido alguno de los abonos de temporada de FGC (el Atotaneu 5.0 o 6.0) ya han recibido un número identificativo y una etiqueta en la que consta este QR, que pueden colocar si lo consideran oportuno en un lugar visible de su indumentaria. Aquellos aficionados que compren el 'forfait' de día pueden obtener también el código, de forma opcional y con un suplemento en el precio. En todo caso, solamente el personal del grupo podrá acceder a los datos mediante un aparato móvil que disponga de la correspondiente autorización de lectura, por lo que se asegura de esta manera la confidencialidad de la información.

Algo muy similar ofrece la pulsera de silicona con código QR SilinCode SOS, pensada tanto para niños o personas mayores, como para deportistas de riesgo. En este caso, cualquier persona con un teléfono inteligente o tableta podrá acceder a un perfil personal y encontrar datos importantes como la información médica relevante o el contacto de las personas a las que avisar en caso de desorientación o emergencia. También está disponible en versión pegatina, por lo que se puede enganchar en el casco.

BOTÓN DE EMERGENCIA

Por otro lado, ya existen desde hace algunos años aplicaciones móviles que utilizan la geolocalización como herramienta para mejorar la seguridad, y con el paso del tiempo van evolucionando y presentando novedades. Así, la plataforma catalana Skitude ha servido como base para la creación de La Molina GPS Navigator, un nuevo servicio de localización y navegación por pistas especialmente ideado para la estación de la Cerdanya. Un sistema de orientación a través del móvil que permite mejorar la experiencia y la seguridad en las pistas, gracias a servicios como un buscador de rutas en función del tiempo, la distancia y el nivel de dificultad. Incluye una guía por audio, recálculo de rutas y navegación con o sin internet. Además, Skitude permite añadir herramientas específicas como un servicio SOS de emergencia.

Noticias relacionadas

De la misma forma, la 'app' Alpify permite mandar una alerta de rescate junto con la posición GPS simplemente pulsando el botón de emergencia. Incluso existe la opción de que sean los propios servicios de emergencia que trabajan con esta aplicación (Grandvalira, Vallnord, Font Romeu…) los que activen el sistema para conocer la posición de una persona desaparecida si así lo solicitan los cuerpos de seguridad. Nacida en el 2012 y con más de 70.000 usuarios, esta empresa catalano-andorrana ha conseguido recientemente financiación externa para iniciar su expansión internacional.

Consulta el estado de las pistas en el Canal Esquí de EL PERIÓDICO