Ir a contenido

PENÚLTIMA PRUEBA DEL MUNDIAL

El rali de Catalunya cautiva a miles de barceloneses

El noruego Mikkelsen (VW) ganó ayer el divertido tramo de Montjuïc

XAVIER PÉREZ / BARCELONA

Sebastien Ogier, en las fuentes de Montjuïc.

Sebastien Ogier, en las fuentes de Montjuïc. / AFP PHOTO/ JOSEP LAGO

Todo empezó con un choque, bueno, con un toque, con un derrapaje controlado por el 'monstruo' del espectáculo que no es otro que el norteamericano Ken Block, más conocido por sus divertidos vídeos a los mandos de un Red-Bull que por sus virtudes como piloto de ralis. Block, nada más tomar la salida entre las torres gemelas de Montjuïc, estrelló su Ford contra la primera valla que encontró en el divertido scalextric que componía el primer tramo, de algo más de tres kilómetros, con el que se abrió este jueves el 50 Rali Catalunya que, probablemente, decida el título mundial de la especialidad.

Block, que es una de las grandes atracciones del Catalunya-2014, ni se inmutó, por supuesto, al culear con su Fiesta contra las protecciones de la recta de la montaña mágica y siguió su marcha como si nada hubiese ocurrido. Ya ningún otro piloto entre los magníficos sufrió percance alguno, pero sí provocaron los aplausos de más de 20.000 barceloneses, que se acercaron a las fuentes de la plaza de Espanya para disfrutar de las derrapadas, cabriolas y, muy especialmente, la rapidez de manos que todos los pilotos demostraron en un tramo donde la diversión  fue su primer objetivo pues, como reconoció el campeón francés Sébastien Ogier (VW Polo), segundo tras el noruego Andreas Mikkelen (VW Polo) "lo importante era no estropear el rali en el primer tramo y que la gente se lo pasase bien".

Sordo busca un pudio

Ogier, como todos su compañeros de este rali mundialista, entre los que está un muy competitivo Dani Sordo (Hyundai i20), aseguraron que "meter el rali en la ciudad es una gran idea y todos debemos contribuir a que la gente disfrute de nuestro pilotaje".

Sordo aseguró que llega al Catalunya para pelear "por un puesto en el podio", aunque sabe que el equipo VW es el gran favorito para copar las tres plazas. Si Ogier queda por delante del finlandés Javi-Matti Latvala renovará su flamante título mundial antes de la última prueba, que se celebrará en Gales.