Ir a contenido

Tres heridos por arma de fuego en la final de Copa italiana

El encuentro Fiorentina-Nápoles ha empezado con 45 minutos de retraso por enfrentamientos entre hinchas de los dos equipos

El conjunto napolitano se ha hecho finalmente con el título gracias a una clara victoria (1-3) sobre los de la Toscana

Uno de los herido de bala permanece en el suelo rodeado de otros seguidores del Nápoles.

Uno de los herido de bala permanece en el suelo rodeado de otros seguidores del Nápoles. / MASSIMO PERCOSSI (EFE)

La final de la Copa de Italia, que debía empezar a las 21.00 horas, ha comenzado con 45 minutos de retraso debido a los incidentes que se han producido momentos antes del partido y que han provocado al menos cuatro heridos, tres por armas de fuego, uno de los cuales está muy grave.

Este hecho ha provocado que, durante unos minutos, los representantes de ambos equipos y de la Liga se planteasen sobre el terreno de juego del estadio Olímpico si era pertinente disputar la final de Copa, por el estado demasiado exaltado de los hinchas del Nápoles.

Ante esta situación, el capitán del equipo de Rafa Benítez, el eslovaco Marek Hamsik, ha decidido acudir a la Curva Norte del Olímpico para hablar con los representantes de los aficionados napolitanos más radicales y pedir calma. Hamsik ha informado a los hinchas del estado de los heridos y de que las personas que atacaron a los aficionados no eran del Fiorentina y que los hechos podrían no tener relación con el mundo del fútbol.

Herido en el tórax

Mientras se esperaba la decisión, aficionados del Nápoles han lanzado algunos petardos y bengalas y uno de ellos ha golpeado a un bombero, que ha sido retirado del campo, aunque después se ha informado de que no había resultado herido. La hinchada del Fiorentina, por su parte, ha seguido en silencio los momentos previos al encuentro. Por respeto a los heridos, los aficionados tanto del Nápoles como del Fiorentina han decidido retirar las banderas y pancartas.

En total, son tres los heridos napolitanos por arma de fuego y la policía está recogiendo testimonios sobre lo ocurrido y ha encontrado el arma abandonada. Uno de los heridos, de unos 30 años, ha sido trasladado en estado grave al hospital por una herida de arma de fuego en el tórax, mientras los otros dos recibieron los disparos en la mano y en un brazo.

Según la primera reconstrucción, los tres heridos, uno de ellos un policía de paisano que había acudido a Roma a ver la final, han sido rodeados por un grupo de personas con acento romano en la calle de Tor di Quinto, aledaña al estadio, y tras un enfrentamiento se han oído los disparos. La Policía baraja que se haya tratado de un suceso que nada tenga que ver con el mundo del fútbol.

También se han producido lanzamientos de petardos y bengalas a las fuerzas del orden antes de entrar en el campo por parte de los aficionados del Nápoles, pero sin que se hayan producido heridos graves. Los incidentes se han producido ante la mirada de 65.000 espectadores y los presidentes del Nápoles, Aurelio De Laurentiis, y del Fiorentina, Andrea del la Valle, pero también del presidente del GobiernoMatteo Renzi, seguidor del Fiorentina.

Finalmente, el Nápoles se ha llevado el título gracias a una clara victoria (1-3) sobre el Fiorentina.