Ir a contenido

Rubén Cano «Diego Costa ha sido muy valiente y agradecido»

CARLOS F. MARCOTE
MADRID

El autor del gol a Yugoslavia que clasificó a España para el Mundial de Argentina de 1978 vivió una situación similar a la de Diego Costa, también como jugador del Atlético de Madrid. Rubén Cano (San Rafael, Argentina, 1951) defiende el derecho a elegir que ha ejercido el delantero hispano-brasileño.

­-Usted también tuvo claro en 1977 que con la selección española era  más sencillo estar en un Mundial.

-La verdad es que sí, pero en mi caso además es que yo tenía el derecho por la doble nacionalidad adquirida porque ya mi padre era de Purchena. Era un oriundo.

-Solamente que usted no había sido internacional con Argentina.

-Pero había jugado dos partidos de preparación. Fueron partidos provinciales del proceso de elección de jugadores. Uno en San Rafael, mi ciudad, y el otro en Rosario, aunque no fueron contra otras selecciones.

-¿Ha entendido, por tanto, la decisión de Diego Costa?

—Es difícil tomar una decisión así porque en principio uno se debe en este caso al fútbol español y por otro lado están los sentimientos. Ninguno de los dos, ni España ni Brasil, te aseguran que vas a estar en la lista definitiva, así que interviene  el corazón y el sentimiento de cada uno.

-¿Le habrá influido el gran momento de la Roja, mientras que usted llegó cuando España había faltado a los dos últimos Mundiales?

-En mi caso la selección española ni siquiera estaba clasificada para el Mundial. En cualquier caso, Costa  ha tomado su decisión por voluntad propia y es muy respetable. Está en todo su derecho. Ha sido muy valiente y es una forma también de agradecer al fútbol español lo que es.

-¿Tenía usted todavía menos opciones de ir con Argentina que Costa con Brasil?

-No lo sé. Yo había hablado con Menotti, pero quedaba mucho más tiempo que ahora para el Mundial y lógicamente no me daba ningún tipo de seguridad. Aunque me la hubiera dado, creo que me hubiese decidido por España. En Argentina no se levantó tanta polémica porque,  en primer lugar, no hubo una citación. Esto lo ha provocado Scolari para ejercer presión sobre la selección española. La situación que se ha generado aquí se tenía que haber arreglado en privado.

-Al final, después de 12 internacionalidades, tuvo que pedir a Kubala que dejara de citarle. En Salamanca contra Chipre no dejaron de llamarle «indio», entre otras cosas.

-Después en Vigo pasó lo mismo. Así no se podía jugar. Lo tomé más como una consecuencia de la rivalidad entre clubs que otra cosa. No creo que fuera xenofobia, que por ser distinto o nacer en otro país no te quieran. Sí, es posible que a Costa le pueda pasar en algún campo donde haya muchos madridistas.