MOTOCICLISMO

El aprendizaje de Márquez

El bicampeón de Cervera también es veloz en agua pese a que asegura que aún tiene muchas cosas que pulir

Marc Márquez pilota bajo la lluvia en el primer día de entrenamientos libres en Jerez.

Marc Márquez pilota bajo la lluvia en el primer día de entrenamientos libres en Jerez. / EMILIO PÉREZ DE ROZAS

2
Se lee en minutos
EMILIO PÉREZ DE ROZAS / Jerez

Han empezado los tres últimos entrenamientos de la pretemporada en Jerez para los pilotos de MotoGP y, mientras Jorge Lorenzo (Yamaha) y Dani Pedrosa (Honda) ultiman la puesta a punto de sus motos cara a Catar (7 de abril), Valentino Rossi (Yamaha) sigue tratando de recuperar viejas sensaciones en su "estupenda" M1 Yamaha y Marc Márquez (Honda) continúa sorprendiendo al mundo rozando, aunque él lo desmienta --las fotos lo dejan simpáticamente por mentiroso--, el asfalto con el codo, como ha ocurrido este sábado con la pista mojada.

La adaptación, también en mojado, del bicampeón de Cervera sobre su Honda RC213V es pasmosa. Márquez sigue diciendo que le queda aún mucho por aprender y debe de ser cierto, pero sus tiempos son parecidos a los de los otros tres 'magníficos' y, desde luego, siempre mejores que los del 'Doctor' Rossi. "Esta sesión bajo la lluvia o en una pista mojada me ha venido de perlas, aunque sería maravilloso que mañana saliese el sol o no lloviese para poder concluir en seco los dos últimos entrenamientos", ha declarado.

Márquez ha insistido en que le faltan muchas cosas por mejorar, por pulir. "Por ejemplo, la frenada, la entrada en curva. Por ejemplo, el paso por curva. He de saber dosificar mejor el puño del gas, la apertura de la potencia cuando empiezo a salir del giro y, sobre todo, he de aprender a gestionar los neumáticos pues, dependiendo de lo agresivo que sea, se deterioran muy rápidamente". En eso, ha revelado el último fichaje de Honda, ha trabajado especialmente durante este primer día en Jerez.

Confianza en los neumáticos

Noticias relacionadas

"La electrónica de la moto es muy importante, o más importante cuando la pista está mojada que sobre el asfalto seco", ha contado el pupilo de Emilio Alzamora. "Al principio iba muy rígido, hasta que he ido mejorando y me he dado cuenta de que es primordial ser suave pilotando", ha añadido Márquez, que ha notado una diferencia "enorme" entre los neumáticos que llevaba su Suter del pasado año (Dunlop) y los actuales Bridgestone. "Estos Bridgestone de lluvia son casi chicles, se agarran muchísimo. El año pasado, la rueda delante no te ofrecía demasiada confianza y este año ya me atrevo a mucho más", ha detallado.

Atreverse parece, desde luego, una expresión excesiva en alguien que, desde el primer día, está delante en MotoGP. En alguien que dice no rozar con el codo el asfalto en agua cuando, como han demostrado varios fotógrafos en la sala de prensa, sí roza. Pese a todo, Márquez reitera en que empezará el Mundial tanteando la moto, conociendo sus límites y mejorando su pilotaje. "Y, con el paso de los grandes premios, ya veremos". Como en la anécdota del codo besando el asfalto, ya hay quien no lo cree del todo. Es él, con su agresividad, seguridad y destreza el que hace dudar a los observadores. O no. Nadie duda. Lo ven peleando por el podio en la primera carrera.